Mundo Primaria
Descubre la versión premium de Mundo Primaria.
¡Muchos más recursos y sin anuncios!
Más información

Tarbosaurus

Tarbosaurus
Tarbosaurus NombreTarbosaurus bataar
TamañoGrande
EraMesozoica
PeríodoCretácico
AlimentaciónCarnívoro
HábitatAsia
NaturalezaTerrestre

¿Qué es un Tarbosaurus?

 

El Tarbosaurus fue un gran dinosaurio bípedo que vivió entre los 80 y los 66 millones de años atrás en Mongolia, durante el Cretácico tardío. Sus fósiles fueron hallados en el desierto de Gobi en 1946 por una expedición integrada por mongoles y rusos.

Los restos encontrados fueron solamente algunas vértebras y un cráneo. Tenía mucho en común con el Tyrannosaurus rex. Los especialistas aislaron algunas pequeñas diferencias en sus huesos, lo que los distingue como una especie diferente.

Dispone de varios fósiles que están en un excelente estado de conservación. Por lo general se trata de cráneos y esqueletos prácticamente completos.

Su tamaño era menor que el del Tyrannosaurus rex. Sin embargo era uno de los ejemplares más grandes en la familia Tyrannosaurinae. Podía medir de 10 a 12 metros de longitud y su volumen rondaba las 5 toneladas.

El cráneo más conocido de Tarbosaurus medía un poco más de 1,3 m de largo. Contaba también con grandes fenestras en su cabeza que aligeraron su peso. Poseía mandíbulas que portaban hasta 64 dientes que estaban curvados hacia atrás, para desgarrar a sus presas con efectividad.

Casi todos los fósiles conocidos de Tarbosaurus fueron hallados al sur de Mongolia, en la Formación Nemegt.

Tarbosaurus

Hallazgo del Tarbosaurus

Las primeras expediciones en el desierto de Gobi en China, que se llevaron a cabo entre 1927 y 1931 dieron con algunas muestras no demasiado significativas de restos de tiranosáuridos. No hubo más novedades relevantes al respecto hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

En 1946 se hallaron cráneos y esqueletos en buen estado, bastante completos de lo que al parecer eran especies nuevas. El Akademia Nuak o Instituto Paleontológico de la Academia Soviética de Ciencias, acordó con la República Popular de Mongolia el envío de expediciones al Gobi, con la finalidad de hallar fósiles.

La primera expedición sucedió en el verano de ese año y tuvo la finalidad de reconocer los lugares más apropiados para realizar la búsqueda. Así identificaron la cuenca de Nemegt.

En esta simple expedición de reconocimiento fue que dieron con el enorme cráneo parcial y con vértebras de un enorme tiranosaurio. Fue un hallazgo de gran importancia ya que fue el primer buen espécimen de este tipo que se encontrara en Asia. Aunque no hubo un seguimiento posterior.

El 9 de mayo de 1948, J. Eaglon quien era técnico de campo encontró el esqueleto de 10 metros de largo, casi completo, en arenisca roja en lo que hoy se ha llamado Upper Nemeqt Beds.

Se conoció como el esqueleto de Eaglon y fue el primero de siete esqueletos de tiranosáuridos más o menos completos, entre varios que fueron llevados a Moscú entre 1948 y 1949.

Hubo también cráneos parciales, esqueletos fragmentarios, huesos aislados y dientes que se exhumaron. Pero eran demasiado numerosos como para clasificarlos. Teniendo en cuenta que los tiranosáuridos en América del Norte eran escasos, este descubrimiento fue de los más relevantes en la paleontología.

Tarbosaurus Cráneo

¿Qué comía el Tarbosaurus?

Debido a las características de sus dientes es evidente que Tarbosaurus bataar era carnívoro. Aunque también se piensa que su dieta incluía la carroña, además de las presas que le mismo cazaba.

Esta era una de las características en común entre los tiranosaurios asiáticos y los norteamericanos. Podían cazar presas grandes, pero también eran oportunistas y se llevaban cuanta carroña estuviera a su paso.

