Mundo Primaria
Descubre la versión premium de Mundo Primaria.
¡Muchos más recursos y sin anuncios!
Más información

Dinosaurios Terrestres

Cuando nos referimos a los dinosaurios terrestres, estamos hablando de los dinosaurios en sí mismos como se los conoce popularmente. Las personas tienden a pensar que había dinosaurios acuáticos o aéreos. Pero si bien estos coexistieron en realidad se trata de plesiosaurios, mosasaurios y pterosaurios que son otra clase de ser vivo.

A continuación vamos a definir cosas importantes en torno a los dinosaurios, que vivieron entre los 245 a los 66 millones de años a.C. en hábitats terrestres.

Características en común de los dinosaurios terrestres

 

Los paleontólogos han desarrollado el conocimiento sobre los dinosaurios en base al estudio de los restos fósiles. Sin embargo dado que no abundan y difícilmente están completos las concepciones cambian y las teorías se modifican continuamente.

No obstante hay características en común que definen a estos animales prehistóricos y son las siguientes:

  • Eran animales vertebrados.
  • Poseían articulaciones fuertes en las rodillas y los tobillos.
  • Tenían dos orificios detrás de cada cuenca del ojo.
  • A esto se suma un orificio entre la cuenca del ojo y la fosa nasal.
  • Su cadera de lagarto era similar a la cadera de los pájaros.
  • Disponían de un orificio en las cuencas de sus caderas.
  • Sus patas eran rectas.
  • Su piel era texturizada.
  • Se desarrollaba en base a una tasa de crecimiento rápida.
  • Pertenecían a la tierra, en la mayoría de los casos.
  • Su reproducción era ovípara.

Hay una gran variación de especies entre los dinosaurios terrestres. La evidencia fósil apunta mayormente a que vivió desde mediados del Triásico, durante el Jurásico y en el Cretácico, hasta el evento de extinción masiva.

Los cambios evolutivos fueron numerosos durante este tiempo y los paleontólogos aún continúan reuniendo las piezas de un rompecabezas descomunal.

Los dinosaurios saurópodos tenían diferentes tamaños y formas en comparación con los hadrosaurios que tenían pico de pato. Si se compara el Tiranosaurio rex con herbívoros acorazados como Ankylosaurus o Stegosaurus, los paleontólogos han detectado características en común que los definen. Algunas son las siguientes.

Dinosaurios Terrestres

Articulaciones fuertes en las rodillas y tobillos

Además de tener un tamaño enorme, los dinosaurios terrestres son conocidos por su fuerza. Su estructura ósea fue un factor que los hizo fuertes. A diferencia de los reptiles en la actualidad, las rodillas de los dinosaurios parecen simples bisagras, lo que les daba una mayor estabilidad.

Los huesos de sus tobillos no eran una articulación de clavija y encaje, sino que sus huesos de tobillo estaban unidos a sus huesos en la espinilla. Esto les dio firmeza y una fuerza mayor ideal para sus cuerpos enormes.

Agujero entre los zócalos en el cráneo

Los dinosaurios poseían dos agujeros detrás de cada cuenca del ojo. Cada cráneo de dinosaurio descubierto tiene dos agujeros detrás de sus ojos lo que los convierte en diápsidos. Estos orificios que estaban ubicados arriba y detrás de las cuencas de los ojos parecían dos arcos en dichas cuencas.

Su propósito es que sus grandes músculos en la mandíbula pasen para unirse a la parte superior de sus cráneos. Esto permitió que abrieran sus mandíbulas ampliamente y que también las cerraran con fuerza.

Un agujero entre las cuencas de los ojos y en las fosas nasales

Entre todas sus particularidades, los dinosaurios terrestres contaban también con un orificio entre las cuencas de los ojos y las fosas nasales. Se lo conoce como fenestra antorbital, que estaba presente en todos los arcosaurios, incluyendo las aves y los cocodrilos.

