Poemas de Jaime Sabinés

Jaime Sabines Gutiérrez nació el 25 de mayo de 1926, y murió el 19 de marzo de 1999. Fue el tercer hijo nacido de la unión entre Julio Sabines, de procedencia libanesa, y Luz Gutiérrez, Mexicana. Jaime se dedicó a la política y a la poesía, siendo considerado uno de los grandes referentes de la literatura mexicana del siglo XX.

Poemas de Jaime Sabines cortos: pequeñas obras de arte


Otros poemas:


Cuando corría el año de 1945, Jaime se trasladó hasta la Ciudad de México, donde se dedicó a estudiar medicina: Pero no tardó en darse cuenta de que las agujas y las batas blancas no eran lo suyo. Por ello, poco tiempo después, inició su carrera de escritor y volvió a Chiapas, donde trabajó en la compañía de telas de su hermano.

En 1953 contrajo matrimonio con Josefa Rodríguez, «Chepita», como le llamaban cariñosamente. Jaime Sabinés tuvo cuatro hijos con ella, y se dedicaba a la venta de telas durante el día, mientras que, a su vez, escribía poesía. Se había convertido en un hombre de familia, sencillo y sumergido en la cotidianidad social.

Hubo un tiempo en el que declaró sentirse humillado por la vida. Se preguntaba cómo era que había terminado así, viviendo de realizar una tarea que podría definirse como la más antipoética del mundo, refiriéndose a su trabajo como vendedor. Se mostraba un poco resignado, e incluso se dijo a sí mismo: «que se vaya al carajo el poeta».

Sin embargo, el tiempo le otorgó su recompensa a Jaime, y fue reconocido por sus lectores y colegas. En 1964 obtuvo una beca en el Centro Mexicano de Escritores, y en los años venideros, una buena cantidad de reconocimientos por su trabajo literario. También se realizaron diversidad de eventos y encuentros en su honor.

Jaime fue impulsado por su padre, Julio Sabines, quien le motivó a explorar el mundo de la literatura. Esto lo confirmó el mismo escritor, quien afirmó que su progenitor fue una de las más grandes razones por las que empezó a escribir poesía. Un claro reflejo de la admiración que sentía por su padre y de la buena relación que mantenían.

Uno de sus poemas emblemáticos, «Algo sobre la muerte del mayor Sabines», catalogado por el mismo poeta como su obra maestra, habla del fallecimiento de su padre y de lo importante que resultó este en su vida. Otra de sus célebres obras fue el poemario «Tarumba», escrito mientras trabajaba en Chiapas con su hermano.

Durante este período de su vida se casó y tuvo cuatro hijos. Posteriormente, en 1966, muere su madre, a quien también, así como a su padre, le dedicó unas líneas que reflejaban el doloroso momento y el amor que le profesaba en vida. El poema se llamó «Doña Luz».

Los poemas de Sabines, tantos los textos largos como los cortos, contaban con la influencia principal de escritores como Pablo Neruda y Gracia Lorca, y de otros como Ramón López, Aldous Huxley y James Joyce.

Jaime confesó que se decía así mismo que sus poemas eran obra de Neruda y Lorca, debido a la fuerte influencia de estos, pero que con el tiempo fue ganando su propia voz característica e inigualable.