Mundo Primaria
Descubre la versión premium de Mundo Primaria.
¡Muchos más recursos y sin anuncios!
Más información

Momotaro, el niño melocotón

Leyenda Momotaro Melocoton

Cuento Momotaro, el niño melocotón: adaptación de la leyenda popular japonesa.

 

Hace muchos años vivía en el lejano Japón una pareja de ancianos que no había tenido hijos.

El hombre era leñador y su esposa le ayudaba en la tarea diaria recogiendo troncos y maderas.

Un día salieron los dos al campo y mientras el hombre trabajaba, ella se acercó al río a lavar la ropa ¡Menuda sorpresa se llevó la buena mujer! Flotando sobre las aguas vio un enorme melocotón. Llamó a su marido y entre los dos, consiguieron llevarlo hasta la orilla.

Si encontrar un melocotón gigante fue algo muy extraño, más raro fue lo que vieron dentro… Al abrirlo, de su interior salió un pequeño niño de tez blanca que sonriente les miraba con sus grandes ojos negros como el azabache. Los ancianos se pusieron muy contentos y se lo llevaron a casa. Le llamaron Momotaro, pues,  en japonés, Momo significa melocotón.

Momotaro creció muy sano y fuerte, más que el resto de los niños del pueblo. Con el tiempo se convirtió en un joven bondadoso al que todo el mundo quería y respetaba.

Por aquellos años con frecuencia asaltaban  la aldea unos demonios que ponían todo patas para arriba,

robando todo lo que podían y atemorizando a sus habitantes. La tarde en que Momotaro alcanzó la mayoría de edad, todos propusieron que fuera él quien  salvara al pueblo de los molestos demonios.

– ¡Es un honor para mí! Iré a Onigashima, la Isla de los Demonios y les daré un buen escarmiento para que no vuelvan por aquí – dijo el joven mientras le ponían una armadura y le daban provisiones para unos días.

Dispuesto a cumplir su misión cuanto antes salió del pueblo y tras varias horas caminando, el valiente Momotaro se encontró con un perro.

– Hola Momotaro… ¿A dónde vas? – le dijo el animal.

– Voy a la isla de Onigashima a derrotar a los demonios.

Continuar leyendo

Escuchar cuento