Poemas de Pablo Neruda

Pablo Neruda fue un poeta, diplomático y político chileno que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1971. Neruda nació el 12 de julio de 1904 y falleció el 23 de septiembre de 1973. Su primeras obras vieron la luz con tan solo 13 años. Tenía tan solo 20 años cuando vio la luz una de sus obras más populares: Veinte poemas de amor y una canción desesperada.


Nacido como Neftalí Ricardo Reyes Basoalto, el escritor conocido como “el poeta del pueblo” firmaba sus obras bajo el pseudónimo de Pablo Neruda, nombre que hizo suyo legalmente años más tarde.

Neruda es a menudo considerado el poeta nacional de Chile, pero sus obras son conocidas  en todo el mundo. El novelista colombiano Gabriel García Márquez lo llamó una vez «el mejor poeta del siglo XX en cualquier idioma».

Poemas de Pablo Neruda: sus inicios


Otros poemas:


Neruda el 12 de julio de 1904 en Parra, Chile, y fue bautizado como Neftalí Ricardo Reyes Basoalto.  Neftalí Ricardo era un niño precoz, que ya escribía poemas con tan solo 10 años. Su padre trató de disuadirlo de escribir. Probablemente este fuera el motivo por el cual el joven poeta comenzó a publicar bajo el pseudónimo de Pablo Neruda, que adoptó legalmente como su nombre legal en 1946.

Los primeros poemas de Pablo Neruda aparecieron en los periódicos locales y luego en revistas publicadas en la capital chilena, Santiago, ciudad a la que se mudó en 1921.

El primer libro de poemas de Pablo Neruda, titulado Crepusculario, fue publicado en 1923. Eran poemas, sutiles y elegantes, que entroncaban con la tradición de la poesía simbolista,  en su versión hispana, es decir, el modernismo.

Primeros poemas de amor de Pablo Neruda

Su segundo libro, Veinte poemas de amor y una canción desesperada se publicó en 1924. Para escribir este famoso poemario, Pablo Neruda se inspiró en una historia de amor infeliz. Estos poemas expresan un amor joven y apasionado, pero a la vez desdichado, al estilo de la poesía de larga tradición romántica, para muchos, incluso mejor.

Veinte poemas de amor y una canción desesperada, que se convirtió en un éxito en cuanto vio la luz, sigue siendo hoy en día uno de los libros más populares de Neruda. Sus versos son  vigorosos, directos y conmovedores.  Sus imágenes y metáforas están cargadas de sutileza y originalidad.

Poemas cortos de Pablo Neruda

Algunos de los poemas cortos de Pablo Neruda más hermosos son de esta primera época. Son poemas cargados de belleza, de sentimiento y de pasión que gustan ahora tanto como gustaron en su época.

No obstante, son muchos los poemas cortos de Neruda que aún hoy despiertan el interés y por lectores de todo el mundo, tanto en lengua española com en cualquiera de los idiomas a los que se han traducido.

Pablo Neruda como poeta consagrado

A los 20 años, con dos libros publicados, Neruda ya se había convertido en uno de los poetas chilenos más conocidos y comenzó a dedicarse por completo a la poesía. En los años siguientes vieron la luz tres libros más del autor: Tentativa del hombre infinito (1926), Anillos , en colaboración con Tomás Lago (1926) y El hondero entusiasta (1933).

Sin embargo, su poesía no era una fuente constante de ingresos, por lo que tradujo rápidamente de varios idiomas. También se dedicó a publicar artículos de revistas y periódicos.

Como el  futuro de Neruda parecía incierto, sin un trabajo estable, logró ser nombrado cónsul honorario de Rangoon en Birmania (ahora Yangôn, Myanmar). Durante los siguientes cinco años representó a su país en Asia. Sin embargo, vivía en la pobreza extrema (como cónsul honorario no recibió salario) y la soledad lo atormentaba.

Desde Rangoon, Neruda se mudó a Colombo en Ceilán (ahora Sri Lanka). Cada vez más se identificaba con las masas del sur de Asia, oprimidas por la pobreza, el gobierno colonial y la opresión política. Fue durante estos años en Asia cuando escribió Residencia en la tierra (1933), donde abandona la sintaxis normal, la rima y la organización estrófica para crear una técnica poética completamente personal. Son poemas misteriosos y desconcertantes que atraen y, a la vez, repelen al lector.

En 1930, Neruda fue nombrado cónsul en Batavia (la actual Yakarta). En 1932, Neruda regresó a Chile. En 1933 fue nombrado cónsul chileno en Buenos Aires, Argentina, donde conoció al poeta español Federico García Lorca.

Viaje a España

En 1934 Neruda pasó a ser cónsul en Barcelona, España, y pronto fue transferido al consulado en Madrid. Su éxito allí fue inmediato tras ser presentado por  García Lorca. Los nuevos amigos de Neruda, especialmente Rafael Alberti y Miguel Hernández , estuvieron involucrados en la política radical y el Partido Comunista. Neruda compartió sus creencias políticas y se acercó cada vez más al comunismo.

En 1935 se publicó una segunda edición ampliada  Residencia en la tierra, en dos volúmenes. En esta edición, Neruda comienza a alejarse de la poesía altamente personal,   adoptando una perspectiva más extrovertida y un estilo más claro y accesible.

El estallido de la Guerra Civil española en 1936 interrumpió esta línea de trabajo. Neruda se implicó con la guerra, viajando dentro y fuera de España a para recaudar dinero y movilizar apoyo para los republicanos.

En 1937 publicó España en el corazón,. obra en la que expresaba sus sentimientos de solidaridad con los republicanos. El libro fue impreso por tropas republicanas que trabajaban con imprentas improvisadas cerca de las líneas del frente.

Regreso a Chile

Después, ese mismo año, Neruda regresó a Chile y entró en la vida política de su país, dando conferencias y lecturas de poesía mientras defendía la España republicana y el nuevo gobierno de centroizquierda de Chile.

En 1939 fue nombrado cónsul especial en París y en 1940 asumió el cargo de cónsul general de Chile en México. También comenzó a trabajar en un largo poema, Canto general. que vio la luz en 1950.

En 1943, durante un viaje a Perú. Este viaje inspiró  uno de sus mejores poemas, Alturas de Macchu Picchu, publicado ese mismo año.

En 1945 fue elegido senador y también se unió al Partido Comunista. Fue expulsado del Senado en 1946 por motivos políticos.  Estuvo escondido hasta que huyó de Chile en 1948.

En el exilio, Neruda visitó la Unión Soviética , Polonia, Hungría y México. Durante este tiempo escribió algunos de los poemas de amor en español más apasionados del siglo XX, inspirados por la que sería su tercera esposa. En 1947 vio la luz el tercer volumen del ciclo de Residencia.

En 1952 Neruda pudo regresar a su país natal. Para entonces sus obras habían sido traducidas a muchos idiomas. Ya era un poeta rico y famoso.

En 1954 publicó Odas elementales en un nuevo estilo poético simple, directo, preciso y humorístico. Una veintena de libros más vieron la luz en los años posteriores, ocho más tras su fallecimiento el 23 de septiembre de 1973.