Mundo Primaria
Descubre la versión premium de Mundo Primaria.
¡Muchos más recursos y sin anuncios!
Más información

El flautista de Hamelin

Cuento Flautista Hamelin

Cuento El Flautista de Hamelin: adaptación del original de los Hermanos Grimm 

 

Érase una vez un precioso pueblo llamado Hamelin.

En él se respiraba aire puro todo el año puesto que estaba situado en un valle, en plena naturaleza. Las casas salpicaban el paisaje rodeadas de altas montañas y muy cerca pasaba un río en el que sus habitantes solían pescar y bañarse cuando hacía buen tiempo. Siempre había alimentos de sobra para todos, ya que las familias criaban ganado y plantaban cereales para hacer panes y pasteles todo el año. Se puede decir que Hamelin era un pueblo donde la gente era feliz.

Un día, sucedió algo muy extraño. Cuando los habitantes de Hamelin se levantaron por la mañana, empezaron a ver ratones por todas partes. Todos corrieron presos del pánico a cerrar las puertas de sus graneros para que no se comieran el trigo. Pero esto no sirvió de mucho porque en cuestión de poco tiempo, el pueblo había sido invadido por miles de roedores que campaban a sus anchas calle arriba y calle abajo, entrando por todas las rendijas y agujeros que veían. La situación era incontrolable y nadie sabía qué hacer.

Por la tarde, el alcalde mandó reunir a todos los habitantes del pueblo en la plaza principal. Se subió a un escalón muy alto y gritando, para que todo el mundo le escuchara, dijo:

– Se hace saber que se recompensará con un saco de monedas de oro al valiente que consiga liberarnos de esta pesadilla.

La noticia se extendió rápidamente por toda la comarca y al día siguiente, se presentó un joven  flaco y de ojos grandes que tan sólo llevaba un saco al hombro y una flauta en la mano derecha. Muy decidido, se dirigió al alcalde y le dijo con gesto serio:

– Señor, vengo a ayudarles. Yo limpiaré esta ciudad de ratones y todo volverá a la normalidad.

Sin esperar ni un minuto más, se dio la vuelta y comenzó a tocar la flauta. La melodía era dulce y maravillosa. Los lugareños se miraron sin entender nada, pero más sorprendidos se quedaron cuando la plaza empezó a llenarse de ratones. Miles de ellos rodearon al músico y de manera casi mágica, se quedaron pasmados al escuchar el sonido que se colaba por sus orejas.

Continuar leyendo

Escuchar cuento

COMPRENSIÓN LECTORA DEL CUENTO

Ponte a prueba

El flautista de Hamelin

Haz click en el botón 'COMENZAR' para ponerte a prueba.

Más sobre este cuento

Si te gusta el cuento de El Flautista de Hamelin, echa un vistazo a nuestro recopilatorio de cuentos infantiles para leer cortos, la mayor biblioteca de cuentos gratuita de Internet.

El cuento de El flautista de Hamelín es un cuento popular que tiene su origen en la Alemania del siglo XVI. Sin embargo, el origen de este cuento no está claro ya que se relaciona con ciertos hechos reales que tienen diferentes explicaciones (la plaga de ratas del siglo XVI, la salida de niños del pueblo de Hamelin destinados a formar filas en campañas militares, etc.).En cualquier caso, la influencia de esta historia es indiscutible ya que las referencias a este cuento impregnan los textos de algunos escritores posteriores, como por ejemplo, Johann Wolfgang von Goethe, los Hermanos Grimm o Robert Browning.

El cuento de El flautista de Hamelín narra la historia del pueblo de Hamelín que sufre una plaga de ratas y cuyos aldeanos llaman a un cazador de ratas: el flautista que porta una flauta mágica capaz de hacer que las ratas le sigan. El flautista llega al pueblo vestido con ropas de colores llamativos y utilizando su flauta mágica consigue que las ratas le sigan fuera del pueblo librando a Hamelín de la insoportable plaga. Sin embargo, una vez hecho el trabajo, el alcalde del pueblo rompe su promesa y se niega a pagar al flautista lo pactado. El flautista, con gran enfado, abandona el pueblo jurando venganza. El día de San Juan y San Pablo, mientras los habitantes de Hamelín están en la iglesia, el flautista vuelve, vestido de verde como un cazador y tocando su flauta. La melodía de la flauta atrae a 130 niños como si de las ratas se tratasen, que siguen al flautista fuera del pueblo para no volver a ser vistos.

Dependiendo de la versión del cuento, el final sufre variaciones. En cualquier caso, muchas teorías apuntan que el flautista es un símbolo que anuncia la plaga y la catástrofe. Además, se le vincula estrechamente con niños. Cabe destacar que el cuento está basado en un hecho real por el cual un grupo de niños abandonó el pueblo de Hamelin.