fuckyou! ⭐Los dioses de Egipto
Mundo Primaria
Descubre la versión premium de Mundo Primaria.
¡Muchos más recursos y sin anuncions!

Los dioses de Egipto

A lo largo de este texto conoceremos como era la religión en la civilización egipcia durante la Edad Antigua. Iremos intentando entender en qué cosas creían, cómo era su mitología y qué tipos de rituales o ceremonias practicaban.


 

¿Cuánto sabes sobre este tema? Te proponemos que, antes de comenzar la lectura, realices el siguiente cuestionario para que tengas una idea aproximada de lo que sabes y de algunos temas de los cuales leerás unos minutos después.

CUESTIONARIO

Ponte a prueba

Los dioses de Egipto

Haz click en el botón 'Comenzar' para ponerte a prueba.

 

¿Cómo era la religión en Egipto?

 

La civilización egipcia surgió y se desarrolló en el norte de África, a lo largo del río Nilo.

Los dioses egipcios

Fue una de las más importantes de la Edad Antigua, que es el período de tiempo que da comienzo a la historia de la humanidad tal y como podemos observar en la línea de tiempo:

Dioses egipcios para niños

Esta civilización comenzó cuando los seres humanos aún estaban en la prehistoria descubriendo cómo eran las cosas en la Tierra y buscando explicaciones a cosas como el origen de la vida, el día y la noche, las estrellas, la forma en la que todo en el planeta pasaba por un ciclo, etc. Para ello, buscaron todo tipo de razones y empezaron a desarrollar unas creencias religiosas compartidas por todos y todas que se iban pasando de generación en generación, alimentándose a base de leyendas hasta formar una gran mitología.

Otorgaban la autoría de cada fenómeno a un ser superior, un dios o una diosa a la que se acercaban en busca de su protección o su ayuda. Esto dio origen a la característica principal de la religión: el politeísmo. Este fenómeno consiste en creer (tener fe) en la existencia de más de un ser divino, en contraste con el monoteísmo que otorga toda su fe a un solo ser supremo. El politeísmo no era propio solo de Egipto, otras muchas civilizaciones lo practicaban.

De esta forma, y como veremos en otros apartados, tenían una amplia variedad de diosas y dioses de los que contaban todo tipo de historias.

Otras características fundamentales de su religión son las siguientes:

  • Empleaban la magia y los rituales en gran cantidad de eventos y circunstancias de sus vidas.
  • Rezaban oraciones y hacían sacrificios y ofrendas a los dioses y las diosas.
  • Creían en la vida después de la muerte, es decir, en la resurrección.
  • Veían al faraón (así llamaban al rey de Egipto) como un dios que, junto con los sacerdotes, servían de intermediarios entre las personas y los seres superiores.
  • Los dioses, las diosas, los faraones y los sacerdotes tenían algo que ellos llamaban Heka algo así como la fuerza vital, el poder mágico que les llegaba heredado. De hecho, los sacerdotes sabían manejarla para sanar a las personas.
 

¿Quiénes eran las diosas y los dioses egipcios?

Los dioses y las diosas eran seres sobrenaturales a los que se les daban unos atributos, se les relacionaba con los fenómenos de la naturaleza y se generaban alrededor de ellos todo tipo de leyendas y de rituales.

A la hora de representarlos, podían tener aspecto de seres humanos, de animales o una combinación de ambos. Además, los egipcios les otorgaban un símbolo para representarlos en amuletos como, por ejemplo, el ojo del dios Ra.

Dioses egipcios

Seguro que lo has visto en multitud de textos, en museos o en dibujos relacionados con esta cultura.

 

Llegando a este punto, cuando la presentación de algunos dioses y algunas diosas está cerca, conviene pararse un poco a recopilar y manejar lo que hemos leído hasta ahora. Para ello, te ofrecemos los recursos que aparecen a continuación:



 

¿Cuáles eran los principales dioses y diosas de Egipto?

Entre la diversidad de divinidades egipcias, en la siguiente tabla aparecen mencionadas algunas de las más conocidas:

Dioses y diosas egipcias más importantes

RA AMON PATH MAAT SHU
TEFNUT NUT GEB ISIS OSIRIS
HORUS SETH NEFTIS ANUBIS HATHOR
BASTET THOT SOBEK

A continuación, veremos qué hacen, qué representan, cómo son y parte de la historia de estos dioses y estas diosas que tanto poder tenían en la vida de los egipcios y las egipcias:

 

RA- Dios del Sol y el creador de la vida.

