Mundo Primaria
Descubre la versión premium de Mundo Primaria.
¡Muchos más recursos y sin anuncios!

Arctodus: el oso gigante de cara corta

Arctodus simus es conocido como un oso gigante de cara corta que vivió en América del Norte durante el Pleistoceno. Se le suele describir como el carnívoro terrestre más grande de esa era. Pero se cree que también pudo haber sido omnívoro.

Se calcula que se extinguió a finales del Pleistoceno. Actualmente se le ha subdivido en dos subespecies conocidas como Arctodus simus yukonensis y Arctodus simus simus. El más grande, el yukonensis, estaba restringida a la porción noroeste en su área de distribución. Esto es en Beringia al oeste de Canadá y al noroeste de Estados Unidos.

Algunos expertos han sugerido que la variación en el tamaño de su cuerpo puede deberse al dimorfismo sexual extremo en la especie. La prueba de esto es que los machos podrían haber pesado casi el doble que las hembras.


Características del Arctodus

 

Entonces, el Arctodus pertenecía al grupo de los carnívoros con la posibilidad de que también hubiesen sido omnívoros. Forman parte de la familia Ursidae que incluye a todos los osos conocidos.

Medían 1,5 metros de alto hasta el hombro y podían alcanzar los 3,35 metros cuando se posaba sobre sus patas traseras. Su peso rondaba los 800 kilos, siendo las hembras de un volumen de 400 kg aproximadamente.

 

Descripción general

Este oso gigante de cara corta era enorme. Su tamaño era más grande que el de los osos pardos o polares que conocemos en la actualidad. Poseía patas muy largas y un cuerpo relativamente corto. Sus pies se distinguían porque sus dedos miraban hacia delante, en lugar de hacia adentro como los osos en general.

Arctodus

Tenía un rostro corto y un hocico ancho, con dientes muy robustos. Algunos estudios indican que su rostro podría no haber sido tan reducido, al compararlo con sus parientes en la modernidad.

 

Hábitat del Artodus

Teniendo en cuenta la distribución de la especie en el Pleistoceno tardío, el Arctodus habría ocupado una gran variedad de hábitats en diversas condiciones climáticas. Estas podrían haber abarcado llanuras, bosques subtropicales, tundras esteparias, praderas o bosques boreales.

Debido a la relación entre los lugares en los que se encontraron a las hembras Arctodus y la ubicación de las cuevas, se piensa que estas las empleaban para hacer sus madrigueras, especialmente durante los períodos de gestación.


Alimentación

Aunque tenía todas las características de un carnívoro, algunos expertos han enunciado hipótesis diferentes. Sugieren que era un depredador y también un carroñero, que fue omnívoro y en algunos casos que era un herbívoro.

Los estudios isotópicos sobre ejemplares de Beringia indican que individuos que pertenecían a Alaska y al Yukón consumían una alta cantidad de carne. Otra investigación afirma que si bien era en su mayor parte carnívoro, que también consumía vegetales, por lo que podría haber sido omnívoro. En definitiva tenía la capacidad de consumir una gran variedad de alimentos en función de lo que estaba disponible.

Por otro lado, el análisis de la geometría mandibular del oso de cara corta indica que se asemeja al oso de anteojos herbívoro. Esto insinúa que hay una posibilidad de que podría haber sido más herbívoro de lo que se pensaba.

No obstante, un análisis del cráneo y de sus dientes refuerza la idea de que era un gran depredador. Las cuencas de sus ojos estaban muy separadas y miran hacia adelante, por lo que habría tenido una excelente visión.

Poseía un hocico corto y ancho con un gran conducto nasal, lo que podría ser el indicador de un agudo sentido del olfato que le permitiría inhalar grandes cantidades de oxígeno mientras persigue a sus presas.

Tenía también enormes mandíbulas en relación con su tamaño general, con la capacidad de traspasar músculos. Esto le dio una mordida asesina poderosa y el poder de aplastar huesos hasta la médula.

Craneo Arctodus

Las pruebas realizadas en sus huesos detectaron una alta proporción de nitrógeno-15 a nitrógeno-14, lo que es signo de que se trata de un gran carnívoro.

 

Ubicación del Arctodus

El Arctodus simus habitó ampliamente lo que hoy es Estados Unidos y Canadá, durante la Era del Hielo. En 2009 se recuperaron restos de un oso gigante de cara corta en las Tierras de los Apalaches al oeste de Virginia. En 2010 también hallaron restos de 3 individuos en el centro de Florida.

Esto ha ampliado el área en el que se pensaba que podía haber habitado, refutando ampliamente la suposición de que nunca estuvo al sureste de Estados Unidos.

 

Situación al final del Pleistoceno

Los análisis de radiocarbono en huesos de Arctodus confirman que se habrían extinguido hace 11 mil años. Es muy probable que hayan convivido con el hombre primitivo de la Cultura Clovis.

No hay un consenso sobre las razones de su extinción. Pero en general se afirma que pudo suceder por la competencia por los recursos con osos pardos, o incluso con los humanos.

Se han recuperado restos de osos gigantes de cara corta en cuevas en la meseta de Ozark de Missouri y Arkansas, en Indiana y en Ohio. También se ha obtenido un ejemplar al sureste de Iowa.


¿Qué sabemos sobre el Arctodus hoy?

Actualmente hay muchas cosas que aún no están claras sobre cómo vivía el Arctodus. Los paleontólogos aún debaten sobre cómo cazaba y cómo seleccionaba su presa. También tratan de determinar su velocidad, considerando la posibilidad de que fuese capaz de atropellar a pequeños caballos prehistóricos.

Es seguro que era lo suficientemente robusto como para hacer frente a presas grandes. Aunque algunos piensan que en realidad era un holgazán, que les habría quitado las presas ya cazadas a otros depredadores. Esto sería un comportamiento similar al de un carroñero.

Además su presencia era abundante en toda la región de Alaska, y en el Yukón hasta México. El más pequeño el Arctodus pristinus se ubicaría en la parte sur de América del Norte. Los menos conocidos en cambio podrían situarse en Texas, México y Florida.

Otro oso de cara corta nativo de América del Sur el Arctotherium tenía machos que pesaban 1361 kilos, por lo que se lo llamó El Oso más grande de la Historia.

Arctotherium