Mundo Primaria
Descubre la versión premium de Mundo Primaria.
¡Muchos más recursos y sin anuncios!
Más información

El soldadito de plomo

cuento de El Soldadito de Plomo

Cuento El soldadito de plomo

 

Érase una vez veinticinco soldaditos de plomo, todos hermanos, ya que los habían fundido de la misma vieja cuchara.

Armas al hombro y la mirada al frente, con sus bonitas guerreras rojas y sus pantalones azules.

Lo primero que oyeron en este mundo, cuando se levantó la tapa de la caja en la que venían, fue un grito:

-¡Soldaditos de plomo!- exclamó un niño pequeño batiendo palmas, pues se los habían regalado por su cumpleaños. Enseguida los puso de pie sobre la mesa.

Cada soldadito era un vivo retrato de los otros, sólo uno era un poco diferente a los demás. Tenía una sola pierna porque había sido el último en ser fundido y no quedó plomo suficiente para terminarlo. Aun así, se mantenía tan firme sobre su única pierna como los otros sobre las dos.

Y es de este soldadito precisamente de quién trata esta historia…

En la mesa donde el niño los había alineado había otros muchos juguetes, pero el que más llamaba la atención era un magnífico castillo de papel: por sus ventanillas se podían ver los salones que tenía en su interior. Fuera había unos arbolitos que rodeaban a un pequeño espejo que simulaba un lago, en el que se reflejaban y nadaban, unos blancos cisnes de cera.

El conjunto resultaba muy hermoso, pero lo más precioso de todo era, sin embargo, una damita que estaba de pie a la puerta del castillo. Ella era también de papel recortado, pero llevaba un traje de la más fina muselina, con una estrecha cinta azul sobre los hombros, como si fuera una banda, en la que lucía una brillante lentejuela tan grande como su cara.

La damita extendía los brazos en alto, pues era una bailarina, y levantaba tanto una de sus piernas que el soldadito de plomo no podía vérsela y creyó que solo tenía una, como él.

«Esta es la mujer que podría ser mi esposa. ¡Pero es muy distinguida y vive en un castillo! Yo, en cambio, sólo tengo una caja de cartón donde somos veinticinco. ¡No es lugar para ella! A pesar de todo voy a intentar conocerla», pensó y se tendió todo lo largo que era detrás de una caja de latón que había en la mesa. Desde allí podría contemplar a gusto a la elegante damita que continuaba sobre una sola pierna sin perder el equilibrio.

Cuando se hizo de noche, a los otros soldaditos de plomo los recogieron en su caja y los habitantes de la casa se fueron a la cama. En ese momento,

Continuar leyendo

Escuchar cuento

COMPRENSIÓN LECTORA DEL CUENTO

Ponte a prueba

El soldadito de plomo

Haz click en el botón 'COMENZAR' para ponerte a prueba.

Más sobre este cuento

Si te gusta el cuento de El Soldadito de Plomo, echa un vistazo a nuestro recopilatorio de preescolar cuentos cortos, la mayor biblioteca de cuentos gratuita de Internet.

Conoce algunos datos sobre el cuento de El soldadito de plomo

 

El cuento de El soldadito de plomo es un cuento de hadas escrito por el escritor danés Hans Christian Andersen.

El cuento de El soldadito de plomo narra la historia de un soldado de plomo que forma parte de los muchos juguetes de un niño. Sin embargo, este soldado es diferente al resto de soldados de plomo porque le falta una pierna. El soldadito de plomo está enamorado de una bailarina de papel con una lentejuela en el vestido que también se mueve sobre una sola pierna. Al caer la medianoche, los juguetes cobran vida y es entonces cuando el soldadito y la bailarina pueden estar juntos. Sin embargo, el arlequín de la caja de sorpresa también está enamorado de la bailarina y consigue lanzar al soldadito por la ventana. Este termina cayendo por una alcantarilla y dando al canal. Entonces, un pez se traga al soldadito. Sin embargo, el destino hace que el pez sea pescado y vendido a la familia de la casa del soldadito. Así el soldadito vuelve a casa con su bailarina. El final, sin embargo, no es feliz.

Este cuento enseña a los niños que a pesar de las circunstancias y adversidades (el soldadito tiene una sola pierna, termina en una alcantarilla, se lo traga un pez, etc.), uno puede ser capaz de conseguir lo que se proponga si pone el suficiente esfuerzo y empeño.

La historia del soldadito de plomo tiene su propia versión Disney en la película Fantasía 2000, en la que, en este caso, la historia de amor entre el soldadito y la bailarina goza de un final feliz. Otras versiones sustituyen los adornos que dejan los juguetes al fundirse en un corazón formado por la cera de ambos muñecos. En otras versiones, se cuenta que aunque los muñecos terminan fundiéndose, se transforman en estrellas en el cielo que brillan intensamente juntas.

Para leer más cuentos infantiles para niños de primaria accede a nuestra sección de Cuentos infantiles cortos.