Mundo Primaria
  • Tienda
  • Cursos

Capas de la piel

Por mucho que te describan las capas de la piel, sus características y la importancia de sus funciones, es difícil de entender. Hagamos un pequeño juego de memoria:

Alguna vez te habrás caído y te has raspado las rodillas, las manos, los codos. ¿Qué es lo primero que sentiste? ¿Qué le pasó a tu piel? ¿Qué has tenido que hacer con la herida? ¿Cuánto tiempo pasó hasta que se creó una costra sobre la herida?

Las capas de la piel

 

 

Y… ¡la última pregunta! ¿Cuánto tardó tu piel en volver a estar como nueva?

Seguro que tienes las respuestas, por eso te será más sencillo de entender este tema. Con tu experiencia, tus recuerdos y todo lo que hay que saber sobre la piel, conoceremos cada una de sus partes. ¡Vamos a ello!

 

¿Cómo está formada la piel?

 

La piel es mucho más de lo que vemos a simple vista ¡y lo tiene todo! Para empezar, sin piel todo nuestro cuerpo se desperdigaría como una gelatina o un flan cuando se derriten. Nuestros músculos, los huesos, cada órgano (corazón, hígado, riñón, estómago…) se dispersarían, incluso ¡se caería todo al suelo!

Por la importancia que tiene y todas las funciones que cumple para mantenernos con vida, se considera un órgano. ¡Sí! el órgano más grande que tenemos, el que nos cubre por completo. Si estiramos por completo la piel de un adulto puede cubrir 2 metros2 y puede llegar a pesar unos 10kg.

Esta estructura es firme, elástica y está compuesta por 3 capas ¡Por eso puede mantener todas nuestras partes unidas!

Capas de la piel para niños

 

  • Epidermis:

    • Es la capa de piel que vemos.  ¿Notas diferencia entre la piel de los labios, de la cara y la del talón? Aunque sea más o menos gruesa se trata de Epidermis en todos los casos. Los párpados tienen la piel más delgada con solo 1 milímetro, mientras que la planta de los pies tiene la piel más gruesa del cuerpo.
  • Dermis:

    • Es la capa de piel situada justo debajo de la Epidermis. En ella hay una red de fibras de proteínas: la mayor parte de colágeno, que hace que esta capa sea gruesa y fuerte, y de elastina que la hace flexible. Pero, también hay flujo de sangre, pelo y glándulas que crean sudor y grasa.
  • Hipodermis:

    • Debajo de la Dermis, encontramos la capa subcutánea o Hipodermis. Esta capa está compuesta mayormente por grasa, que sirve como almacén de nutrientes y para amortiguar los golpes que puedas darte. Aquí mismo, también nace el pelo en unos conductos especiales llamados folículos.

¡Veamos cada detalle de esta estructura!

 

Las 3 capas de la piel: características y funciones

Cada una de ellas tienen características especiales y funciones diferentes. Pero, por sobre todas las cosas, tienes que entender que es imposible vivir sin piel.

 

La Epidermis

La capa de piel que ves al mirarte es la que se llama Epidermis y es la más delgada de las 3:

  • Como es la más externa, se desgasta continuamente. ¿Esto significa que podríamos quedarnos sin piel en pocos minutos? ¡No! Porque la mayor parte de las células de la Epidermis (95%) trabajan fabricando nuevas células para renovar las que se pierden.
Nuestra piel se renueva por completo en 2 o 3 semanas.

Cada minuto se cambian unas 30.000 células antiguas por células nuevas. Igual que la cantidad de personas que hay en una ciudad pequeña ¿Cuántas personas hay donde tú vives?

  • Tu cuerpo está creando millones y millones de células nuevas que, poco a poco, ascienden hacia las capas superiores y, al llegar a la superficie, forman una rígida capa que está constantemente renovándose. Mientras tanto, las células más externas se van desprendiendo para dejar lugar a las nuevas.
  • Cuando te “pelas” las rodillas, desaparece la piel que tenías y se queda una herida abierta. Como mucho, tardarás 1 mes en volver a tener la piel como la tenías antes ¡Súper rápido!
  • En la Epidermis, también hay unas pocas células (5%) que son responsables de crear el color de nuestra piel, la melanina. Este trabajo es muy importante, porque nos protege de los rayos ultravioleta del sol, que son muy dañinos para nosotros.

