Mundo Primaria
Descubre la versión premium de Mundo Primaria.
¡Muchos más recursos y sin anuncios!
Más información

Dinosaurios Herbívoros

Los dinosaurios fueron animales que formaron parte de los vertebrados tetrápodos terrestres. Vivieron desde los 225 a los 66 millones de años a.C., durante la Era Mesozoica. Una gran parte de estos fueron los dinosaurios herbívoros. También los había carnívoros y omnívoros.

¿Cómo eran los dinosaurios herbívoros?

 

La evolución dotó a los dinosaurios herbívoros de la estructura anatómica necesaria para su supervivencia. Estaban equipados con sistemas de defensa que les permitían sobrevivir al ataque de sus depredadores.


El primero era su enorme tamaño. Podían pesar de 500 kg a las 123 toneladas. Por lo tanto no eran fáciles de derribar. Pero a cambio esto también los hacía lentos y poco ágiles.

A esto se suma la longitud del cuello, que estaba adaptado a su dieta. Tal es el caso de los que se alimentaban de las hojas del alto follaje de los árboles. En contraposición aquellos que se alimentaban de hojas a una altura menor poseían cuellos más bien cortos, con protecciones en contra de los depredadores.

Sus dientes tenían la forma correcta para moler la vegetación. Se tragaban las hojas directamente porque sus cuellos no podían realizar movimientos laterales.

Ostentaban un estómago capaz de digerir grandes cantidades de comida, en volúmenes mínimos de 200 kg. Para facilitar este proceso a menudo digerían guijarros o piedras conocidas como gastrolitos.

Dinosaurios Herbívoros

Tipos de dinosaurios herbívoros

Abundaban los dinosaurios herbívoros, que en su mayoría eran terrestres y vivían en manadas. Aunque también había algunos que eran solitarios. Fundamentalmente había dos familias:

Saurópodos

Esta familia de dinosaurios se desplazaba sobre sus 4 patas. Se distinguían por su cadera de lagarto, cuello largo y una estructura espinal extensa. Poseían muchas muelas perfectamente adaptadas con las que arrancaban y tragaban hojas sin masticarlas del todo.

El vertebrado terrestre más masivo era el Argentinosaurus. Era un titanosaurio sudamericano del Cretácico superior que medía casi 30 metros y que podía pesar unas 90 toneladas. También estaba el Brachiosaurus que vivió en el Jurásico Superior en América del Norte y África, que tenía 12 metros de altura.

En un principio se pensó que los saurópodos, estos gigantes con cráneos pequeños, cuellos largos y extremidades enormes tenían que vivir en el agua para soportar su peso. En la década del 70’ que el trabajo del paleontólogo estadounidense Robert Bakker aplicó la biología comparativa para revelar sus verdaderas dificultades. Por esta razón dejo de considerarse como una especie semi-acuática.

Ornitisquios

Tenían caderas similares a las aves lo que les permitía moverse sobre sus extremidades traseras. Algunos poseían mandíbulas de pájaro y dientes que cortaban como tijeras. Estos les permitían arrancar hojas y frutos con precisión mientras los trituraban antes de digerirlos.

Su nombre deriva del griego ornitheos que quiere decir de un pájaro. Tenían una estructura similar a la de las aves. Vivían en manada y superaban en número a los saurisquios. Muchos eran presa de los terópodos y por lo general eran más pequeños que los saurópodos.


Esta clasificación fue establecida en 1887 por Harry Seeley y se basa en la evolución de la pelvis hacia la estructura de los pájaros. Poseía detalles en las vértebras y ostenta un hueso predentario, que son la evidencia de esta relación.

Además se puede observar un pubis óseo ornitisquio que apunta hacia abajo y hacia la cola, es decir, hacia atrás. Esto es paralelo al isquion, con un proceso que apunta hacia adelante para sostener el abdomen.

Es todo un misterio el por qué los antepasados de las aves no fueron estos especímenes, pero sí lo fueron los terópodos.

Dinosaurios Herbívoros Ornitisquios

Dieta de los dinosaurios herbívoros

Por lógica es de esperarse que estos animales se alimentaran de plantas o vegetales. La mayoría de estos ingerían hojas, frutos, flores, helechos, ginkgo cícadas y hierbas cola de caballo. Sin embargo es complicado saber con exactitud cómo se alimentaba un animal desaparecido hace millones de años.

