La esmeralda encantada

Cuento popular La esmeralda encantada

Adaptación de un cuento popular de origen desconocido

Érase una vez un niño que todos los días, al volver de la escuela, jugaba en el bosque que había cerca de su casa. Allí se entretenía observando  insectos con una pequeña lupa, trepando por los árboles en busca de hojas con formas raras o escogiendo flores hermosas para llevar a su mamá.

Un día de otoño, bajo un árbol frondoso que proyectaba una sombra muy alargada, descubrió una fila de setas y enseguida notó que algo se movía sobre ellas. Cuando se acercó vio que sobre cada una había un gnomo ¡Sí, un gnomo de esos de los que tanto se habla en los cuentos y que a veces pensamos que no existen!

Se frotó los ojos para comprobar que no estaba soñando. No, estaba bien despierto y los gnomos seguían allí, mirándole con ojos curiosos y una pícara sonrisa.

Como parecían amigables se puso a charlar con ellos y se convirtieron en muy buenos amigos. Desde entonces cada tarde el pequeño regresaba a casa lo antes posible, cogía la merienda, y se iba corriendo al árbol bajo el que vivían esos pequeñajos tan divertidos que le contaban emocionantes historias del bosque ¡Jamás contó a nadie su secreto!

Pasaron los meses y llegó el crudo invierno. La nieve lo cubrió todo y el niño tuvo que dejar de ver a sus queridos gnomos porque sus padres no le dejaban salir a jugar afuera ¡Hacía demasiado frío y podía resfriarse!

– “¡Qué pena no poder  visitar a mis amiguitos hasta que vuelva la primavera! Espero que no les falte comida y puedan resguardarse en algún sitio calentito hasta que llegue el buen tiempo…”

Uno de esos días fríos y ventosos su padre le pidió que le acompañara a buscar leña.

– Hijo, ponte el abrigo, las botas de piel y la bufanda que vamos a buscar algo de madera ¡Abrígate bien!

Tomaron el camino del bosque y casualmente se detuvieron junto al árbol de los gnomos.

– ¡Este árbol es perfecto para talar!

El niño, horrorizado, juntó las palmas de las manos y le rogó que no lo hiciera.

– ¡No, papá, no! Es mi árbol favorito y aquí viven unos amigos míos.

El padre se rio pensando que su hijo tenía demasiada imaginación.

– ¡Ja, ja, ja! ¿Unos amigos tuyos viven este árbol?… Bueno, bueno, está bien, pero con una condición: a partir de ahora serás tú quien se encargue de recoger  a diario un poco leña para para la chimenea ¿de acuerdo?

– ¡Sí, papá, te lo prometo, yo me ocuparé!

El niño respiró aliviado y por supuesto cumplió su promesa. Sin demostrar pereza alguna,  todas las tardes después de hacer los deberes dedicaba un rato de su tiempo a recoger  troncos y ramas en torno a la casa que luego su mamá echaba al fuego.

Un día, por fin, los rayos de sol empezaron a calentar la tierra con fuerza. La nieve se deshizo y los alegres trinos de los pajarillos volvieron a escucharse entre los árboles ¡La primavera había llegado y con ella el momento que nuestro protagonista había estado esperando con tanto anhelo!  Nada más terminar las clases, atravesó el bosque a toda velocidad para reencontrarse con sus amigos los gnomos. Allí estaban todos juntos y sonrientes esperando su regreso.

El más anciano se acercó a él de un saltito y le dijo:

– Bienvenido, amigo ¡El invierno ha sido muy largo y teníamos muchas ganas de verte!

– ¡Yo también a vosotros! ¡Estoy deseando que me contéis nuevas historias!

– ¿Sí? Pues voy a contarte una ahora mismo…

– ¡Qué bien, empieza por favor!

– Nos hemos enterado de que un amigo nuestro ha trabajado todo el invierno recogiendo leña para que su padre no talara el árbol donde vivimos.

– Eh… Sí, bueno… ¡ese amigo soy yo!

El gnomo se rio.

– ¡Ja, ja, ja! Sí, lo sabemos. Es lo más bonito que nadie ha hecho jamás por nosotros y queremos agradecértelo ¡Eres un niño maravilloso y un amigo de verdad!

El ser diminuto metió la mano derecha en el bolsillo trasero de su pantalón rojo.