Capas de la piel para niños de primaria

 

 Otra característica importante es que por dentro de la Epidermis no hay circulación de sangre.

 

La Dermis

La capa que está debajo de la Epidermis se llama Dermis. Aquí hay terminaciones nerviosas, vasos sanguíneos, glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas.

Capas de la piel para primaria

 

 

  • Cuando te caes y te raspas la piel sientes dolor. Si te acercas al fuego sientes que te quemas. Y al tocar un algodón ¿qué sientes? Todas estas sensaciones son gracias a esas terminaciones nerviosas que hay en la Dermis, que trabajan unidas al cerebro y al sistema nervioso.

 

  • Si te lastimas la piel y sale sangre es porque la herida ha llegado hasta la Dermis y se han roto algunos vasos sanguíneos. La sangre que fluye por esta capa es como un río caudaloso encargado de llevar oxígeno y nutrientes a toda la piel, pero también de retirar sus desechos.

 

  • ¿Has tocado un espejo o cristal con tu mano? Si lo haces, verás que dejas una marca. Esto es porque en nuestra Dermis hay glándulas sebáceas, que son pequeñas fábricas de aceite. Este sebo llega hasta la superficie de nuestra piel, la mantiene lubricada e impermeable al agua.

Capas de la piel en primaria

¿Hacemos un experimento?

Prueba mojar un trozo de papel, espera 5 minutos y observa qué pasa cuando lo levantas. Ahora, moja otro trozo de papel con aceite. Espera a que se seque y humedécelo con agua ¿Qué diferencia ves?

 

¿Qué más hay en nuestra Dermis?

  • Glándulas sudoríparas, que son pequeñas fábricas de sudor. Un líquido que sale a través de los poros de la piel y la mantiene húmeda. Estas glándulas están por todo el cuerpo, con mayor concentración en las palmas de nuestras manos y nuestra planta de los pies.
  • El sudor sumado al aceite forman juntos una emulsión sobre nuestra piel, como si fuera una crema que la protege de microorganismos.

 

La Hipodermis

Bien, ahora nos queda conocer la tercera capa de la piel, que es la Hipodermis o capa subcutánea:

 

  • Está compuesta mayormente por grasa que nos sirve como depósito de nutrientes/energía, nos ayuda a mantener la temperatura de nuestro cuerpo y nos protege de posibles golpes.

 

  • Aquí también encontraremos vasos sanguíneos que colaboran con oxígeno, nutrientes y recogiendo los deshechos de esta capa.

 

  • En la Hipodermis están los folículos donde nace el pelo, y a cada uno de ellos le corresponde una pequeña glándula sebácea (de la Dermis). Ésta segrega aceite que da brillo a nuestro pelo y también lo hace impermeable.

¿Hay folículos en todo nuestro cuerpo? No, las excepciones son los labios, las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Capas de la piel

 

Anexos de la piel: todo lo que tienes que saber

Pero, ¿la piel tiene anexos? ¿Y eso qué es? Para que lo veas claro, son las partes adjuntas a la piel o sus apéndices.

Y ya los hemos nombrado como componentes de una de las capas de la piel… La Dermis:

 

  1. Vasos sanguíneos: transportan nutrientes y oxígeno, y retiran los deshechos de las células. También ayudan a controlar nuestra temperatura.
  2. Glándulas sudoríparas: permiten mantener en equilibrio los minerales de nuestro cuerpo, la temperatura del cuerpo a través del sudor y la humedad de la piel.
  3. Glándulas sebáceas: crean nuestro aceite corporal, para proteger nuestra piel y hacerla impermeable al agua. También funciona como barrera protectora contra microorganismos.
  4. Pelo: su función principal es protegernos de la temperatura externa y de los rayos solares. Mientras que el pelo de la nariz sirve de barrera que evita la entrada de polvo u otras partículas.
  5. Folículos pilosos: está formado por muchas células madres que permiten el crecimiento del pelo en nuestro cuerpo.
  6. Uñas: estas estructuras nos permiten coger objetos pequeños y protegen las puntas de nuestros dedos ante golpes o lesiones. En el caso de otros animales, su función sí que puede ser vital, porque les sirve para defenderse, atacar y trepar.

