Nasreddín y el huevo

cuneto infantil para niños Nasreddín y el huevo

Adaptación de la antigua fábula de la India

Hace muchos, muchísimos años, un inteligente muchacho llamado Nasreddín cogió un huevo, lo envolvió en un pañuelo blanco y limpio, y se fue a la ciudad. Una vez allí, se dirigió a una plaza atestada de gente donde los comerciantes  gritaban para animar a las mujeres a comprar verduras frescas,  coloridas telas y hasta perfumes venidos de lugares muy lejanos.

Nasreddín se situó en el centro, a la vista de todo el mundo, y haciendo alarde de una poderosa voz, comenzó a gritar.

– ¡Señoras y señores! ¡Acérquense! ¡Anímense a participar en un divertido concurso!

Enseguida se creó una gran expectación. En torno a Nasreddín, se formó un remolino de personas que intentaban llegar a empujones a la primera fila. Nasreddín alzó la mano que sujetaba el pañuelo y continuó vociferando.

– ¡Tengo algo que anunciarles! Quien descubra lo que tengo envuelto en este pañuelo, recibirá como regalo el objeto secreto que contiene ¡Venga, hablen, no se queden callados!

¡Las caras de sorpresa  de los presentes  lo decían todo! Unos a otros se miraban intrigados. Lo que había dentro parecía tener forma ovalada, pero como estaba tapado, no había manera de estar seguros. Nasreddín, viendo que nadie decía ni mu, quiso animar a todo el mundo un poco más.

– ¡Les daré una pista! Lo que tengo dentro de mi pañuelo se come, aunque primero es necesario quitarle la cáscara. ¡Ah! Y otra pista más: lo ha puesto una gallina ayer por la mañana.

La respuesta parecía muy fácil, pero en la plaza ya sólo reinaba el silencio. Tan sólo el joven levantaba la voz para que le escucharan bien.

– ¿Quieren saber más cosas sobre lo que hay dentro del pañuelo? Pues les diré que está compuesto de dos partes: una yema amarilla y una clara que la envuelve.

Todos, incluido un mocoso que no debía tener más de tres años y que se escondía detrás su mamá,  imaginaban que se trataba de un huevo ¡Era muy evidente! Pero entonces… ¿Por qué nadie se atrevía a decirlo? Pues porque pensaban: Es tan fácil la pregunta que… ¿Y si me equivoco? ¿Y si al final no es un huevo y hago el ridículo delante de todos los demás?   ¡Qué  vergüenza, con tanta gente mirando…!

Nasreddín insistió en que si alguien lo sabía, lo dijera en alto. Esperó unos segundos pero las decenas de personas que había allí congregadas bajaron la cabeza y callaron. El joven, entonces, habló de nuevo a viva voz.

– ¡Está bien! Ahora mismo comprobarán qué objeto misterioso está escondido bajo la tela.

Despacito y con mucho cuidado, desató el nudo y descubrió el huevo. Lo levantó bien alto para que pudieran contemplarlo. Todos empezaron a murmurar y a decir a los que estaban a su lado que, desde el primer momento, sabían que era un huevo. Nasreddín hizo un gesto para pedir la palabra.

– ¡Calma, por favor! ¡Tengo algo que deciros!

De nuevo la plaza se quedó muda. Sólo se oía el arrullo de las palomas que revoloteaban sobre  el gentío.

– Todos vosotros sabíais qué había dentro, conocíais la respuesta, pero ninguno os atrevisteis a decir nada ¿Y sabéis por qué? Porque teníais miedo a fallar delante de vuestros vecinos y amigos. Espero que hoy hayáis aprendido una cosa muy importante: en la vida hay que arriesgar, hay que ser valiente y no pensar en qué dirán otras personas.

Y dicho esto, Nasreddín guardó de nuevo el huevo dentro del pañuelo y se alejó dejando a toda esa gente reflexionando sobre esta gran enseñanza.

Moraleja: Muchas veces la solución de las cosas es más fácil de lo que parece, pero nos complicamos la vida. Hay que ser valientes, apostar por aquello en lo que creemos y no pensar en que los demás nos puedan criticar. Sé tú mismo.