Su propósito era ayudar a enfriar el interior de sus grandes cabezas. Conectaba una cámara de aire al sistema respiratorio del animal. Esto hizo posible que los dinosaurios crecieran hasta el tamaño que tenían sin sobrecalentar sus cerebros debido al intenso calor de sus enormes cuerpos.

Dinosaurios Terrestres Cráneo

Cadera de lagarto o cadera de pájaro en los dinosaurios terrestres

La diferencia en la estructura de las caderas en los dinosaurios es lo que ha hecho posible su clasificación en órdenes. Estaban los saurisquios, conocidos también como cadera de lagarto y los ornitisquios que eran los que tenían cadera de pájaro.

Los saurisquios eran similares a los lagartos que conocemos hoy. Poseen tres huesos de la cadera que sobresalen en diferentes direcciones. Los dinosaurios carnívoros y herbívoros formaban parte de este grupo, junto con algunos dinosaurios con cuernos.

Los ornitisquios se parecían a las aves modernas y poseían dos huesos de la cadera que se proyectaban hacia adelante, de forma paralela al tercer hueso. A este orden pertenecían sólo los dinosaurios herbívoros.

Este grupo también incluye a algunos con cuernos, los dinosaurios acorazados, los acorazados, los saurópodos y los que tenían pico de pato.

Agujero en las cuencas de sus caderas

Los dinosaurios terrestres también contaban con orificios en sus caderas. Generalmente los reptiles poseían sólo un hoyuelo en este mismo lugar, pero los verdaderos dinosaurios poseían un orificio completo.

Esto les ayudó a colocar sus piernas directamente debajo de sus cuerpos y no se ramificaron como lo hicieron los cocodrilos. También ayudaron a reducir el peso de los dinosaurios que eran enormes y muy grandes.

Dichos orificios o el espacio adicional en las áreas de la cadera han llegado a confundirse. Esto sucedió con el Stegosaurus, un dinosaurio acorazado con placas óseas que recorren su columna vertebral y terminan en una cola gigante con púas. Tenía un gran espacio al final de la médula espinal. Los paleontólogos sugirieron que en un principio este debió ser un espacio destinado a un segundo cerebro.

No obstante esta teoría se ha replanteado a medida que se dieron con más fósiles. Además los científicos saben que los dinosaurios poseían un solo cerebro, sin importar el espacio extra cerca de la cadera.

Dinosaurios Terrestres Esqueleto

Patas traseras rectas en los dinosaurios terrestres

Incluso siendo gigantes los dinosaurios tenían una gran capacidad para correr y caminar. Lo podían hacer mejor aún que los cocodrilos y las lagartijas. Esto se debe a que tenían patas rectas que eran perpendiculares a sus cuerpos, lo que les permitían mantener una postura erguida.

Otro beneficio era que sin importar lo pesados que fuesen estos animales esto les permitía soportar mejor su peso. También les permitió ser una raza dominante porque su energía se gastaba más en función a la supervivencia y la reproducción.

Reptiles confundidos con los dinosaurios como los ictiosauros, plesiosaurios y mosasaurios no tenían esta característica.

Dinosaurios Terrestres Plesiosaurios

Piel texturizada

El asunto de la epidermis en los dinosaurios sigue siendo fuente de gran misterio para los científicos. Pero los hallazgos han mostrado que no poseían una piel suave y tersa.

Se han descubierto fósiles que poseían plumas como los pájaros al día de hoy. Es poco probable de que tuvieran la capacidad de volar. Sin embargo las usaban para comunicarse en peleas o cortejos o para anidar o cubrir el nido.

Es posible que algunos tuvieran estructuras parecidas a plumas, más bien conocidas como protoplumas. Se piensa que estas eran la forma en que evolucionaron las escamas. También pudieron tener cerdas o filamentos en diversas partes del cuerpo.

Los restos fósiles también sugieren que poseían una piel escamosa, lo que podría ser cierto para los dinosaurios herbívoros. Y las impresiones de piel fosilizada también apuntan a que su epidermis además era irregular.