Las capas de la piel en primaria

¿Cuáles son las funciones de las capas de la piel?

La piel es nuestra barrera protectora de todo lo que nos rodea. Sus funciones son “vitales” para todas las personas:

  1. Un muro contra los microbios externos: cuando te lastimas, lo primero que tienes que hacer es lavar y desinfectar tu herida ¿Por qué? Porque ha quedado una “puerta” abierta por donde pueden entrar microorganismos en tu cuerpo y provocarte una infección. Nuestra Epidermis está cubierta por una emulsión grasosa que la protege de bacterias y virus. Si éstos logran penetrarla, entran en juego las defensas más fuertes de la piel: nuestro sistema inmunológico.
  2. Ayuda a que tu temperatura interna siga en equilibrio, tanto si hace calor o frío. Cuando sientes calor la piel libera sudor para refrescarte. Cuando sientes frío contrae los vasos sanguíneos, de esta forma mantiene el calor. Las células grasas de la Hipodermis nos aíslan de la temperatura externa. Y si te expones al sol, la Epidermis crea más melanina (colorante de la piel) para protegerte de los rayos ultravioleta.
  3. Protección ante golpes y rozaduras: nuestra Dermis se hace más gruesa para soportar rozaduras. Por ejemplo, cuando usamos un zapato que nos hace daño, primero se lastima la piel o se hace una ampolla y luego se forma un callo. Y si nos golpeamos, la grasa de la Hipodermis nos sirve a modo de un pequeño almohadón que protege músculos, huesos y demás órganos.
  4. Control de nuestra sensibilidad: gracias a todas las terminaciones nerviosas que hay en la Dermis podemos darnos cuenta de diferentes estímulos: presión, temperatura y dolor. Incluso, antes de tocar el fuego recibimos la alerta del peligro. Esto es porque las terminaciones nerviosas son receptores que se conectan con nuestro cerebro: mecanorreceptores, termorreceptores y nociceptores. Son como los interruptores de la luz, en cuanto se los toca, envían un mensaje al cerebro y éste responde con una orden.
  5. Una gran fuente de alimento: hemos dicho que nuestra Hipodermis está compuesta mayormente por grasa, o sea, un depósito de nutrientes y energía. Cuando el cuerpo lo necesita, estos viajan por la sangre hasta donde hacen falta.

 

 

¿Qué cuidados necesita tu piel?

Las capas de la piel para niños

Tu piel encierra súper poderes vitales. Por eso, debes cuidarla muy bien:

 

  • Tienes que lavarla con agua y jabón suave. Desinfecta tus heridas y tápalas con una tirita para que no entren microorganismos.
  • Es importante que al exponerte al sol uses un buen protector solar y una gorra para protegerte de los rayos dañinos, de la pérdida de líquidos y de sobrecalentar tu cuerpo.
  • Bebe suficiente agua para que tus glándulas sudoríparas puedan estar abastecidas y trabajar bien en todo momento. Si tienes entre 6 y 13 años, lo ideal es que bebas de 1 litro y medio a 2 litros, o sea, entre 4 y 8 vasos de agua al día.
  • Además, tienes que alimentarte bien ¿Sabes cuáles son los alimentos más importantes para tu piel? Las zanahorias, verduras amarillas y anaranjadas, espinacas y otras verduras de hoja verde, tomates, garbanzos, guisantes y lentejas. Salmón, caballa y otros pescados grasos. Las nueces ¡y mucha fruta!

 

Bueno, hasta aquí hemos llegado con las capas de la piel, sus características y funciones ¿Te ha parecido importante nuestra piel?