No obstante, su presa era diferente. Se sabe que el Tyrannosaurus rex posiblemente derribó grandes dinosaurios como el Triceratops.

Los tiranosauridos mongoles posiblemente se alimentaban de saurópodos. Algunos especialistas piensan que el cráneo robusto del Tarbosaurus bataar fue una adaptación para hacerse con saurópodos de tamaños descomunales, que habitaban en la misma región-

Un estudio reciente de un Parasaurolophus reveló numerosas marcas de mordeduras de Tarbosaurus. Esto podría ser indicativo de que este tiranosaurio hurgó metódicamente en el cadáver ya inerte de la presa y que no fue causante de su muerte.

Si bien esto no arroja ninguna certeza concluyente esto ha generado el debate en torno a si eran carroñeros o cazadores. Aunque es posible que fuera ambos, en la medida de que lo necesitase.

¿Cómo se clasifica el Tarbosaurus?

Tras la tercera y última expedición que realizara la Academia de Ciencias en 1949, la descripción de los hallazgos en el Gobi fue de Maleev. Este publicó en 1955 dos artículos consecutivos en las Actas de la Academia de Ciencias de la URSS.

En estos estableció un nuevo género y cuatro nuevas especies de tiranosáuridos. En el primero describió el ejemplar de 1946 como el holotipo. Lo nombró Tyrannosaurus bataar, que proviene de tiranosaurio o lagarto tirano y de bataar que en mongol quiere decir héroe.

Los otros tres taxones se describieron en el segundo texto. Allí ya se lo nombra Tarbo que en griego antiguo es aterrador. Un esqueleto se nombró concretamente como Tarbosaurus efremovi o lagarto aterrador de Efremov. Tenía entre 10 y 12 metros de longitud.

El otro se llamó Gosgosaurus lancinator que quiere decir triturador o que rompe en pedazos. También bautizó al Gorbosaurus novojilovi en honor al geólogo Novozhilov.

Finalmente, Malee nombró a toda la especie Tarbosaurus bataar y más tarde los clasificó dentro de los tiranosaurios.

En 1992 se establecido que la diferencia que tiene con el T. rex es por sus extremidades anteriores más pequeñas, el angular que termina frente a la fenestra surangular, la fenestra surangular más pequeña y por el maxilar detrás del lagrimal. No se han encontrado fósiles de Tarbosaurus bataar fuera de Asia.

¿Cómo era el hábitat del Tarbosaurus?

El Tarbosaurus bataar habitaba en una llanura aluvial húmeda que estaba atravesada por canales de ríos. Fue el depredador superior de la cadena alimenticia en este entorno, probablemente depredaba al Saurolphus o al saurópodo Nemegtosaurus.

La formación Nemegt de Mongolia es el sitio en dónde reinó el Tarbosaurus bataar. Sus restos fósiles tienen una antigüedad estimada de 70 millones de años. Entonces esta zona era una llanura aluvial que se encontraba cerca de un desierto en el que abundaban las estaciones secas y húmedas de corta duración.

Era un entorno similar al delta Okavango en África en la actualidad. Era una zona en la que podían habitar una gran variedad de dinosaurios de gran tamaño.

Otras características físicas del Tarbosaurus bataar

Conoce a continuación qué otras cosas distinguían a este depredador característico de Mongolia.

Adaptaciones

Este dinosaurio poseía patas robustas y largas. Sus extremidades anteriores estaban reducidas como se puede observar en los tiranosaurios avanzados. La función de las extremidades anteriores aún no se ha determinado.

De la misma forma que sus congéneres como el T. rex poseía una cabeza enorme con grandes dientes cortantes y aserrados. Su cerebro era diminuto en comparación con su cuerpo enorme.

Tarbosaurus Tamaño

Relaciones evolutivas

Este dinosaurio forma parte de la familia Tyrannosauridae y de la subfamilia Tyrannosaurinae. Este último también está integrado por los géneros Alioramus, Teratophoneus, Daspletosaurus, Zhuchengtyrannus y Tyrannosaurus.

