El caminante inteligente

Cuento Popular El caminante inteligente

Adaptación del cuento popular de Cuba

Tras varias horas caminando bajo el sol un hombre pasó por una pequeña granja, la única que había en muchos kilómetros a la redonda. El olorcillo a cocido llegó hasta su nariz y se dio cuenta de que tenía un hambre de lobo. Llamó a la puerta y el dueño de la casa, bastante antipático, le abrió.

– Buenas tardes, señor.

– ¿Quién es usted y qué busca por estos lugares?

– No se asuste, soy un simple viajero que va de paso. Me preguntaba si podría invitarme a un plato de comida. Estoy muerto de hambre y no hay por aquí ninguna posada donde tomar algo caliente.

El granjero no se compadeció y para quitárselo de encima le dijo en un tono muy despectivo:

– ¡Pues no, no puedo! Son las cinco y mi esposa y yo ya hemos comido ¡En esta casa somos muy puntuales y estrictos con los horarios, así que no voy a hacer ninguna excepción! ¡Váyase por donde vino!

El hombre se quedó chafado, pero en vez de venirse abajo, reaccionó con astucia; justo cuando el granjero iba a darle con la puerta en las narices, sacó un billete de cinco pesos del bolsillo de su pantalón y se lo dio a un niño que jugaba en la entrada.

– ¡Toma, guapo, para que juegues! ¡Si quieres otro dímelo, que tengo muchos de estos!

El granjero vio de reojo cómo el desconocido le regalaba un billete de los gordos a su hijo y pensó:

– “Este tipo debe ser rico y eso cambia las cosas… ¡Le invitaré a entrar!”

Abrió la puerta de nuevo y con una gran sonrisa en la cara, le dijo muy educadamente:

– ¡Está bien, pase! Mi mujer le preparará algo bueno que llevarse a la boca.

– ¡Oh, es usted muy amable, gracias!

Aguantando la risa, el viajero pasó al comedor y se sentó a la mesa ¡Había echado el anzuelo y el pez había picado!

Mientras, el granjero, un poco nervioso, entró en la cocina para hablar con su mujer. En voz baja, le dijo:

– Creo que este desconocido está forrado de dinero porque le ha regalado a nuestro hijo un billete de cinco pesos  ¡y le escuché decir que tiene muchos más!

– ¿En serio?… Pues entonces no podemos dejarle escapar ¡Tenemos que aprovecharnos de él como sea!

– ¡Sí! Vamos a intentar que esté lo más contento posible y ya se me ocurrirá algo.

El granjero y su mujer adornaron la mesa con flores y sirvieron la comida en platos de porcelana fina que se sintiera como un rey, pero el viajero sabía que tanta atención no era ni por caridad ni por amabilidad, sino que lo hacían por puro interés, porque pensaban que era rico y querían quedarse con parte de su dinero ¡El plan había surtido efecto porque era lo que él quería que pensaran!

– Señora, este es el mejor arroz con pollo que he comido en toda mi vida ¡Tiene usted manos de oro para la cocina!

– ¡Muchas gracias, me alegro mucho de que le guste! ¿Le apetece un café con bizcocho de manteca?

– Si no es molestia, acepto encantado su invitación.

– ¡Claro que no, ahora mismo se lo traigo!

El postre estaba para chuparse los dedos y el humeante café fue el colofón perfecto a una comida espectacular.

– Muchas gracias, señores, todo estaba  realmente delicioso. Y ahora si me disculpan, necesito ir al servicio… ¿Podrían indicarme dónde está?

– ¡Claro, faltaría más! El retrete está junto al granero; salga que en seguida lo verá.

– Muchas gracias, caballero, ahora mismo vuelvo.

El astuto viajero salió de la casa con la intención de no volver. Afuera, junto a las escaleras de la entrada, seguía jugando el niño; parecía muy entretenido haciendo un avión de papel con el billete que un par de horas antes le había regalado. Se acercó a él y de un tirón, se lo quitó.

– ¡Dame ese billete, chaval, que ya has jugado bastante!

Lo guardó en el bolsillo, rodeó la casa y echó a correr.

– ¡Tengo que largarme antes de que los muy tontos se den cuenta de que les he engañado!

Y así, con el buche lleno y partiéndose de risa, el viajero  se fue para siempre, contento porque había conseguido burlar a quienes habían querido aprovecharse de él.


 

¡Hay muchos más cuentos esperándote!