Los paleontólogos han basado todos sus estudios en relación a los huesos y dientes fósiles hallados. También incluyeron heces o contenido gástrico fosilizado que suele hallarse cerca de los esqueletos. Estos condujeron al descubrimiento de resultados muy sorprendentes e interesantes.

Las plantas durante la era Mesozoica eran abrumadoramente pobres en nutrientes y difíciles de moler. Debido a esto los sistemas digestivos de los dinosaurios herbívoros se habían adaptado. Los pastos no existían en ese entonces ya que su evidencia más antigua se remonta a 55 millones de años en el pasado.

En el planeta abundaban mayormente los bosques tropicales, poblados de maleza, helechos, palmeras y colas de caballo. El clima era muy húmedo, lo que propició este desarrollo de la vegetación.

Todo esto habría contribuido a la alimentación de los dinosaurios herbívoros. Aunque un estudio de 2005 desafió antiguas concepciones.

En este se afirma que los terópodos (44%) estaban perfectamente adaptados a su vida como depredadores. Pero en su evolución hacia las aves se volvieron herbívoros. Algunos paleontólogos afirman que se hicieron vegetarianos a medida que progresaban. Otros afirman que además de plantas comían insectos o incluso pequeños animales.

Los dinosaurios herbívoros poseían muchos tipos de plantas a su disposición. Cada especie tenía sus preferencias. Podían ingerir hojas, tallos, cortezas, y ginkgos entre otros. La naturaleza de su dieta dependía en gran parte del entorno en el que vivían.

No obstante un dinosaurio herbívoro también podía alimentarse de crustáceos como cangrejos y cigalas. Esto da cuenta de que eran mayormente vegetarianos pero podían adaptarse a su entorno o a sus necesidades específicas.

Es posible que por eso se hallaron restos de crustáceos en excrementos fosilizados de ciertos dinosaurios herbívoros. También se han encontrado algunos restos de insectos en las heces de ciertos dinosaurios herbívoros. Esto en lugar de ser omnivoría, habla de una flexibilidad alimentaria en algunas especies.

Dinosaurios Herbívoros Dieta

Características morfológicas de los dinosaurios herbívoros

Varios especímenes de este género de dinosaurios, llamados saurópodos saurios, poseían pico y carecían de dientes. En los saurópodos el contraste entre sus dientes y mandíbulas y sus impresiones morfológicas ha hecho reflexionar a los especialistas.


Se preguntaron, ¿cómo se las arreglaban estas especies para vivir alimentándose exclusivamente de plantas? Esto los llevó a formular la idea de que su debilidad oral fue compensada por un sistema digestivo más grande que el de los carnívoros.

Pocos de ellos poseían dientes o mandíbulas capaces de destrozar presas y por lo tanto, carne. Sus dientes no se diferenciaban en función a dietas carnívoras u omnívoras. Todos sus dientes eran similares y planos, diseñados para privilegiar la trituración y el decapado.

No tenían la capacidad de masticar, por lo tanto se las tragaban después de arrancarlas. Además los dientes que se ponían a prueba por la dificultad de ser tallados se dañaban rápidamente. Sin embargo estos eran reemplazados sobre todo a medida que una especie evolucionaba.

Los dinosaurios herbívoros producían ácidos estomacales y bacterias especiales para digerir la celulosa contenida en la materia vegetal. A esto se suma el uso de gastrolitos para apoyar una mejor digestión.

En 1985 se encontró un esqueleto de Basosaurus en dónde había 64 de estos guijarros o gastrolitos entre la cuenca y las costillas del espécimen. También estaban presentes en el tracto digestivo. Esto da cuenta de que el tiempo de digestión fue largo, y que la comida permaneció en el estómago del animal durante mucho tiempo.

Estas piedras han sido halladas en prosaurópodos, saurópodos y terópodos. Incluso se han encontrado en un Elasmosaurus, que los había usado más como lastre que como ayuda para la digestión.

De este modo se puede vislumbrar las características de este tipo de alimentación. Los cuadrúpedos no tenían gastrolitos en el estómago sino un intestino largo. Esto da la pista de que su alimentación estaba basada en plantas frondosas y ramas blandas.

Es así como los paleontólogos concluyeron que podían comer casi cualquier cosa, desde hojas hasta la corteza de los árboles.

Por lo tanto sus características principales eran:

  • Una mandíbula con dientes planos y similares.
  • Un pico sin dientes en el caso de los saurópodos saurios.
  • Usaban guijarros en el estómago, conocidos como gastrolitos y ácidos estomacales para tragar la comida sin masticar.