Mundo Primaria
  • Tienda
  • Cursos

Palabras griegas

Palabras Griegas

 

El griego es el idioma que se habla principalmente en Grecia. Desde la antigüedad esta ha sido una de las mayores fuentes de literatura y filosofía del mundo. Constituye su propia rama independiente dentro de la familia lingüística indoeuropea y no tiene otras lenguas emparentadas que supervivan en la actualidad. Por eso es interesante conocer palabras griegas, expresiones y un poco de su interesante historia.

 

 

Características de las palabras griegas

 

El griego es parte de las lenguas indoeuropeas de las que provienen los grupos Indoiranio, Itálico, Celta, Germánico eslavo y el Griego. Este constituye un grupo sin idiomas derivados ni relacionados en la actualidad.

Se caracteriza por tener:

  • Un alfabeto de 24 letras en total.
  • Incluye 17 consonantes.
  • Tiene 7 vocales.
  • Hace uso de 3 consonantes dobles.
  • Emplea diversos tipos de acentos.
  • También hace uso de signos llamados espíritus.
  • Dispone de una clasificación de diptongos.

Estas son algunas de sus particularidades las mediante las cuáles se forma las palabras griegas. Ahora resta conocer términos y expresiones que caracterizan a este idioma.

Expresiones y palabras griegas

Es momento de aprender palabras y expresiones en griego, un lenguaje antiguo y muy interesante. A continuación podrás conocer las siguientes:

  • Aftó ine nóstimo: es delicioso.
  • Antío!: ¡adiós!
  • Apó pou eísai?: ¿de qué país eres?
  • Apó pou íse?: ¿de dónde eres?
  • Áse me na se ankaliáso: déjame abrazarte.
  • Ávrio eínai ta genethliá mou: mañana es mi cumpleaños.
  • Ávrio eínai Tetárti: mañana es miércoles.
  • Ávrio thélo na synantíso ton bampá mou: mañana quiero encontrarme con mi papá.
  • Boreís na mou exigíseis ti simaínei aftí i léxi: ¿me puedes explicar esta palabra por favor?
  • Boréis se parakaló na epanaláveis tin prótasi?: ¿puedes repetir esta frase por favor?
  • Boréis se parakaló na milas lígo pio argá?: ¿puedes hablar un poco más despacio, por favor?
  • Boréis se parakaló na syllavíseis tin léxi?: ¿puedes deletrear esa palabra, por favor?
  • Boréis se parakaló na to grápseis?: ¿puedes escribírmelo, por favor?
  • Boréis se parakaló na to xanapeís?: ¿puedes decirlo otra vez, por favor?
  • Boro na pao: puedo ir.
  • Chárika gia tin gnorimía: estoy contento/a de conocerte.
  • Chrónia kai zamánia!: ¡cuánto tiempo sin vernos!
  • Chrónia pollá!: ¡Feliz cumpleaños!
  • Déka: diez.
  • Den aisthánomoi kalá: no me siento bien.
  • Den boró na páo: no puedo ir.
  • Den katalavaino aftí tin ékfrasi: no entiendo esta expresión.
  • Den katalavaíno: no lo entiendo (en cuestión de significado).
  • Den katala-veno: no entiendo.
  • Den mou arései aftó: no me gusta.
  • Den to ákousa: no lo entendí (u oír).
  • Den’s agapó: yo no te quiero.
  • Doulévo sto nosokomeío: trabajo en un hospital.
  • Écho pollés stenachóries: tengo muchas preocupaciones.
  • Efcharistó!: ¡Gracias!
  • Eímai 25 (eíkos pénte) chronón: tengo 25 años.
  • Eímai foititís (m)/ foitítria (f): yo son estudiante.
  • Eímai Gállos (m)/Gallída (f): soy francés/francesa.
  • Eímai Germanós (m)/Germanaída (f): soy alemán/alemana.
  • Eímai Ispanós (m)/Ispanída: soy español/española.
  • Eímai kalá: estoy muy bien.
  • Eímai Mexikanós (m)/Mexikána (f): soy mexicano/mexicana.
  • Eímai polý anísychos (m)/anísychi (f): estoy muy preocupado/preocupada.
  • Eímai polý charoúmenos (m)/charoumeni (f): estoy muy contento.
  • Eímai polý kourasménos (m)/kourasméni (f): tengo mucho sueño.
  • Eímai polý stenachoreménos (m)/stenachoreméni (f): estoy triste.
  • Eínai tésseris to apógevna: ahora son las cuatro de la tarde.
  • Eísai katapliktikós/katapliktikí: ¡eres maravilloso/maravillosa!
  • Eísai polý astéis/astéia: eres muy divertido/divertida.
  • Eísai polý ómorfi: eres muy guapa.
  • Eísai polý órmorfos: eres muy guapo.
  • Ena: uno.
  • Enéa: nueve.
  • Entaxi: de acuerdo.
  • Eptá: siete.
  • Éxi: seis.
  • Fétos den thélo na giortáso ta genéthleia mou: este año no quiero celebrar mi cumpleaños.
  • Fotiá!: ¡fuego!
  • Fysiká: por supuesto.
  • Géía sas!: ¡hola a todos!
  • Geía sou!: ¡hola!
  • Giati?: ¿por qué?
  • Harumena yenethia!: ¡Feliz Cumpleaños!
  • Ime haromenos: estoy feliz.
  • Ime inas tourístas: soy una turista.
  • Ime iypiménos: estoy triste.
  • Ime kalá: Estoy bien.
  • Ime kurasménos: estoy cansado.
  • Ime mathitís: soy un estudiante.
  • Íme po…: soy de…
  • Ime spíti: estoy en casa.
  • Ine akrivó: es caro.
  • Ine anichto: está abierto.
  • Ine dikó mou: es mío.
  • Ine dó: está aquí.
  • Iné dyskolo: es difícil.
  • Ine éfkolo: es fácil.
  • Ine irgá: es tarde.
  • Ine klisto: está cerrado.
  • Ine megálo: es grande.
  • Ine mikro: es pequeño.
  • Ine norís: es temprano.
  • Ine omorfo: es hermoso.
  • Ine sýndoma: será pronto.
  • Ine to agapi-méno mou: es mi favorite.
  • Ine ya eména: es para mí.
  • Ine ya sas: es para ti.
  • Ine-fthino: es barato.
  • Inei ki: está ahí.
  • Isos: Tal vez.
  • Kálese tin astynomía: llama a la policía.
  • Kalí sas méra: ¡que pase un buen día!
  • Kalí tihi: buena suerte!
  • Kalimera: buenos días.
  • Kaló apóyevma: buenas tardes.
  • Kaló Savvatokýriako: ¡te deseo un buen fin de semana!
  • Kaló taxídi!: ¡buen viaje!
  • Kaló taxídi: te deseo un buen viaje.
  • Kalynichta: buenas noches.
  • Kani poly kryo: hace mucho frío.
  • Kani poly zésti: hace mucho calor.
  • Kátala-venis?: ¿entiende?
  • Katala-veno: entiendo.
  • Krýosa: me resfrié.
  • Lipame: lo siento.
  • Me agapas?: ¿tú me quieres?
  • Me synhoríte: discúlpeme.
  • Méno-ekí: vivo aquí.
  • Milás anglika?: ¿hablas inglés?
  • Min anisycheís!: ¡no te preocupes!
  • Mou arési aftó: me gusta.
  • Mou arésis: me gustas.
  • Mou leípeis polý: Te extraño/te hecho mucho de menos.
  • Mou lípis: te extraño.
  • Ne, ligo: si, un poco.
  • Neh: sí.
  • O-hee: no.
  • Októ: ocho.
  • Parakaló: de nada/por favor.
  • Pénde: cinco.
  • Perastika: mejórate pronto.
  • Poiá eínai i simasia tou (m)…/tis (f)…?: ¿qué significa?
  • Poiós (m)/Poiá (f) eísai?: ¿quién eres?
  • Pos se léne?: ¿cómo te llamas?
  • Pos se léne?: ¿cuál es su nombre?
  • Pos?: ¿cómo?
  • Póso chronó eísai?: ¿cuántos años tienes?
  • Póso kostízi?: ¿cuánto cuesta?
  • Poté?: ¿cuándo?
  • Poú ime?: ¿dónde estoy?
  • Poú ine i éxodos?: ¿dónde está la salida?
  • Poú ine i ísodos?: ¿dónde está la entrada?
  • Pou íne i toualéta?: ¿dónde están los baños?
  • Pou ise?: ¿dónde estás?
  • Poú ménis?: ¿dónde vives?
  • Poú?: ¿Dónde?
  • Prépei na fýgo: necesito irme.
  • S’agapó polý: te quiere mucho.
  • Sas arései aftó?: ¿te gusta?
  • Se agapó: te amo.
  • Símera den écho chróno na…: hoy no tengo tiempo para…
  • Símera eímai polý apascholimenos/apascholimeni: hoy estoy muy ocupado/ocupada.
  • Símera eínai 9 (enniá) Septemvríou: Hoy es el nueve de septiembre:
  • Simera eínai Tríti: hoy es martes.
  • Stamata!: ¡para!
  • Ta léme argótera!: ¡hasta luego!
  • Ta léme ávrio: ¡hasta mañana!
  • Ta leme sýdoma!: ¡hasta pronto!
  • Ta léme?: ¿nos vemos?
  • Tésera: cuatro.
  • Thee-o: dos.
  • Thélo mía býra: quiero una cerveza.
  • Thélo neró: quiero agua.
  • Ti ékanes chthes?: ¿qué has hecho/hiciste ayer?
  • Ti ékanes símera?: ¿qué has hecho hoy?
  • Ti hiriá-zese: ¿qué necesita?
  • Ti káneis?: ¿cómo estás?
  • Ti kanete?: ¿cómo estás?
  • Ti méra eínai simera?: ¿qué día es hoy?
  • Ti nea?: ¿qué hay de nuevo?
  • Ti óra eínai?: ¿qué hora es?
  • Ti orá iné?: ¿qué hora es?
  • Ti thas káneis ávrio?: ¿qué haces mañana?
  • Ti théleis na káneis ávrio?: ¿qué quieres hacer mañana?
  • To ónomá mou eínai…: mi nombre es…
  • Tría: tres.
  • Voíthia: ¡ayuda!
  • Vréhi: está lloviendo.
  • Ya sas: hola.