Se le representaba como un halcón. En un momento dado de la historia antigua de Egipto, este dios pasó a ser el mayor protector de los faraones. Con el tiempo, se unió a Amón para dar lugar a una nueva divinidad Amón-Ra.


AMÓN- Dios de la creación cuyo nombre significa «el oculto».

Se le representaba con unos cuernos de carnero en la cabeza. Este dios solía llevar la cruz egipcia que simbolizaba la llave de la vida. Como se ha explicado anteriormente, este dio se unió a Ra para dar lugar a Amón-Ra.

 

PATH- Dios “que daba vida”.

Se le consideraba el “maestro constructor”, un dios creador. Era el patrón de los arquitectos y los artesanos. De hecho, se le atribuye la invención de la albañilería. En las obras se le representaba como una momia con el cuerpo de color verde, un casco en la cabeza, un collar en el cuello y un cetro en las manos.

 

MAAT- Diosa de la justicia, la verdad y la armonía.

Era la hija de Ra y se le hacían ofrendas diarias para que siguiese nutriendo a los dioses. Se la reconocía porque llevaba una pluma de avestruz en la cabeza con la que pesaba el alma y decidía si esta iba a la vida eterna o no. Esta diosa estaba muy ligada al faraón en lo religioso y moral debido a que este era la encarnación de la justicia humana y divina.

 

TEFNUT- Diosa de la humedad.

Esta diosa junto con su hermano y pareja, Shu, fueron los primeros descendientes del dios Ra. Se la representaba como una leona o como una mujer con cabeza de leona y un disco solar. Esta diosa simbolizaba el rocío que da la vida y todos los procesos del cuerpo que generaban humedad. Además, se le consideraba como una diosa guerrera y como la responsable de darle aliento a los difuntos.

 

SHU- Dios del aire.

Shu era el hijo de Ra y el hermano y pareja de Tefnut. Con ella tuvo dos hijos, Geb y Nut, a los que tenía que mantener separados porque así lo quería Ra. Su nombre significa «vacío» y se le tenía como un dios tranquilo y bueno.

 

NUT- Diosa del cielo y de los astros.

A esta diosa se le consideraba «La Grande que alumbró a los dioses». A menudo se representaba con una olla de agua en la cabeza y con un vestido azul con estrellas (como si fuese el cielo) o bien con el cuerpo arqueado como una bóveda celeste y vestida de estrellas. Era la esposa de Geb (su hermano gemelo) y madre de tres dioses y dos diosas: Isis, Osiris, Seth, Neftis y Horus el viejo.

 

GEB- Dios de la tierra.

Era el hermano gemelo y el esposo de Nut. Al unirse los dos, juntaron el cielo y la tierra. Además, como ya se mencionó al hablar de Nut, tuvieron 5 deidades como descendencia. Para los egipcios este dios era capaz de provocar ciertos fenómenos naturales como los sismos, las tormentas y los terremotos. Por otra parte, se le atribuía la existencia del agua y las plantas.

 

ISIS- Diosa de la maternidad, de la fertilidad.

Era considerada la madre de los dioses. Esta diosa era la hermana y esposa del dios Osiris, al que consiguió resucitar, y la madre de Horus.

 

OSIRIS- Dios de la resurrección y de la fertilidad de la tierra (reinaba en el Egipto húmedo).

Este dios era el esposo y hermano de Isis, además del padre de Horus. No solo se le relacionaba con la vuelta a la vida tras la muerte algo que hizo debido a que su hermano Seth le mató y su esposa le buscó y ayudó a resucitar, sino también con la agricultura ya que reinaba en la parte de Egipto donde el agua no era un problema y los campos eran fértiles.

 

HORUS- Dios de los cielos y de los vivos.

Se le representaba con la cabeza de un halcón y el cuerpo de un hombre. Formaba, junto con sus padres (Osiris e Isis), una de las triadas de dioses más importantes de Egipto. Este dios vengo a su padre matando a su tío Seth y se convirtió en el dios de los vivos al ser el creador de la civilización egipcia, además de ser el dios de la guerra.


SETH- Dios del desierto (reinaba en el Egipto seco) y de la guerra o el caos.

Se le representaba con la cabeza de un galgo y el cuerpo de un hombre. Este dios era el hermano de Osiris (al que mató por envidia) y de Isis, además del tío de Horus, que vengó a su padre, y el esposo de su otra hermana Neftis.