– Toma esta esmeralda.  Aunque parezca una piedra como cualquier otra es una piedra mágica. Si te la cuelgas al cuello y la llevas siempre contigo te traerá suerte y fortuna. Tendrás dinero, salud y amor para siempre.

El niño sonrió y obediente se colocó la esmeralda atada a una cuerda como si fuera un collar.

– Gracias, amigos, muchas gracias ¡Jamás me la quitaré!

– Te lo mereces por ser tan bueno y generoso.

¡Los gnomos tenían razón! La vida sonrió al hijo del leñador y con el paso de los años se convirtió en un joven guapo, sano  y afortunado en el amor ¡La piedra era un verdadero talismán! Pero lo más bonito de todo fue que continuó visitando a sus mejores amigos sin que nadie se enterara ¡Seguía siendo su más preciado secreto!

El verano que cumplió veinte años la comarca sufrió una fuerte sequía. Los campesinos estaban desesperados porque la tierra se resquebrajaba,  el grano no crecía y los animales se morían de sed. La situación era terrible y a todo el mundo le iba mal menos a él, siempre protegido por la esmeralda mágica.

A pesar de su buena suerte, se sentía fatal por sus vecinos.

– “Es muy triste la situación que está viviendo toda esta gente. Tengo que hacer algo, pero… ¿cómo podría ayudar?”

De repente, se le ocurrió una idea.

– Ya lo tengo… ¡Puedo vender la esmeralda mágica! La suerte pasará a otra persona, pero al menos me darán un buen dinero para comprar víveres y auxiliar a los más necesitados.

Así lo pensó y así lo hizo. Al día siguiente fue a la ciudad más cercana y encontró  un señor muy rico que le pagó cien monedas de oro, una auténtica fortuna, por la esmeralda de la suerte.

Con el dinero en la mano se fue inmediatamente a un almacén, compró sacos de alimentos,  los metió en un carromato y regresó al pueblo. Por la noche, de incógnito, fue dejando un saco en la puerta de cada familia. Cuando los vecinos se levantaron al amanecer se llevaron una increíble sorpresa ¡Alguien les había regalado comida para un mes! Todos se preguntaban quién habría sido la persona que les había salvado la vida, pero no encontraron respuesta.

Esa misma tarde el chico acudió al bosque para reunirse con sus amigos. Por primera vez en muchos años iba triste porque sentía que les debía una explicación: había prometido no quitarse jamás la esmeralda del cuello y en cambio… ¡la había vendido!

Cabizbajo lo confesó todo:

– Amigos, tengo que deciros algo que no os va a gustar: he vendido la esmeralda que me regalasteis cuando era niño.

El gnomo anciano puso cara de disgusto.

– ¿Qué? ¿Cómo has podido hacerlo? ¡Nos prometiste llevarla siempre contigo!

El joven se sentía fatal.

– Sé que lo prometí y que gracias a ella he tenido una vida fantástica, pero no podía soportar ver cómo mis vecinos lo pasaban mal. La sequía ha arrasado los campos este verano y las familias estaban desesperadas. Quería ayudar y decidí vender la esmeralda para comprar alimentos ¡Siento decepcionaros y haber faltado a mi palabra!

El chico derramó una lágrima esperando una buena reprimenda de sus amigos pero  ¡por supuesto que los gnomos no se enfadaron! Todo lo contrario: lo comprendieron todo y se sintieron muy orgullosos de la inmensa generosidad que su amigo humano guardaba en el corazón.

El más anciano volvió a hablar en nombre de todos.

– Te has convertido en un gran hombre y nos sentimos felices de ser tus amigos. Has pensado en los demás antes que en ti mismo y eso te honra.

Igual que aquel lejano día de primavera, metió la mano derecha en el bolsillo trasero de su pantalón rojo.

– Ten, este pañuelo es para ti. No tiene ningún valor y tampoco tiene poderes, pero queremos que lo luzcas en el mismo lugar donde llevabas la esmeralda, atado a tu cuello. Cada vez que lo mires te recordará lo importante que es seguir siendo bueno y generoso el resto de tu vida.

El joven se puso el pañuelo, sonrió,  y abrazó uno a uno a sus maravillosos e inseparables amigos secretos.


 

Otras formas de disfrutar de este cuento

¡Hay muchos más cuentos esperándote!