Awan y Zorol

Cuento popular Awan y Zorol

Adaptación del cuento popular de Sudán

Esta pequeña historia cuenta lo que sucedió cierto día en un país de África llamado Sudán.

Parece ser que allí, hace bastante tiempo, vivía un zorrito que se llamaba Awan.  Awan, como todos los de su especie, era ágil, inteligente y espabilado, pero tenía una afición muy peculiar que lo distinguía de los demás: ¡le encantaba comer lagartijas!

Tenía su madriguera  en la orilla derecha del río y había atrapado tantas durante su vida que por allí ya no quedaba ni una que llevarse a la boca. En cambio, en la orilla izquierda,  todavía existían  muchísimas porque en esa zona no habitaban zorros caza-lagartijas tan expertos como él.

Un día se sentó mirando al frente y se puso a suspirar.

– ¡Ay, cuánto me gustaría poder cruzar al otro lado del río! ¡Me pondría morado de lagartijas!… ¡Qué pena no saber nadar!

Andaba enredado en estos pensamientos cuando vio pasar a su buen amigo el camello Zorol. De repente, tuvo una gran idea.

– ¡Hola Zorol, cuánto tiempo sin verte! ¿Cómo te va?

– ¡Hola Awan! Todo sin novedad. Bueno, un poco aburrido hoy, porque no se me ocurre nada divertido que hacer y el día se me está haciendo muy largo.

– ¡Pues yo tengo un plan genial! Me han soplado que al otro lado del río hay un campo muy grande de cebada. Si me llevas te enseño dónde es y podrás comer toda la que quieras.

– ¡Genial, me chifla la cebada! ¡Agárrate a mis jorobas que nos vamos!

El avispado zorro se subió sobre él y juntos cruzaron el río. Al llegar a la otra orilla, le dio unas indicaciones a su amigo Zorol.

– Creo que el campo de cebada está allí, junto a una casa blanca que hay detrás de esos matorrales. Tengo entendido que los dueños son unos campesinos con bastante mal genio ¡pero tú no te preocupes! Puedes comer a gusto que es la hora de la siesta y no se van a enterar.

Zorol se fue confiado y sin perder ni un minuto. Awan, por su parte, se quedó cazando lagartijas como un loco porque ¡había muchísimas!

Tantas se zampó que al cabo de un rato sintió que la tripa le iba a reventar.

– ¡Yo ya he terminado! ¡Si como más voy a enfermar! ¡Voy a buscar a mi amigo Zorol!

El zorrito atravesó los matorrales y fue hacia donde estaba el camello, pero en vez de ir con cuidado, apareció en el campo de cebada gritando como un energúmeno y montando un alboroto tremendo.

– ¡Eoooo, eoooo, ya he terminado! ¡Zorol! ¡Zoroooool! ¡Venga, vámonos ya! ¡Zoroooool!

Los dueños del campo se despertaron de la siesta y en menos que canta un gallo salieron  de la casa armados con palos. Como era de esperar pillaron al bueno de  Zorol con las manos en la masa, es decir, atiborrándose de cebada; antes de que el pobre pudiera reaccionar, le dieron una paliza que le dejaron tirado en el suelo hecho un trapo.

– ¡Te lo tienes merecido, camello ladrón! ¡No queremos verte más por nuestros terrenos!

Awan, que había logrado ocultarse a tiempo en un agujero, observó todo desde su escondite. Cuando los humanos se fueron y pasó el peligro, se acercó sigilosamente a Zorol y le susurró:

– ¡Eh, Zorol, amigo, debemos cruzar el río de nuevo y regresar a casa!

Al camello le dolían todos los huesos y echaba espuma por la comisura de la boca. A duras penas, le dijo al zorro:

– ¿Por qué te has puesto a gritar? ¡Por tu culpa me han descubierto y mira lo que me han hecho! ¡Eres un insensato!

Awan, demostrando que no tenía dos dedos de frente, contestó lo primero que le vino a la cabeza:

– Bueno, es que… ¡yo siempre grito después de comer lagartijas!

¡Zorol no podía creer lo que estaba oyendo! Su amigo Awan era un inconsciente y un egoísta   ¡Se había puesto a gritar a lo loco sabiendo que le ponía a él en peligro y encima no era capaz ni de pedirle perdón!… ¡Se merecía un buen escarmiento!

A pesar de que estaba dolorido y rabioso, se levantó y tranquilamente le contestó:

– ¡Está bien, vayámonos a casa!

Al infortunado camello le costaba mucho caminar pero logró llegar al río sin ayuda. Como si nada hubiera pasado, Awan se montó alegremente sobre él pensando que su plan había salido a la perfección ¡No todos los días uno podía darse un suculento banquete de lagartijas!

En cambio, en la mente de Zorol sólo rondaba una idea: que Awan se diera cuenta de lo que había hecho y pagara por ello ¡El muy idiota se iba a enterar!

Caminó despacito con el zorro sobre su lomo, pero al llegar a la mitad del río, se puso a bailar frenéticamente, dando botes y golpeando el suelo como si estuviera practicando claqué.

Awan, horrorizado, se aferró como pudo a las jorobas de su amigo, pero mantener el equilibrio era imposible. Muerto de miedo porque no sabía nadar, gritó:

– ¿Qué haces? ¿Por qué te mueves tanto? ¡Estoy a punto de caerme y no sé nadar!

Zorol, sin pestañear, contestó con voz indiferente:

– Bueno… ¡es que yo siempre bailo después de comer cebada!

Awan no pudo resistir más y se cayó de espaldas.  Zorol ni giró la cabeza para ver cómo se lo llevaba la corriente y terminó de cruzar el río sin ningún tipo de remordimiento.

El zorro  fue arrastrado por el agua durante varios kilómetros hasta que por fin fue a parar a una zona menos caudalosa y llena de rocas. Acabó hecho un asco, lleno de chichones, y lastimado de la cabeza a los pies, pero al menos pudo salvar su vida.

Cuentan los más ancianos del lugar que tardó horas en regresar a su hogar, pero  que en cuanto llegó, lo primero que hizo fue ir a disculparse con su amigo el camello. Zorol, que tenía buen corazón, le perdonó y quedaron en paz.

Gracias a lo sucedido Awan aprendió a tener empatía, es decir, aprendió a ponerse en el lugar de los demás, y se dio cuenta de que no se puede hacer a nadie lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros.


 

¡Hay muchos más cuentos esperándote!