Mundo Primaria
  • Tienda
  • Cursos

Refranes Mexicanos

La magia que contienen los refranes mexicanos nos sumerge en un mundo sabidurías populares donde el lenguaje nos ofrece, a flor de labio, aquellas experiencias que han perdurado de generación en generación. A través de la tradición oral es que se ha permitido la trasmisión de dichos conocimientos, incurriendo siempre a la sabiduría de nuestros antepasados.

Los refranes mexicanos, al igual que todos los refranes, son formas de comprender ciertos pensamientos que engloba una sociedad determinada, ya que hablan de las costumbres y las tradiciones de los pueblos.

Siempre hay un refrán oportuno para cada ocasión, y en el caso de los refranes mexicanos,  estos son considerados como enunciados que advierten circunstancias posibles, o que pretenden de cierto modo dejar algún tipo de enseñanza o reflexión.

¿Cuántos refranes mexicanos conoces? Existen muchas frases que los abuelos han contado a sus generaciones posteriores y pretenden siempre en cierto sentido dar a entender algo o hacen referencia a alguna explicación. Tener un repertorio de refranes permite memorizar la experiencia que otras personas han aconsejado llevar; y además, genera la posibilidad de transmitir tradiciones humanas de manera sencilla.

 

Muchos refranes mexicanos tratan de explicar cuestiones de la vida con otras palabras. En la tradición de los refranes de estas tierras, se emplea generalmente el sabor del ingenio y la cotidianidad para la elaboración de refranes  y su respectiva permanencia a través de los años.

¿Qué sabes de los refranes mexicanos?

 

Desde el maravilloso estudio de los refranes, dichos, proverbios y similares, la ciencia que se ha dedicado a elaborar una seria recopilación y realizar análisis académicos sobre estas sentencias, es la paremiología. Esta disciplina busca comprender todas aquellas sentencias que transmiten algún tipo de conocimiento popular basándose en la experiencia.

Los paremiólogos concuerdan que un refrán es una frase breve e ingeniosa refleja la experiencia humana a través del tiempo. Usualmente, los refranes mexicanos emplean maneras metafóricas para transmitir un mensaje más allá de lo literal y poseen rimas que facilitan su memorización.

Es característicos de los refranes que se transmitan de oral y de generación en generación. Aunque el respaldo escrito no deja de estar presente, los refranes se han constituido tal ingenio y sapiencia del lenguaje humano porque están en todas partes. En cualquier momento puede salir un refrán de la boca de alguien sea conocido o no, porque los refranes los llevamos tan dentro como nuestra propia cultura.

Los proverbios han existido siempre y en todas los lugares del planeta. Se consideran como parte de la sabiduría de los pueblos, expresada siempre de manera didáctica, dando algún consejo o simplemente haciendo resumen de hechos y situaciones ya conocidas.

Origen de los refranes mexicanos

La paremiología mexicana ha permitido indagar en los orígenes de los refranes del país llegando a comprender que su historia es bastante antigua.

Los refranes mexicanos son creaciones de la cultura y la vivencia de los pueblos.  También hay muchos refranes que vienen de tierras hispánicas y que han sido incorporados en el legado cultural de las paremias, como hay otros refranes que son resultado del mestizaje y los híbridos entre varias culturas.

La paremiología mexicana indígena, constituye un asombroso cúmulo de saberes ancestrales que se siguen escuchados y compartidos en las tierras mexicanas. Un refrán maya muy famoso dice sabiamente:

Ka´alikil táan a pa´atik u tajal m´alob le cono´ku tu´utal

Mientras esperas que bien madure, el aguacate se pudre

Como el lenguaje popular mexicano tiene peculiaridades que hace que algunos de sus refranes sean únicos. Es más, existen cientos de refranes de origen náhuatl, mixtecas huastecos  y otras culturas mexicanas que te podrían impresionar.

Importancia y significado de los refranes mexicanos

Los refranes mexicanos son importantes en la medida en que son parte integral cultural de la historia. Más allá de los estudios sobre el origen antiguo o significado histórico o geográfico de los refranes mexicanos, su importancia radica esencialmente en su respectiva interpretación semántica como narrativa social.

Si bien, la intensión de los refranes es transmitirnos un conocimiento tradicional que ha sido obtenido de la experiencia de muchas generaciones, los refranes mexicanos llegan hoy en día a nuestro alcance y hasta nuestras posibilidades por su continuidad en el vocablo popular.

Dentro de la narrativa del territorio mexicano, la cultura popular acoge numerosas expresiones a través del tiempo que se reproducen de manera oral y en razón de la tradición, legitimando su discurso social a la vez que crea refranes en el ejercicio de una comunicación generacional, dinámica y contextualizada.