 

NEFTIS- Diosa de la oscuridad, de la muerte y de lo invisible.

La traducción de su nombre ha traído muchas confusiones, pero se puede decir que es «Señora del Recinto del Templo», lo que puede asociarla con un papel de sacerdotisa. Era la hermana de Isis (algunos dicen que eran gemelas) y esposa de su hermano Seth, además de la madre de Anubis. Se la distingue de los demás porque lleva los símbolos de su nombre sobre la cabeza.

 

ANUBIS- Dios de la muerte y el guardián de las tumbas.

Este dios era representado con la cabeza de un chacal y el cuerpo de un hombre, era el sobrino de Osiris y de Isis. Se dice que dirigía las momificaciones de los faraones. Se le conocía como «El señor de la necrópolis» y guiaba al cuerpo de los difuntos al más allá.

 

HATHOR- Diosa del amor, de la alegría y de la belleza.

Era la esposa de Horus y la hija de Ra. Representaba todas las cosas buenas de la vida (el amor, la fiesta, la música, la danza…), motivo por el cual era muy venerada entre los humanos. Además, se la consideraba la madre de los faraones.

 

BASTET- Diosa protectora del hogar y de los templos.

Se le representaba con la cabeza de gata y el cuerpo de una mujer. De hecho, era la diosa de los gatos y la característica que más la definía era la de protectora: de los nacimientos, de las mujeres embarazadas y de todo lo relacionado con las casas.

 

THOT- Dios de la sabiduría.

Era representado con la cabeza de un pájaro, un ibis, y el cuerpo de un hombre. Se decía que dominaba los sueños y el tiempo. Se creía que la escritura era un regalo suyo y los escribas (personas encargadas de escribir y contabilizar textos y documentos) le consideraban su protector.

 

SOBEK- Dios de las aguas y los humedales.

Se le representaba con la cabeza de cocodrilo y le cuerpo de hombre. Al ser el dios que surgió del sudor del Nilo, se le relaciona con la fertilidad y la vegetación. Además, se le asociaba el punto cardinal Norte y se le consideraba igualmente el protector de las crías, de la descendencia.


 

¿Qué opinas de los dioses y las diosas de Egipto? Te proponemos los siguientes recursos para que continúes conociéndolos/as y diferenciándoles.




 

¿En qué consiste la mitología egipcia?

La mitología egipcia está compuesta por una amplia variedad de historias y leyendas en las que los dioses y las diosas solían ser el centro de atención. Con estos relatos, los egipcios trataban de dar respuesta a los fenómenos que ocurrían en el universo y, concretamente, en nuestro planeta.

Para que te puedas hacer una idea de cómo eran estos relatos, te dejamos unas cuantas historias resumidas sobre las deidades egipcias que nos han intrigado en el apartado anterior. Además, verás que hemos incluido unas actividades para que sigas dándole vueltas a la lectura y practiques un poca la comprensión lectora:

 

Ra y la creación del mundo

Los dioses egipcios para niños

Al inicio de los tiempos, solo existía el Num, una especie de gran caos con forma de océano gigantesco de aguas oscuras e inquietas. De repente, apareció Atum, una energía tan poderosa que lo despertó y tomó consciencia de sí mismo y de su situación. Se nombró a sí mismo Ra, el primer dios egipcio. Aunque no pasó mucho tiempo solo, ya que de su aliento nació el dios Shu y de su saliva la diosa Tefnut. Para reposar, creó Egipto y el rio Nilo para que bañase sus tierras. De esta forma, y poco a poco, fue creando los distintos seres vivos. Mientras tanto, Shu y Tefnut tuvieron hijos, Geb (el dios de la Tierra) y Nut (diosa del cielo), quienes también tuvieron descendencia, con lo que aumentaron la cantidad de dioses.

Una vez que Ra dio por concluida su participación en la creación del mundo mandó su único ojo a buscar a sus descendientes. Cuando este volvió, descubrió que a Ra ya le había salido un ojo nuevo y de tristeza se puso a llorar. Estas lágrimas fueron los primeros seres humanos que existieron. Fue tanto su desconsuelo que Ra se lo colocó en la frente y empezó a brillar. De esta forma, surgió el Sol.

