Mundo Primaria
  • Tienda
  • Cursos

Palabras argentinas

Palabras Argentinas

En Argentina se habla lo que se conoce como el español rioplatense. Contiene términos propios y una entonación especial, casi siempre identificada con este país sudamericano. Las palabras argentinas son conocidas por ser una de las más específicas del idioma español. A continuación conocerás las influencias que tuvo y los vocablos más usuales al día de hoy.

 

Breve historia de las palabras argentinas

En una etapa inicial el español argentino resulta de la fusión de la lengua traída por los conquistadores, el castellano, con la de los pueblos originarios de la región. En el cono sudamericano existían las tribus mapuches, guaraníes, wichi, chotore, toba y pilagá entre otros.

Tras la Campaña de la Conquista del Desierto estas culturas fueron mayormente suprimidas pero persisten al día de hoy comunidades mapuches, guaraníes y toba, cuyo dialecto supervive hasta nuestros días.

La corriente inmigratoria que se produjo entre 1820 y 1930 de 6,5 millones de personas trajo a estas tierras personas de diversas naciones. Después de Estados Unidos, Argentina fue el segundo país del continente que recibió más inmigrantes.

Dicha inmigración consistía en un 50% de italianos, y en un 25% de españoles. El resto incluía individuos de diversas naciones, quienes contribuyeron también a la formación de las palabras argentinas.

Hacia 1910 el 50% de la población de la ciudad de Buenos Aires era extranjera. Se podía caminar por sus calles y era como estar en Babel, ya que se podía escuchar casi todas las lenguas y todos los dialectos del mundo.

Así se formó el habla que caracteriza a esta región, con sus palabras y frases características.

 

 

Frases y palabras argentinas

A continuación conocerás algunas palabras argentinas que generalmente entienden sólo los argentinos y tal vez otras comunidades cercanas al Río de la Plata. Se trata de las siguientes:

