Cadáveres exquisitos

Alrededor de 1925 surgió entre los escritores una nueva técnica de escritura colaborativa para componer poemas o textos breves. Estos escritores denominados surrealistas, surgidos en Francia, intentaban que sus creaciones estuvieran ligadas a los sueños y a los pensamientos inconscientes (ideas espontaneas y rápidas), siendo originales y creativas.

Esta forma de escritura parecida a un juego consiste en reunir a un grupo de personas dispuestas en una mesa para escribir un texto por turnos. A la primera persona se le entrega un folio en blanco, en el cual debe escribir una frase. Al terminar debe doblar la hoja de papel, dejando ver tan sólo las últimas palabras de la frase; antes de entregárselo a otra persona del grupo para que continúe escribiendo la historia.

Es importante que la escritura sea fluida, no permitiendo que las personas piensen demasiado. Al finalizar se lee la historia en voz alta, descubriendo el resultado final.

En el siglo XX a esta forma de escritura se le denominó cadavre exquis o cadáveres exquisitos en castellano. El nombre procede de la primera frase que resultó al jugar por primera vez: “El cadáver exquisito beberá el vino nuevo”. Posteriormente otros artistas, como pintores, intentaron crear sus obras teniendo en cuenta las normas de este “juego”.

¡PON A PRUEBA TU COMPRENSIÓN LECTORA CON ESTE JUEGO!