 



 

Nut y Geb, la separación del cielo y la tierra

Dioses egipcios para primaria

Nut, la diosa del cielo, y Geb, el dios de la Tierra, eran hermanos y querían estar juntos, pero Ra no lo permitía y mandó al padre de ambos, Shu (dios del aire), para que se interpusiese. Tanto es así que no les dejaba ni acercarse ni tener descendencia durante ningún mes del año. De esta manera, el cielo (Nut) se encontraba en lo alto; por debajo de él, la tierra (Geb) y, en medio de ambos el aire (Shu).

Esta situación no agradaba a la pareja y tampoco al dios Thot, que decidió ayudarles. A este dios, que era muy sabio, se le ocurrió un plan: le pidió a la Luna jugar a un juego con él y quien ganase se quedaría la luz de la propia Luna. Esta aceptó y jugaron. Como era de esperar, Thot ganó y se quedó con tanta luz que la Luna tuvo que añadir 5 días al año, unos días “extraoficiales” que no pertenecían a ningún mes del calendario. Así que, durante esos cinco días, Nut y Geb tuvieron cinco hijos, uno por cada día extra: Osiris, Isis, Horus, Neftis y Seth.

 


 

Los viajes de Ra por el Duat

Los dioses egipcios para primaria

Duat era el nombre que recibía el lugar de los muertos, el más allá. Esta era una zona oscura gobernada por el dios Osiris en el que habitaban ciertas criaturas malvadas.

El dios Ra tenía la misión diaria de atravesar todas las noches el Duat porque al lograrlo conseguía renacer como un nuevo Sol y traía la llegada de un nuevo día. Para llevar a cabo esta misión plagada de criaturas horrendas en todas partes del camino y, sobre todo, enfrentarse a Apofis (una serpiente que era la maldad personificada), iba siempre acompañado por otras deidades. Entre ellas, estaba Seth (hijo de Nut y Geb). Así, noche tras noche, Apofis era vencida y Ra volvía a brillar como el Sol que era. Sin embargo, en uno de sus enfrentamientos, el reptil logró herir a Ra.

El dios del Sol no conseguía recuperarse, tuvo que llegar la diosa Isis y, con su ayuda, logró mejorar. De todas formas, esta ayuda no fue gratuita, Isis se la dio a cambio de conocer el verdadero nombre de Ra, un gran secreto que nadie conocía y que ella necesitaba para recuperar a su marido Osiris.

 



 

Osiris y Seth, dos hermanos y la envidia

Los dioses egipcios para niños de primaria

Las deidades Nut y Geb tuvieron cinco hijos Osiris, Isis, Neftis, Seth y Horus el viejo.

Entre estos hermanos hubo dos matrimonios: Osiris e Isis, por un lado, y Neftis y Seth, por el otro. Para completar la vida de sus hijos, Geb quiso que Osiris reinara en la parte de Egipto fértil mientras que Seth reinara en la parte seca. A Seth no le gustó está decisión y mucho menos que su hermano fuese tan querido por todos los habitantes de Egipto.

A pesar del reparto, a Seth le pudieron los celos y organizó un plan para engañar y matar a su hermano. Tras hacerlo, tiró el cuerpo al rio Nilo dentro de un cofre preparado exclusivamente para él.

Isis no se conformó con la muerte de su esposo y, con la ayuda de Neftis, lo encontró con la idea de resucitarlo. El plan iba estupendamente hasta que Seth lo descubrió y su enfado llegó a unos niveles muy superiores de envidia que le llevaron a partir el cuerpo de su hermano en 14 partes y dejarlas en diferentes zonas de Egipto para que no fuesen halladas.

Seth no contaba con que Isis estaba más que decidida a recuperar a su marido y no perdió ni un segundo en pensar antes de ponerse a buscar todos y cada uno de los pedazos. La pena es que hubo uno de ellos que no pudo encontrar, impidiendo así que la magia resucitase a Osiris.

Antes de que la pareja se despidiese para siempre, puesto que Osiris debía partir sin retorno al reino de los muertos, el Duat, Isis se quedó embarazada y tuvo a Horus. Cuando el hijo de Isis y Osiris creció, vengó a su padre matando a Seth. De todas formas, y a pesar de los malos sentimientos de Seth, Ra decidió mediar por él debido a que siempre le había ayudado con sus enemigos (sobre todo, a derrotar a Apofis, una serpiente que día tras días quería matar a Ra), por lo que Seth se quedó con él en los cielos como si fuese su hijo.

 

¿Qué te han parecido los dioses y las diosas de Egipto? ¿Te esperabas que fuesen así? La verdad es que no dejan indiferente a nadie y mucho menos a las personas de la Antigüedad que creían en ellos y en ellas.