  • ¡Dale masa!: ¡Apúrate!
  • ¡Guarda!: ¡Ten cuidado!
  • ¡Qué garrón!: ¡qué mala suerte!
  • ¡Qué groso!: se dice de alguien o de algo increíble.
  • ¡Qué kilombo!: ¡Qué caos! , ¡qué lío!
  • ¡Qué lomazo!: cuando alguien tiene un cuerpo atractivo o bonito.
  • ¡Qué lorca hace!: se dice cuando hace calor.
  • ¡Qué rosca hace!: se dice cuando hace frío.
  • ¡Te parto la boca!: ¡Ven que te doy un beso! Es una expresión apasionada.
  • ¿Dónde estás parando?: pregunta en dónde se hospeda a un turista o recién llegado.
  • Afanar: robar.
  • Al toque: es algo inmediato o increíblemente rápido.
  • Alto: además del significado conocido indica algo muy bueno. Así sucede con alto asado o alto auto.
  • ATR- acrónimo de a todo ritmo: es cuando se tiene una alta energía o euforia al momento de hacer algo. También indica que algo es muy bueno.
  • Báncame: espérame.
  • Bancar: se refiere a apoyar o proveer ayuda.
  • Bardear: insultar.
  • Bardo: lío.
  • Berreta: que tiene mala calidad.
  • Bife: un golpe.
  • Birra: cerveza.
  • Biyuya: dinero.
  • Boludo: una persona muy tonta.
  • Bondi: autobús o colectivo.
  • Brazuca: brasileño.
  • Buenardo: buenísimo.
  • Cana: policía.
  • Capo: es alguien importante, admirable y reconocido.
  • Cara dura: es alguien descarado o desvergonzado.
  • Careta: es alguien falso o hipócrita.
  • Chabón: hombre.
  • Chala: solía referirse al dinero, pero hoy se escucha más en torno a la marihuana.
  • Chamuyar: coquetear con una persona con fines románticos.
  • Chamuyar: mentir sobre algo.
  • Chetos: son personas con dinero o privilegiadas.
  • Chochamu: es muchacho al revés.
  • Chongo: novio o pareja amorosa.
  • Chorear: es la acción de robar.
  • Chorro: ladrón.
  • Churro: se usaba para hablar de un hombre atractivo, pero hoy es un término en desuso.
  • Cola: culo, ojete, orto, burra.
  • Colgado: alguien distraído que no presta atención.
  • Copado: es algo bueno o aceptable.
  • Corta la bocha: algo simple y sin explicaciones.
  • Cualquiera: además de su significado usual que alguien haga cualquiera indica que está haciendo algo sin control o que no tiene mucho valor.
  • Dolape: pelado.
  • Dos gambas: doscientos pesos argentinos.
  • Echarse un garcodefecar.
  • Embolado: aburrido.
  • En pelotasdesnudo.
  • Enfierrado: armado.
  • Escabiarse: tomar alcohol.
  • Esta manija: estar ansioso.
  • Está piola: es algo que se ve bueno.
  • Estar caliente: se refiere a estar excitado sexualmente. También se usa para indicar que alguien está molesto.
  • Estar detonado: estar cansado.
  • Estar manija: indica un exagerado entusiasmo respecto a algo.
  • Esto es trucho: es un artículo falso o de baja calidad.
  • Esto me pega mal: no me agrada esto.
  • Estomas en el horno: estamos en problemas.
  • Fachero: lindo.
  • Fiaca: flojera o pereza.
  • Fierro: un arma.
  • Flashero: indica algo sorprendente o alucinante. Si alguien dice flasheó cualquiera es decir que alguien no ve las cosas como son en la realidad.
  • Gambas: piernas.
  • Garrón: es cuando algo sale mal o algo que es gratis.
  • Gauchada: favor.
  • Gil: es alguien tonto o no agraciado.
  • Gorra: se refiere a los policías.
  • Guacho: se refiere a un huérfano. Pero también se usa para decir que alguien es una mala persona.
  • Guita: dinero.
  • Ispa: es país al revés.
  • Jede: alguien que molesta.
  • Jeta: cara
  • Laburo: trabajo.
  • Las gomas: los senos femeninos.
  • Lomas del orto: que queda lejos.
  • Maestro: es otra expresión informal para referirse a alguien digno de admiración.
  • Mala leche: mala suerte.
  • Mándale fruta: es decir o hacer cualquier cosa o hacer algo de manera imprecisa.
  • Mándale mecha: hacer algo ya.
  • Mangos: dinero.
  • Me la voy a dar en la pera: indica la intención de beber mucho alcohol en un futuro inmediato.
  • Mina: una mujer.
  • Morfar: comer.
  • Mortal: es algo que está muy bien o que tiene características superiores.
  • No pegué un ojo: no puede dormir.
  • Nos clavamos un asado el domingo: nos juntamos a comer un asado el domingo.
  • Ñaupa: es algo antiguo. Ese tocadiscos es del año del ñaupa.
  • Ortiba: es una persona amargada o antipática.
  • Paragua: paraguayo.
  • Pedo: además de flatulencia, también es una manera informal de borrachera. Además es cuando algo salió bien de causalidad en expresiones como aprobé el examen de pedo.
  • Pelotudo: es otra forma soez de referirse a una persona de poca inteligencia.
  • Pibe: niño o muchacho.
  • Pilchas: se refiere a la ropa.
  • Piña: puñetazo a la cara.
  • Piola: es algo bueno o aprobable.
  • Pochoclos: son las palomitas de maíz.
  • Ponerse la 10: es cuando alguien se hizo cargo de una situación y la mejoró con su esfuerzo.
  • Posta: es la verdad sobre algún asunto.
  • Pucho: cigarro o cigarrillo.
  • Quía: es una forma general de referirse a una persona.
  • Quilombo: se refiere a algo liado o problemático. En definitiva, un caos.
  • Re: es una forma de superlativizar o engrandecer algo. Por ejemplo: re-bueno, re-grande, re-zarpado.
  • Rioba: es el revés de barrio.
  • Se picó: se arruinó.
  • Son re buena onda: esas son buenas personas.
  • Son una banda: son muchas personas.
  • Sopapo: un golpe.
  • Tarasca: dinero.
  • Te pego un fonazo: te llamaré por teléfono.
  • Telo: hotel alojamiento de pago por hora, usual para encuentros amorosos.
  • Tener culo: significa tener suerte.
  • Tomarse el palo: marcharse de un lugar.
  • Tortazo: un golpe.
  • Trucho: es algo de mala calidad.
  • Tuje: significa tener suerte.
  • Un gallo: es un salivazo.
  • Una bocha: mucha cantidad de algo.
  • Una gamba: significa un favor.
  • Una joda: una broma, mentira o fiesta.
  • Vigilante: policía.
  • Voy a ver al tordo: tengo una cita con el doctor.
  • Voy en bondi: tomaré el autobús.
  • Ya fue: ya no se puede hacer más nada.
  • Yeca: se refiere a la calle.
  • Yo me la banco: puedo asumir esta responsabilidad.
  • Yorugua: uruguayo.
  • Yuta: policía.
  • Zarpado: es alguien que se sobrepasó en sus acciones. También describe de manera informal algo que está genial.