Se cree que Tarbosaurus y T. rex están estrechamente relacionados por lo que deberían pertenecer al mismo género. Sobre esto, Tyrannosaurus recibió el mismo nombre antes que Tarbosaurus.

En comparación con el T. rex, Tarbosaurus poseía un cráneo más largo y delgado, y una mayor cantidad de dientes. A esto hay que sumar estudios que compararon las vías nerviosas en los cráneos de las dos especies, que reflejan diferencias significativas, lo que apoya la idea de que Tarbosaurus y Tyrannosaurus son géneros separados.

Es probable que Tarbosaurus tuviera una precedencia evolutiva y que generara a Tyrannosaurus rex cuando algunos individuos resistentes cruzaron el puente siberiano hacia América del Norte.

Comportamiento

Si bien los tiranosaurios cazaban en manadas, el Tarbosaurus era con frecuencia un cazador solitario. Sólo coincidía con sus congéneres en las temporadas de apareamiento. Aunque cabe la posibilidad de que cazaran en manadas ocasionalmente.

Pero la mayor parte de tiempo desplegaba su comportamiento agresivo en soledad, haciendo presa a cualquier clase de ejemplar en el desierto de Mongolia. Sólo otro individuo de su especie podía ser una amenaza. Era el cazador indiscutido del Therizinosaurus.

Paleobiología

Los restos fósiles de este ejemplar han sido variados y sin embargo no ha habido demasiadas actualizaciones sobre esta especie desde 1986. De todos modos se considera que comparte mucha de las particularidades de los tiranosáuridos.

Los estudios revelaron que su mandíbula superior poseía 20 dientes extremadamente grandes en forma de cuchillos. Su cráneo en general era muy parecido al del T. rex, lo que lo ubica dentro del mismo tipo.

El parecido ha sugerido un vínculo entre América del Norte y Eurasia, en el que algunas especies habrían cruzado un puente terrestre.

Sólo se ha dado con la especie conocida como Tarbosaurus bataar. Tiene un registro fósil muy completo que ha permitido establecer su filogenia, mecánica general y estructura cerebral. Se sabe que fue uno de los tiranosáuridos más grandes.

Podía medir 12 metros de largo y pesaba aproximadamente 5 toneladas. Se estima que era más pequeño que el T. rex promedio. Tenía un mecanismo de bloqueo en sus mandíbulas, lo que se considera que era una adaptación para cazar saurópodos.

No abundan los esqueletos de individuos juveniles, pero los que se han encontrado reflejan características propias y la posibilidad de que hayan sido nocturnos, algo que no es posible saber respecto a los adultos.

Las impresiones conocidas de la piel del Tarbosaurus, reflejan que no tenía escamas superpuestas.

Esperanza de vida

No hay estudios que establezcan la vida útil que tuvo el Tarbosaurus bataar. Pero todo indica que debido a sus características en común con los tiranosáuridos, que podría haber tenido una esperanza de vida similar a la del Tyrannosaurus rex.

Este maduraba alrededor de los 18 años, tiempo en el que creció a gran velocidad. A partir de allí su desarrollo se establizaría, pudiendo vivir un promedio de 32 años.

Tarbosaurus Esqueleto

¿Cuándo se extinguió el Tarbosaurus bataar?

El Tarbosaurus deambuló el planeta entre los 68 y los 72 millones de años atrás, en el Cretácico Superior. Se ha sugerido que los tiranosáuridos como el Tarbosaurus mongol y el Tyrannosaurus rex norteamericano fueron las últimas especies de dinosaurios que existieron.

No hay una certeza respecto a si su existencia llegó a su fin durante la extinción ocurrida hace 66 millones de años. Algunos piensan que pudo haber sucedido antes debido a cambios en su medioambiente, como los cambios de temperatura o las elevaciones del mar.