 

 

Historia de las palabras griegas

Los escritos iniciales en griego no estaban en papiro o en pergamino como podría esperarse. Las primeras palabras griegas estaban en tejas de greda. El primer sistema de escritura encontrado era el Lineal B similar al Lineal A.

Este último era una forma de escritura de creta que aún no se ha descifrado. No es lo que sucedió con el Lineal B o micénico que si fue interpretado. Los que lo lograron fueron los investigadores Michael Ventris, un arquitecto y John Chadwick quien era profesor en lingüística griega, después de la segunda guerra mundial. Este tipo de escritura en arcilla se extinguió entre el 1450 al 1150 a.C.

 

Un nuevo sistema

Este tipo de escritura cayó en desuso y hasta la aparición de la escritura alfabética que era una adaptación al sistema de escritura fenicia a fines del siglo IX a.C, no hay testimonios escritos sobre las palabras griegas.

El escritor griego más antiguo que se conoce, Homero, el autor de La Ilíada y de La Odisea, plasmó sus obras con este sistema en el s. VIII a.C.

 

Orígenes de los griegos

Los griegos no son la población autóctona de Grecia. Investigaciones realizadas consideran que no son los descendientes directos de los habitantes del neolítico. Por el contrario habrían penetrado en algún momento desplazando a los naturales de la región, aproximadamente en el 1900 a.C.