 

 

Características de las palabras argentinas

Existen características específicas que identifican al español argentino con respecto a los otros idiomas que se hablan en Latinoamérica. Mayormente mantiene los elementos del español universal. Sin embargo tiene particularidades propias como las siguientes.

 

El Voseo

El voseo consiste en el uso del pronombre vos en lugar del pronombre tú. Tiene un origen muy antiguo y se puede situar desde el S. IV y se utilizó para referirse en alguno de los dos emperadores romanos que gobernaba en ese momento, en una época en que el imperio estuvo dividido.

Siendo el español un idioma romance heredó este pronombre y se siguió utilizando en España hasta el s. XVI como una forma de tratamiento entre gente noble. Pero después su uso comenzó a decaer y fue reemplazado por usted.

Lo mismo sucedió en los virreinatos de México y Perú. Así se estableció el uso del para un trato personal y familiar, y el de usted para una relación más lejana, de menos confianza, con personas desconocidas, de mayor rango o de mayor edad.

Este cambio no se dio en el resto de los territorios en manos de España en dónde el pronombre vos se siguió utilizando entre las personas de la élite y los españoles como una forma de diferenciarse del resto de las clases sociales.

Actualmente el voseo no sólo se usa en Argentina. También se emplea en gran parte del Uruguay, Paraguay, Nicaragua, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras y parcialmente en Chile, Colombia, Venezuela y Ecuador. Dos tercios de Hispanoamérica emplea comúnmente el vos en lugar del tú.

 

El acento argentino

Entonces, ¿de dónde sale el acento argentino? Es común para otros hispanohablantes reconocer el acento argentino. Se define como cantado, con estiramiento de vocales, consonantes y con altibajos en la pronunciación que lo hacen único.

Esta forma de pronunciación no es sólo argentina. También se la puede escuchar en Uruguay. Es parte de lo que se conoce como el español rioplatense y aunque caracteriza a los argentinos no es el único dialecto.

En este país hay acentos regionales como el cordobés, el correntino (que está influenciado por el guaraní) el cuyano y el norteño. El acento rioplatense se extiende justamente en torno a las provincias alrededor del Río de la Plata que son Buenos Aires, Santa Fe pero también incluye Entre Ríos, La Pampa y toda la Patagonia.

Es un español con un marcado acento italiano. Lo que reitera la influencia que tuvo la inmigración de este país en Argentina. Actualmente más de la mitad de los argentinos posee ascendencia italiana.

Cuando los italianos llegaron y comenzaron a utilizar el español como lengua cotidiana, nunca dejaron de hablarlo con su acento. Con el tiempo, esa forma de pronunciación se convirtió en la norma.

A esto se suma el aporte de palabras al lunfardo, que era una forma de hablar usada vulgarmente y con términos no registrados en el diccionario castellano. Algunas son las siguientes:

  • Aspamento o aspaviento: de spaventare o mover los brazos. Hace referencia a una gestualización excesiva.
  • Attenti: atentos/atención. Se usa para indicar que hay que tener mucho cuidado o prestar suma atención a algo.
  • Bagallo o bagayo: del italiano bagascia, que se dice de una mujer con fea apariencia.
  • Bardo: proviene de balurdo y alude a una peleo o discusión.
  • Yira o Yiro: se originó en girare y se refiere a una mujer que ejerce el comercio carnal.

 

 

El origen del CHE

No hay un acuerdo claro sobre el origen el vocativo CHE que se destaca entre las palabras argentinas. Se estima que podría venir de los mapuches para los cuáles significa gente. Podría tener que ver con el guaraní en el que quiere decir yo. Aunque esto no se ha podido corroborar a ciencia cierta.

El CHE se emplea en una conversación informal para tener la atención de alguien o en diversas situaciones variando su entonación. Esto podría haberse originado en Valencia en dónde se usa en prácticamente en las mismas circunstancias.

Su uso es común en el sur de Brasil y en Lombardía, por lo que es una característica compartida con otras regiones del mundo y con distintos idiomas. Un caso similar es la expresión ¡Epa! que tiene la intención de manifestar sorpresa de la misma forma en el griego o en el español.

 

Yeísmo

Otro detalle importante a destacar es el uso del yeísmo, como suele suceder en diversas variantes del español. Es cuando se pronuncia la ll igual que la y. Los argentinos reconocen cuando una palabra lleva ll a nivel gramático y así la van a escribir.

Tal es el caso de llave, lluvia, llavero o llanto. Pero al momento de pronunciarlas lo que va a usar en lugar de ll es la y. Esto significa que van a pronunciar yave, yuvia, yavero o yanto.