Juegos de gramática

Gramática en la asignatura de lengua

La cantidad de personas que hablan español en el mundo está acercándose a los 600 millones, por algo es la segunda lengua más hablada. Ante tales datos, casi sobran las explicaciones del porqué en Primaria se da la categoría de asignatura troncal a Lengua castellana y literatura; además de tener su espacio individual entre las competencias de la etapa.



Independientemente de lo dicho y de si el español es nuestra lengua materna o no, está claro que la comunicación entre los seres humanos es muy rica y variada gracias a las lenguas que, además, nos permiten ser utilizadas como comunicación oral y comunicación escrita.

Todo lo expuesto son unos pocos de los muchos argumentos que se podrían dar para justificar el vernos clase tras clase durante años, no sólo en Primaria, teniendo como objeto de estudio la lengua castellana. Los/as más entendidos/as, allá por la secundaria o el bachillerato, dicen que esto es la función metalingüística del lenguaje: una forma técnica de decir que nos recreamos en nuestro código de comunicación por excelencia.

Dentro de todo lo que hablamos sobre ella, se encuentran los tipos de palabras según su función sintáctica. Así que, a continuación, vamos a hablar de verbos, adjetivos, sustantivos, adverbios y demás palabrillas que nos ayudan a formar enunciados con sentido, a poder ser comprendidos y no marcianos.

Tipos de palabras según su función en la oración

A la hora de pensar por qué grupo empezar, posiblemente sería preferible por aquellas palabras que aprendemos las primeras: los sustantivos.

Sustantivos o nombres

Una buena cantidad de los seres humanos arrancamos a hablar con las palabras “papá” y “mamá”. Sus connotaciones afectivas bien lo valen. Aunque esta dimensión subjetiva del idioma es importante y fascinante, nos centraremos en qué tipos de palabras son: sustantivos.

Los sustantivos son palabras que designan cosas, personas, animales o lugares (los nombran). Las clases de sustantivos se estudian por parejas contrapuestas creando las siguientes categorías en las que puede ir encajando una palabra: sustantivo común o sustantivo propio (identifica a cualquiera o identifica a una sola cosa o ser vivo), sustantivo individual o sustantivo colectivo (identifica a un solo individuo o a un conjunto), sustantivo concreto o sustantivo abstracto (algo perceptible por los sentidos o no), sustantivo animado o sustantivo inanimado (seres con vida o sin vida propia).

Además, los sustantivos tienen género (masculino y femenino) y número (singular y plural). Aunque hay excepciones como los sustantivos epicenos que sirven para los dos (ejemplos: bebé y pantera) y los sustantivos que sirven igual para singular y plural (ejemplos: paraguas y cumpleaños).

Adjetivos

Tras los sustantivos, nos dedicamos a calificar las cosas nombradas y así llegan los adjetivos y, dentro de ellos, los adjetivos calificativos que los usamos tanto para alabar o definir como para insultar (estos no son muy agradecidos). A su vez los adjetivos pueden estar en diferentes grados: positivo (los que los/as niños/as llaman “normales”), comparativo (los que no nos gustan cuando salimos perdiendo: más… que, menos… que y tanto… como) y superlativos (estos distinguen a uno por encima de los demás, el más/la más y el menos/la menos, o se encuentran intensificados con muy o los sufijos -érrimo o -ísimo).

Pronombres y determinantes

Este tipo de palabras nos llevan a los pronombres cuya misión es sustituir a los sustantivos en las oraciones. Los más conocidos son los pronombres personales que, dependiendo de a cuántas personas se refieran y/o quién hablan serán de un tipo u otro. Por su importancia, en la tabla siguiente quedan todos recogidos:

Hay otros tipos de pronombres que en algunas ocasiones también son determinantes: cuando su función, en lugar de ser de sustitutos, se centran en acompañar o concretar al sustantivo. De esta forma se convierten en determinantes. En el siguiente esquema encontrarás los tipos de determinantes que tenemos y, si te fijas bien, verás que algunos llevan un asterisco: esos son los que pueden funcionar también como pronombres. No te despistes y te pierdas alguno…

Los verbos

De ninguna manera podríamos olvidarnos de los verbos (seguro que los estabas echando en falta). Son importantes en cualquier oración; pues, sin ellos no sabríamos que hacen los sujetos de los que hablamos. En nuestro idioma, este tipo de palabras son las más difíciles de estudiar porque cada verbo se conjuga y tiene una palabra derivada para cada persona (1º, 2º y 3º del singular o plural), tiempo (presente, pasado y futuro) y modo (indicativo, subjuntivo e imperativo). Además, tenemos verbos regulares e irregulares porque no todas sus formas siguen el mismo esquema, hay excepciones como por ejemplo el famoso “anduve”. Sin embargo, si es más sencillo pillar qué palabras son verbos, pues se categorizan en tres conjugaciones: los que terminan en -AR (1º conjugación), los que terminan en -ER (2º conjugación) y los que terminan en -IR (3º conjugación).

