Los ríos

Los ríos son corrientes naturales de agua dulce que están continuamente fluyendo. La mayoría de los ríos nacen en la parte alta de las montañas y se forman cuando se acumula agua de la lluvia, de los manantiales, del hielo, y de la nieve.

El terreno por el que pasa un río se llama cauce, y el recorrido que hace desde el principio hasta el final, se llama curso.

El curso de un río se divide en tres tramos:

El curso alto corresponde a la parte en que nace el río, llamada cabecera, y los primeros kilómetros. Como suele estar en la montaña se trata de una zona de mucha pendiente en la que las aguas bajan a gran velocidad y con mucha fuerza. Esto provoca que el río arranque materiales su paso (rocas, arenas…).

Cuando el río deja atrás la parte alta de la montaña, comienza el curso medio. Aquí la pendiente es más suave, por lo que el agua discurre a menor velocidad y con menos fuerza. En este tramo va transportando los materiales arrancados en el curso alto. Estos materiales reciben el nombre de sedimentos.

El curso bajo, la última parte del río, es la zona más llana. Las aguas continúan su camino más lentamente y con menos fuerza, razón por la cual muchos sedimentos se van depositando en el fondo. El río termina su recorrido en otro río o en el mar, y vierte allí sus aguas. Este punto final se llama desembocadura.

La cantidad de agua que lleva un río recibe el nombre de caudal. Si uno tiene mucha cantidad de agua, se dice que es un río muy caudaloso.

Además, los ríos pueden ser cortos o muy extensos. El más largo del mundo está en Sudamérica, se llama Amazonas, y atraviesa varios países gracias a sus 7.000 kilómetros de longitud. El Amazonas también ostenta el record de ser el río más caudaloso del mundo, es decir, el que más agua contiene.

Otros ríos larguísimos son el Nilo, que está en África, el Yangtsé, que está en Asia, o el Mississippi, situado en Norteamérica.

¡PON A PRUEBA TU COMPRENSIÓN LECTORA CON ESTE JUEGO!