Entonces hasta el s. III a.C. no hubo una lengua unificada, por razones geográficas o históricas. Si había una serie de dialectos con elementos comunes, que provenían de la conservación de un patrimonio originario o compartido. Se distinguían cuatro dialectos conocidos como eólico, jónico, ático y dórico.

 

El dialecto ático

El habla que ha prevalecido para dar lugar a las palabras griegas es el dialecto ático. Era el que se hablaba en Atenas y en sus alrededores. Como lenguaje llegó a superar al resto de los dialectos en los siglos V (el siglo de Pericles), y en el IV a.C., por la superioridad política, social y cultural de esta ciudad.

En ático escribieron autores como Esquilo, Sófocles, Eurípides, Aristófanes, y los historiadores Tucídides, Jenofonte, además del filósofo Platón, y los oradores Lisias, Demóstenes y Esquines.

 

El dialecto de Homero

Un caso especial dentro de la Literatura Griega, es el dialecto de homérico. Este autor compuso sus obras en una lengua artificial, nunca antes hablada. Estaba constituida a partir del jónico, con elementos eólicos y con formas arcaicas tradicionales.

Así se convirtió en la lengua de la poesía épica hasta la época imperial. No obstante el ático fue el que durante el V a.C. desplazó a todos los demás por la calidad de su literatura.

 

La koiné o lengua común

Surgió de la fusión del ático con las lenguas de los pueblos conquistados. Así nació la koiné o griego común del imperio griego. Fue el habla oficial en tiempos de Alejandro Magno al final del S. IV a.C. Se mantuvo como lengua franca y cultural desde las fronteras de la India hasta Egipto.

También se extendió hasta el sur de Italia cuando el imperio de Alejandro se fragmentó en diversos reinos. La capital de la cultura ahora eran ciudades como Pérgamo, Alejandría o Éfeso y no Atenas.

El koiné fue empleado por el filósofo Aristóteles, el historiador Publio y el moralista Plutarco. Fue la base del griego bíblico, ya que a esta lengua se tradujo la Septuaginta (LXX). Y en ella se escribió el Nuevo Testamento.

En la era romana fue la lengua de la cultura. Marco Aurelio que no tenía relación con Grecia escribió apuntes íntimos y Soliloquios en palabras griegas de esta lengua. Después fue el idioma del Imperio Bizantino de los siglos V a XV.

 

El griego bizantino

Desde el traslado de la capital del Imperio Romano a Constantinopla en el 330 hasta la conquista por los turcos en el 1453 la ciudad conocida como Bizancio, Constantinopla o Estambul, fue el centro político y cultural helénico. Su lengua era el griego medieval o bizantino.

Este imperio duró diez siglos hasta la caída de la vieja Roma que fue arrasada en el 410 d.C. También perduró tras la destrucción del Imperio Romano de Occidente una vez destituido su último monarca por los bárbaros en el 476 d.C.

 

Renacimiento de las palabras griegas

Incluso estando bajo el Imperio Turco, los griegos siguieron hablando su idioma. Pero sólo en el siglo XIX el griego volvió a ser la lengua de una nación libre.

En Occidente sólo se la toma en cuenta cuando con la corriente Humanista entre el siglo XIV y XIX se recuperaron los textos clásicos.

Esto originó que los manuscritos de los bizantinos se comentaran y estudiaran ampliamente, en Italia y después en otros países. El gestor de la impresión de textos en griego era Erasmo de Rotterdam.

 

El griego moderno

Actualmente los griegos hablan el griego moderno y en neo-helénico, del que se distinguen dos tipos:

  • El purificado: que es un griego culto, arcaico y conservador, próximo al griego clásico.
  • El popular: que es con el que se comunica el pueblo, que resulta de la evolución lingüística desde el siglo XV y que es el núcleo del griego moderno.

Esto resulta en que es posible seguir la historia de las palabras en griego desde los primeros testimonios del micénico hasta su forma más moderna. Tiene más de 3000 años de historia en la que se han difundido los fundamentos de la civilización occidental. Por eso conforma un fenómeno lingüístico singular.