Mundo Primaria
  • Tienda
  • Cursos

Refranes Populares

Refranes Populares

Usamos refranes diariamente, a veces hasta sin darnos cuenta. Los refranes se han convertido en una forma de comunicación universal, que nos da la libertad de expresar ideas y reflexiones que quizás no se pueden resumir bajo otro contexto, ni con otras palabras. Así fue como surgieron, como frases u oraciones que sirvieron para expresar alguna idea generalizada. Se hicieron tan populares que fueron adoptados por muchas personas sin importar la región donde vivían, o la cultura a la que pertenecían. Incluso los refranes nacen en diferentes partes del mundo, pero se derivan de situaciones tan comunes y universales, que cada país, cultura o religión los adapta a su propio entorno.

Un refrán puede encerrar la sabiduría popular acumulada durante siglos y que ha pasado de generación en generación hasta nuestros días. Los problemas de la humanidad y las reflexiones que se derivan a partir de ellos, no han cambiado con respecto a otras épocas. Lo que sí es diferente es la razón por la que nos vemos sometidos a tales problemas, y la manera en la que los estamos enfrentado. Aun así, muchos refranes todavía poseen esa sabiduría tan necesaria para entender las cosas que vivimos en nuestro día a día.

El origen de los refranes populares y su significado

 

 Aunque se podría hacer un seguimiento de los refranes en español hasta la edad media Europea, y en el caso particular de Latinoamérica y España, al desarrollo de la cultura española durante esa época, muchos refranes pueden rastrearse hasta épocas más antiguas; hasta provenientes de otras culturas.

 

Hay refranes que hacen referencia a los gatos,  a su elegancia o sabiduría. Podemos ubicarlos en el antiguo Egipto, donde estos animales eran reverenciados y adorados como dioses. También podemos encontrar frases que se volvieron populares en la antigua Grecia, cuna de los filósofos y pensadores que de alguna manera moldearon las bases de la sociedad occidental. Al igual que existe la influencia del antiguo imperio Romano en algunos de los refranes que se escuchan hoy en día. Estas culturas causaron tanto impacto en la historia de la humanidad, que dentro de algo tan popular como los refranes, mantienen su eco histórico.

Por otro lado, muchas frases bíblicas se convirtieron en refranes. Las historias bíblicas provienen de la acumulación de historias del pueblo hebreo. Cuando apareció el cristianismo, se fueron moldeando hasta crear la biblia que conocemos en nuestros días. Pero no fue hasta que el cristianismo se volvió tan popular que muchas personas adoptaron pasajes o frases de la biblia para darles un significado más cotidiano, y así, crear refranes.

Desde el oriente, donde han surgido grandes pensadores y tienen una cultura religiosa muy rica, también se han colado frases populares que terminaron convirtiendo en refranes. Se pueden ubicar estas frases en el momento que las culturas orientales y occidentales comenzaron a hacer intercambios, a través de la famosa ruta de la seda.

Los refranes siempre están enmarcados en un contexto histórico, por lo que, reflejan alguna situación de una época en específico. Cuando los moros invadieron la península ibérica hubo un intercambio cultural muy rico, del cual se derivaron muchas manifestaciones culturales, y de alguna forma generaron refranes que se enmarcaron bajo ese contexto histórico específico. Pero ese es tan solo un ejemplo, los refranes pueden originarse a partir de conflictos bélicos, grandes tragedias, pestes, etc. Todo lo que genere un impacto a la sociedad y deje alguna moraleja, eventualmente puede convertirse en un refrán.

Palabras de antes y ahora

Aunque muchos de los refranes han sabido perdurar en el tiempo, son muchos los que hacen  referencia a palabras que están en desuso. Es común, repetir alguna frase popular sin nisiquiera saber exactamente a que hace referencia, pero aun así entendiendo cuál es su significado.

Esto es posible gracias a la tradición oral, que ha transmitido de generación en generación los refranes populares dando entender cuál es el mensaje que encierra. Aunque las palabras cambien o algunas ya ni siquiera se usen, el significado que contiene un refrán aún se conserva. Y es tanto el impacto que algunos refranes han causado, que existen versiones más actualizadas y con nuevas palabras que sustituyen a las que están en desuso.