Por si aún no te habías mareado, te recordamos que también tenemos formas no personales: infinitivo, gerundio y participio. Estas nos encantan y resultan más fáciles de aprender; aunque, en ocasiones, nos cueste saber sus nombres.

Una posibilidad es no darle tanto protagonismo al sujeto de la oración como a la acción. En este punto la oración en lugar de estar en voz activa, decimos que está en voz pasiva.

Los adverbios

Estas palabras como tal se reservan para estudiarlas más en concreto cuando empezamos a ser verdaderos especialistas en Primaria, allá por los cursos superiores. El motivo es que son muchos, muy dispares y sus funciones en la oración también dan para mucho juego. De todas formas, los más conocidos son:  adverbios de modo, adverbios de lugar y adverbios de tiempo. A estos se les añaden los de afirmación, negación, duda,…

Otros tipos de palabras estudiadas en primaria

En este apartado vamos a mencionar palabras como las conjunciones, las interjecciones y los gentilicios.

Las conjunciones son enlaces entre partes de la oración o entre palabras, ¿cuántas veces al día usamos la conjunción Y u O? Haz la prueba y verás como estas palabras son muy utilizadas, aunque se estudien menos.

Por su parte, las interjecciones suelen llevar exclamaciones y, a veces, escribirlas nos trae complicaciones. ¿A qué te cuesta saber cómo escribir “¡ay!”? Sin embargo, es lo primero que nos sale cunado nos pillamos un dedo… bueno… esta y otras…

De ninguna manera podíamos dejarnos las preposiciones, que suelen pasar desapercibidas hasta que llega la unidad en la que el profesor o la profesora dice: “Hay que aprenderse de memoria esta lista”. Generación tras generación acabamos poniéndola carrerilla y todo o necesitando recitar la lista completa para asegurarnos de si una palabra que nos hemos encontrado lo es o no.

Por último, por repasar solo los tipos de palabras que vemos, fundamentalmente, en Primaria, tenemos los gentilicios. Estas palabras generan sensación de pertenencia y ganas de contarle a otras personas cosas del lugar donde hemos nacido, nos hemos criado o vivimos en la actualidad. Son estupendos para la interculturalidad y para hacernos un lío o echarnos unas risas al no ser capaces de determinar algunos. En España, las personas de Huelva, de Teruel y de Ciudad Real, por ejemplo, suelen sonreír porque saben que nos van a hacer pensar… ¿A qué te está pasando? No vale hacer trampas o ser de allí… A partir de ahora, estos ya no nos pillan: onubense, turolense y ciudadrealeño. Tendremos que seguir estudiando estas palabras para conocer el origen de más personas de todo el mundo. ¡Ya sabes que puedes hacerlo en Mundo Primaria!

Tipos de complementos según su función en la oración

Los distintos tipos de palabras tienen una función dentro de la oración, empezando por su ubicación en el sujeto (protagonista de la oración) o en el predicado (el resto de la oración cuya palabra principal es el verbo y puede ser de dos tipos: verbal o nominal).

Dentro del predicado a cada conjunto de palabras con la misma función le llamamos complemento. De esta manera, cuando ya empezamos a hacer análisis sintácticos más completos, vamos aprendiendo calificativos como complemento directo, complemento indirecto, atributo y complemento circunstancial. Estos son los más conocidos, aunque hay algunos más.

Para que lo entendamos mejor o lo recordemos, a continuación, hay una oración analizada sintácticamente. Es más sencillo cuanto más se practica. Haz la prueba y lo verás.

Clases de oraciones según la intención del hablante

Resulta fundamental si queremos entender el estudio de la lengua como un medio para comunicarnos y discurrir mejor, conocer la distinción de cada tipo de oración según la actitud o intención del hablante. No es lo mismo toparnos con oraciones interrogativas, que oraciones exclamativas u oraciones enunciativas. Dependiendo del tipo que sea nuestro interlocutor/a o nosotros/as mismos/as actuamos de forma diferente.

En el esquema que aparece a continuación, se pueden ver cuáles son las distintas clases de las que hablamos. 

Podríamos seguir comentando muchas cosas más, por ejemplo: seguir con el párrafo hasta llegar al análisis del texto completo, como hacen los/as alumnos/as de Primaria. Sin embargo, nos vamos a detener aquí para dar paso al descubrimiento de las distintas opciones para la Gramática que ofrece Mundo Primaria. Puede que haya más de una sorpresa y más de un/a sorprendido/a de todo lo que es capaz de hacer y cómo va superando nivel a nivel todos los retos que proponen nuestros juegos.