Tasa de crecimiento rápido

Cuando un dinosaurio terrestre se desarrollaba en un huevo esto le podía tomar 6 meses hasta el momento de la eclosión. Pero una vez que nacían se desarrollaban muy rápidamente. Los estudios de huesos fosilizados indicaron que tenían una tasa de crecimiento rápida. Enormes especímenes como los saurópodos crecían a una velocidad de 14 kg al día.

Eso es casi tan rápidos como la ballena azul, el mamífero que más rápido crece en la actualidad. Se calcula que la tasa de desarrollo de los dinosaurios más pequeños era el doble de los reptiles modernos.

Vida terrestre

Los dinosaurios terrestres eran amniotas, cualidad que los ayudó a vivir en cualquier lugar en tierra firme. Los amniotas son animales cuyos huevos están equipados con membranas especiales que protegen en las crías que se desarrollan en su interior.

Es una adaptación que surgió para poder poner huevos en un lugar seco. Los dinosaurios, como habitantes de la tierra, no eran los mismos que los pterosaurios en los que se suele pensar erradamente como dinosaurios voladores.

Ponían huevos como sus ancestros las aves y los reptiles

Toda la evidencia apunta a que los dinosaurios ponían huevos. Es el único método de reproducción probado para todos los ejemplares conocidos.

En la paleontología se siguen desenterrando huevos fosilizados de saurópodos gigantes, terópodos carnívoros y de hadrosaurios con pico de pato. Los de los terópodos eran alargados y los de los saurópodos eran más bien esféricos.

La anidación de los hadrosaurios en Montana y las nidadas de huevos de titanosaurio en Argentina dieron lugar a la teoría de que algunos dinosaurios ponían sus huevos en colonia. Aun así cuidaron de sus crías y protegieron los lugares de anidación contra los depredadores.

Dichos huevos podían ser de cáscara dura o blanda y también eran de formas diferentes. Tenían variados sitios de anidación que incluían colonias. Y es una característica heredada a las aves y los reptiles.

Las primeras eran sus descendientes directos, mientras que los segundos solo tienen ancestros en común.

Se ha dado con huevos fósiles en todo el mundo y en todas las direcciones. Se han encontrado individualmente en nidadas o en embriones de dinosaurios intactos.

Dinosaurios Terrestres Huevos

Ancestros comunes entre reptiles y dinosaurios

Bajo el grupo Reptilia, los dinosaurios y los reptiles modernos tienen ancestros en común. La apariencia física de los caimanes y los cocodrilos es similar a la de sus ancestros antiguos que convivieron con estos animales prehistóricos.

Las tortugas también están relacionadas con los dinosaurios, y figuran entre los primeros reptiles que aún existen en la actualidad. Todas las especies restantes de tortugas marinas poseen orígenes antiguos que coexistieron con los dinosaurios.

La más notable fue la Archelon que podía medir 4 metros de largo y 5 metros de ancho. Estaban relacionadas con las tortugas Laúd que conocemos hoy.

Las aves son descendientes directos de los dinosaurios

Incluso si los dinosaurios no habían desarrollado el vuelo, las aves y los dinosaurios tienen varias similitudes. Y hay evidencia convincente al respecto. Los pájaros que hoy conocemos poseen las mismas articulaciones simples de bisagra en las rodillas.

A esto se suma el hecho de que son arcosaurios, lo que quiere decir que tienen un agujero entre las cuencas de los ojos y de las fosas nasales. Además las aves tienen patas rectas debajo de sus cuerpos, poseen piel texturizada debido a sus plumas y ponen huevos con membrana amniótica.

La evolución de los reptiles voladores, dinosaurios y pájaros transcurrió durante millones de años. La clasificación moderna y los análisis filogenéticos nos ayudaron a visualizar las similitudes entre estas bestias prehistóricas y las aves.