Como la mayoría de los refranes que conocemos hoy en día nacieron en la edad media, es factible que a la vuelta de otros 800 años en el futuro, existan refranes que hagan referencia a móviles, webcam, o Instagram. Puede que la humanidad del futuro solo tenga una vaga noción de lo que sea una red social, pero el significado del refrán es muy probable que se conserve. Lo mismo nos sucede hoy en día. Nuestros padres, abuelos e incluso bisabuelos, utilizan términos que ellos mismos desconocen, pero que fueron transmitidos a través de los años para ejemplificar alguna situación, y todavía sirven para el mismo propósito.

Refranes por regiones

 A partir del proceso de colonización española en América, fueron muchos los refranes que se adoptaron desde la cultura española. Sin embargo, cada país mantiene rasgos propios de su cultura, que van desde la gastronomía, hasta el acento con el que pronuncian el español, que es el idioma común en gran parte del continente. No es de extrañar que lo mismo haya sucedido con los refranes, pues se fueron adaptando a cada país, a su costumbres y la historia individual de cada uno.

Pero lo más llamativo es que cada país a su vez generó sus propios refranes y frases populares. En toda Latinoamérica existen algunos refranes únicos que representan la idiosincrasia de un país, pero además, existen variaciones de un mismo refrán pero con palabras y modismos propios.

Aun así, en muchos países latinos se siguen usando refranes y frases tal como se usan en España, pues las palabras propias de dicho país fueron asumidas por los países latinos. Por lo que es común escuchar en Latinoamérica expresiones que hacen referencia a lugares de España, o términos alusivos a la cultura española, aun cuando existan sinónimos o versiones latinas de esos mismos términos.

Una cultura de refranes

El aspecto más atractivo de los refranes, es que en toda la cultura latina y española hay un arraigo con su uso. En el modo de hablar de muchos países usar algún refrán es recurrente, pues existen refranes que encajan perfectamente con alguna situación que se esté desarrollando. Pero esto este rasgo cultural es más notorio en personas de mayor edad, quienes provienen de generaciones donde era muy común el uso de refranes.

Al ser una tradición extendida gracias al boca a boca, se ha convertido en una manera de hablar. Aunque cada país puede tener sus diferencias, esa forma única de expresar ideas a través de frases o refranes ocurrentes, es propio de la cultura hispanoamericana. Es uno de los puntos en común donde la idiosincrasia de muchos países hacen un encuentro. A veces ni siquiera es necesario entender el contexto del refrán para saber a qué está aludiendo.

Puede que existan refranes que representen alguna región, país o rasgo cultural específico, pero siempre se encuentran análogos en diferentes lugares, pues la universalidad de las situaciones, permite que todos nos sintamos identificados con la lección que se deba aprender. Pueden haber variaciones en palabras muy específicas entre países o regiones vecinas, pero el contenido siempre se conserva. La cultura del refrán se ha convertido en una forma de comunicación entre toda hispanoamérica.

Un refrán vale más que mil palabras

 El valor de los refranes va desde la importancia de conservar características de la cultura, hasta mantener intacto algunas peculiaridades del lenguaje. Un refrán es un testigo de la historia que se pasa a la siguiente generación. Es una de la maneras segura de conservar la memoria colectiva de una sociedad. Pero además, el lenguaje se enriquece debido a la forma en cómo se entrega el mensaje que deriva de alguna reflexión compleja acerca de un acontecimiento. Los refranes no olvidemos, son representaciones resumidas de alguna situación que evidencia comportamientos que nos invitan a reflexionar.

No es fácil entregar una lección moral de tal forma que sea entendible por cualquier persona, y además resumida en un par de oraciones, cuando mucho. En sí mismo, el refrán es una representación artística del lenguaje; al ser de autor anónimo y nacido de la sabiduría popular, un refrán se convierte en un bien inmaterial de cualquier sociedad.

La capacidad de entregar mensajes, de dar lecciones, de hacernos reír y reflexionar, todo a veces al mismo tiempo, dentro de un frase corta o quizás una oración, es algo que solo los refranes pueden lograr. No en vano han logrado sobrevivir durante tanto tiempo entre nosotros. Aunque hayan caído en desuso el algunas partes de hispanoamérica, siguen creando un vínculo único entre nuestra identidad como individuos y como colectivo, pues nos enmarca dentro de nuestro contexto familiar y nuestro lugar dentro de la sociedad. Sin los refranes, quizás no hubiese la posibilidad de traspasar fronteras con nuestros idiomas, ni existiese un lazo que nos una como hispanoamericanos.