Hace 88 años, el escritor y académico mexicano, Darío Rubio se propuso estudiar el lenguaje popular de su país especializándose finalmente en la paremiología. Incluso fue nombrado miembro de la Academia Mexicana de la Lengua. Escribió también un libro Refranes, Proverbios y dichos y dicharachos mexicanos y cuentan las lenguas que tras su edición, a un cerrar de ojos se vieron agotados los 5 000 ejemplares de la primera edición. Posteriormente, en 1940, Darío Rubio publica dos volúmenes más  sobre refranes mexicanos interpretados, definidos y explicados para la segunda edición que fue representativamente ampliada.

Suponer que a aquel hombre, oriundo de Guanajuato, gustaba de los refranes no es tan difícil de imaginar. Interesado en la paremiología y en el habla popular, redactó artículos para diversas publicaciones periódicas y fue así como Darío Rubio se convirtió en un pionero en la paremiología mexicana.

¿Y qué mejor que sus refranes —pregunta al lector—, sus dichos, para saber cómo vive y cómo piensa el pueblo mexicano?

Darío Rubio.

En el refranero mexicano se reflejan los prejuicios y enseñanza de viejas axiologías, de creencias y vivencias de un pueblo. Podríamos decir incluso que  los refranes mexicanos tienen un gran valor histórico su experiencia de las pequeñas cosas logrando definir “lo mexicano”.

Los refranes mexicanos podemos considerarlos como tesoros de nuestras tradiciones y es un ejercicio muy formativo estimular la lectura, conocimiento y además alude a cómo usar un recurso que lleva a sus espaldas una identidad histórica.

Usos de los refranes

Desde los años 90 del siglo pasado, la profesora e investigadora mexicana Anna Fernández Poncela, ha trabajado constantemente hacia una comprensión de la paremiología del país mexicano.

En el 2002, publicó su libro sobre los refranes, un objeto de estudio que ha sido de su pasión e interés por años. Los refranes mexicanos han sido el centro de sus investigaciones para dar con argumentos y significados. Igualmente, la reconocida académica hace todo un análisis sobre las vigencias y percepciones que se tienen de los refranes mexicanos y su continuidad de uso a través del tiempo.

Podemos tomar a los refranes como sentencias de uso común. Así llegamos a considerar a los refranes como enunciados que básicamente producen y reproducen definiciones sociales, formas de pensar y actuar. Al ser un tipo de discurso que transporta conocimiento, creencias, y ciertamente todo tipo de significados, sin olvidar los roles y los estereotipos de una sociedad.

El lenguaje tiene una capacidad de servir como un intercambio social de sentido, donde podemos aprecias como los refranes mexicanos perduran a lo largo del tiempo. En muchos casos es considerable una reestructuración del mensaje, o quizás una reacomodación de supervivencia y readaptación como parte de mestizaje cultural y los cambios frente a las narrativas sociales.

Los refranes mexicanos como relatos didácticos y morales de la práctica discursiva prevalecen la concepción como las verdades del hablar popular.

Los usos que van asociados a los refranes mexicanos refieren a que no haya necesidad de ponerlo en tela de juicio todo porque todo refrán sirve como puntos de acuerdo en el argumentar cotidiano. Los refranes mexicanos expresan viejos tópicos retóricos que están arraigados en la conciencia discursiva de un pueblo.

Los refranes tienden a aconsejar, explicar, recomendar, describir, persuadir o intimidar. Generalmente dicen mucho en pocas palabras, pueden esquematizar ideas comunes y en algunos casos llegan a hacer alusión a ciertos problemas de la realidad social.

Básicamente todo refrán proporciona una ventana desde la cual mirar la vida y el mundo, desde la cual se intenta compartir experiencias de manera muy simple y bastante amena.  Las enseñanzas que dejan los refranes mexicanos sirven para interpretar y para comparar distintas situaciones.

El legado de los refranes mexicanos

Los refranes mexicanos contienen sabiduría de la vida cotidiana mucho más grande que la que se puede encontrar en cualquier biblioteca y este saber ancestral tiene que ver directamente con el imaginario de identidad nacional.

Los refranes mexicanos dan a conocer creencias populares, que se han ido acumulando a través del tiempo y que contienen cierta picardía o situación en forma irónica. Se trata pues, de frases que resultan muy útiles para fomentar y preservar la transmisión de creencias y advertencias de la vida.

Las reflexiones sobre las cosas que suceden sirven para advertirnos de las situaciones que pueden pasar dado el caso supuesto. El legado de los refranes mexicanos constituye básicamente en su tendencia a aconsejar sobre diferentes aspectos de la vida cotidiana, incluso si no estamos en México.

Lo lúdico de los refranes mexicanos continúa con gran vigencia en nuestro tiempo por su populación y por su aplicación en la realidad. Es así como los refranes parecen ser una excelencia del lenguaje cotidiano coloquial y frecuentemente se encuentran ubicados entre el consejo y el entretenimiento para la mayoría de las personas.

Si conoces algún refrán mexicano te invitamos a compartirlo, y si son pocos los que has escuchado es conveniente que leas un poco sobre esta atractiva narrativa que ha pasado de generaciones en generaciones esperando siempre al momento oportuno para ser pronunciada.