Mundo Primaria
Descubre la versión premium de Mundo Primaria.
¡Muchos más recursos y sin anuncios!
Más información

Cuento Pulgarcito para Primaria

cuento de pulgarcito para primaria

Cuento Pulgarcito

 

Érase una vez un pobre campesino que, una noche mientras atizaba el fuego y su mujer hilaba junto a él, se lamentaba de no tener hijos.
– ¡Qué triste es no tener hijos!- exclamó-. Nuestra casa siempre está silenciosa, mientras que en las demás hay alboroto y alegría.

– ¡Es cierto! -dijo la mujer suspirando-. Si por lo menos tuviéramos uno, aunque fuese pequeño, no mayor que el pulgar de un dedo, seríamos dichosos y felices. Lo querríamos con toda el alma.

Entonces sucedió que pasados siete meses, la mujer dio a luz a un niño que, aunque completamente normal en todo, no era mayor que un dedo pulgar.

– ¡Es tal y como lo habíamos deseado! Lo vamos a querer con todo el corazón.

Le pusieron Pulgarcito debido a su tamaño. No le faltaba la comida y le alimentaban bien, pero el niño no crecía y se quedó como había nacido. Sin embargo, tenía una mirada despierta y vivaracha y enseguida demostró ser un niño astuto y hábil, que hacía bien cada cosa que se proponía.

Un día que el campesino se disponía a ir al bosque a cortar leña dijo en voz alta:

– ¡Qué suerte tendría si alguien pudiera llevarme el carro!

– ¡Padre! -exclamó Pulgarcito-. ¡Yo soy quien te llevará el carro! Fíate de mí. En el momento que quieras, lo tendrás en el bosque.

El hombre echándose a reír dijo:

– ¿Cómo vas a hacer eso? Eres demasiado pequeño para llevar las riendas del caballo.

– ¡Padre, eso no importa! Mamá solo tiene que engancharlo y yo me instalaré en la oreja del caballo y le diré dónde tiene que ir.

– Bueno… Por intentarlo una vez no pasa nada -concedió el padre.
La madre enganchó el caballo al carro y colocó a Pulgarcito junto de la oreja del caballo para darle órdenes de por dónde tenía que dirigirse.

– ¡Arre, arre!, ¡Sooo!- le decía Pulgarcito al caballo como si fuese un experimentado conductor mientras se dirigían hacia el bosque.

Cuando doblaba el recodo del camino al grito de ¡Arre!, pasaron por allí dos forasteros.

– ¿Qué es eso?- preguntó uno de ellos-. ¿Qué pasa? Ahí va un carro en el que se oyen las órdenes, pero no se ve a nadie que conduzca al caballo.

– ¡Qué extraño es todo! – exclamó el otro-. Si seguimos al carro, podremos saber a dónde se dirige y dónde se para.

El carro se adentró en el bosque en el que estaba el padre cortando la leña, Pulgarcito al verle le gritó:

– ¡Padre, ya estoy aquí con el carro, bájame del caballo!

Con la mano izquierda sujetó las riendas y, con la derecha, ayudó a bajar a su hijo de la oreja del caballo. Tan feliz estaba Pulgarcito que se sentó sobre la

Continuar leyendo

Escuchar cuento

Más sobre este cuento

Si te gusta el cuento de Pulgarcito, echa un vistazo a nuestro recopilatorio de cuentos cortos para niños de 3 a 5 años, la mayor biblioteca de cuentos gratuita de Internet.

Conoce algunos datos sobre el cuento de Pulgarcito

 

El cuento de Pulgarcito es un cuento de hadas alemán recogido por los conocidos hermanos Grimm, escritores y filólogos alemanes. El cuento se encuentra en el número 37 de la colección del libro Cuentos de la infancia y del hogar de estos hermanos.

Esta historia es la precursora de los cuentos de hadas ingleses conocida como Tom Thumb (en español llamado Pulgarcito). Este personaje proviene del folclore inglés, siendo citado por primera vez en el siglo XVI en donde aparece como uno de los personajes de la folclórica sobrenatural utilizado por las sirvientas para asustar a los niños. La historia de Pulgarcito como tal fue publicada por primera vez en 1621, siendo el primer cuento de hadas impreso en inglés, aunque por aquel entonces el personaje ya era bastante popular.

La historia de Pulgarcito comienza con una pareja de campesinos que no tenían hijos y deseaban tanto tener uno que no les importaba lo pequeño que fuera.

A los siete meses la mujer tuvo un hijo no más grande que un pulgar, al que llamaron Pulgarcito.

Pulgarcito quería ayudar a sus padres con las tareas y, un día, mientras dirigía a un caballo colocándose en su oído para darle así las indicaciones, llama la atención de dos hombres. Estos hombres piden al padre de Pulgarcito que si pueden comprarle a Pulgarcito para hacer una fortuna con él en exhibiciones.

Pulgarcito convence a su padre para que acepte el trato y le promete que se las apañará para regresar con su madre y con él. Después, Pulgarcito consigue engañar a los hombres para que le bajen del sombrero en el que le llevaban y se esconde en un agujero de un ratón. Más tarde, Pulgarcito tiene que hacer frente a varios desafíos que le llevarán a acabar en el estómago de un lobo.

Dentro del lobo, Pulgarcito consigue convencer a este de que lo lleve a casa de sus padres diciéndole que allí podrá comer todo lo que quiera. Una vez en su hogar, Pulgarcito se las ingenia  para hacer saber a sus padres de que se encuentra dentro del lobo, y volver a encontrarse por fin.