window.yieldlove_cmp = window.yieldlove_cmp || {}; window.yieldlove_cmp.config = { targetingParams: { isPrivacyPolicyPage: true}}
Mundo Primaria
  • Tienda
  • Cursos

El sí de las niñas

El sí de las niñas es una obra de teatro escrita por Leandro Fernández de Moratín y estrenada al público madrileño el 24 de enero del año 1806. Es una clásica comedia española que fue de gran relevancia para la época ya que su argumento, elaborado en prosa, representaba algunos de los conflictos que eran frecuentes en aquellos años como el poder autoritario de elección de parejas que tenían quienes representaban una familia y que se imponían sobre sus descendientes.

Esta es la historia de Doña Francisca, una joven de dieciséis años que debe casarse por obediencia a su madre con Don Diego, un hombre de cincuenta y nueve años al que ella no desea en matrimonio. Realmente está enamorada de Don Carlos, un joven soldado que también tiene sentimientos hacia Francisca, y que es el sobrino de Don Diego.

 

Moratín El Sí De Las Niñas

 

 

La trama aborda la obediencia de la hija hacia la madre por el respeto que siente hacia ella y la determinación de la madre de hacer su voluntad sin importarle la felicidad de su hija. Se considera que es una producción teatral que representa el pensamiento de la Ilustración manifestando la necesidad de actuar conforme a postulados racionalistas.

El sí de las niñas llegó a estar prohibida por la Inquisición durante más de veinte años. Más tarde regresó a la escena pero con algunas censuras. Esta obra recreaba con fidelidad la comedia de costumbres, característica de la estética neoclasicista destacada por sus pocos personajes presentados en un tiempo determinado.

 

Autor

 

Leandro Fernández de Moratín nació en 1760 en Asturias. Creció en un ambiente rodeado de literatura ya que su padre era un ilustrado poeta, dramaturgo y abogado, por lo que frecuentemente estaba inmerso en discusiones literarias y representaciones artísticas. Manuel Godoy tomó bajo protección a Moratín y  bajo su tutoría escribió varias obras. Godoy también fue mecenas artístico de otros grandes de España como Goya y Meléndez Valdés.

 

El Sí De Las Niñas Leandro Fernández Moratín

 

El autor empezó a ser conocido en el mundo de la lectura y estaba rodeado de grandes personajes de la época dieciochesca.  Empezó a incursionar en la comedia neoclásica que caracterizó sus obras e incluso llegaron a llamarle en los círculos “el Molière del teatro español”. Escribió famosas obras para funciones dramatúrgicas como El barón, La mojigata, El viejo y la niña, y su obra más representativa, El sí de las niñas.

 

Contexto histórico en el que fue escrita

En primavera de 1806, en el Corral de la Cruz se ensaya la comedia y fue representada en este lugar tras su publicación en 1801, hace 219 años. La obra fue un éxito total el día del estreno, miles de personas asistían al teatro de Madrid para dejarse maravillar con una comedia de buenas costumbres que en cierta forma rompía con los estereotipos de la época y de la cual se hablaba bastante, ya que abordaba el tema de la libertad de los hijos a la elección de pareja, algo que era un tópico nuevo a considerar.

Aquel elenco contaba con la participación de grandes cómicos de provincias entre ellos, Josefa Virge como Doña Francisca, Andrés Prieto  como Don Diego y María Ribera como Doña Irene. El estreno de la obra tuvo gran acogida, asistieron cientos de personas para satisfacer la curiosidad que generaba la obra, tanto fue así que estuvo en escena hasta el cierre de teatros por la llegada de la Cuaresma de ese año. En 1815, El sí de las niñas fue prohibida por la inquisición con el reinado de Fernando VII “El Felón” de España. Durante este tipo se consideró un delito leer o representar la obra. En 1838 se permitió de nuevo su representación, pero con algunas partes recortadas debido a la censura.

 

Comedia El Sí De Las Niñas

 

El sí de las niñas abordaba temas que estaban en boca de todos en aquella época, con las que el público podía identificarse fácilmente como los matrimonios concertados, las relaciones amorosas desiguales, las las relaciones paterno filiales y la educación. Así como las libertades de los hijos. Los matrimonios desiguales eran un tema que preocupaba mucho en aquella época por varias razones: la falta de amor entre las parejas, ya que eran elegidas por sus mayores; y la escasa descendencia debido a la edad de los hombres maduros.

 

Qué tipo de obra es (cómo está construida, número de actos)

El sí de las niñas es una comedia perteneciente al subgénero dramático conocido como comedia de costumbres. Solía representar con cierta ironía y gracia aspectos de la vida cotidiana de una clase social en específico, generalmente la burguesía y sus concepciones éticas. El diálogo está construido en verso o prosa para narrar lo ocurrido y los pocos personajes que intervienen están bien caracterizados. La obra transcurre en poco tiempo, en este caso en menos de doce horas, la acción empieza a las siete de la tarde y acaba a las cinco de la mañana siguiente. Toda la acción sucede en la sala de paso en una posada de Alcalá de Henares.

Otra de las características de El sí de las niñas es que cumple con la estética de la comedia neoclásica, donde Moratín pretende en cierta forma moralizar y dar una lección de virtud poniendo en ridículo algunos aspectos de la sociedad. Además de ello, esta divertida comedia está dividida en tres actos que se convierten en los tres momentos claves en los que se desarrolla la obra, generando así un planteamiento, un nudo y un desenlace, característico del teatro español de la época.

En el acto I se da a la acción con hechos iniciados y se pone al día al público, inicia con Don Simón y Don Diego, quienes acaban de llegar a la posada y se procede a narrar la situación en la que se encuentra Doña Francisca, una joven que se ve obligada a abandonar el convento para casarse, por mandato de su obtusa madre Doña Irene, con un hombre mayor, culto, respetuoso, con buena posición social y económica, que lo considera idóneo para su hija. Sin embargo el amor de Doña Francisca ya está comprometido en secreto con el joven Carlos, o como ella le dice, Don Félix, ya que su madre no lo aprobaría. Rita, que está al tanto de todo, sirve de confidente entre la relación secreta entre Paquita y Don Félix.

 

El Sí De Las Niñas Leandro Moratín

 

El acto II da paso al conflicto de la obra, donde se presenta una situación enredada pero racional, acorde al estilo neoclásico. Doña Irene cree que el desinterés de su hija por Don Diego se debe a que desea permanecer en el convento, desconociendo sus sentimientos hacia Don Carlos, quien ha ido a buscarla. Paquita obedece fielmente a su madre, demostrando máximas de honor y de virtud. Don Félix acude desde Zaragoza al encuentro tras una carta que le había enviado su enamorada contándole la situación y él se ha decidido a luchar hasta las últimas por su amor correspondido, hasta que descubren la identidad del indeseado prometido. Allí, mientras don Carlos habla con Calamocha, su criado y enamorado de Rita, se topan en la misma posada con Don Simón, el criado de Don Diego, destapando la verdad y dándose cuenta que no se trata de otra persona más que su tío y protector.

 

El Sí De Las Niñas Comedia

 

El III y último acto es donde se da fin al enredo. Don Carlos, desanimado tras su descubrimiento y obedeciendo los mandatos de su tío, se vuelve a Zaragoza, no sin antes despedirse para siempre de su amada a través de una carta. Esta carta es finalmente encontrada por Don Diego, quien manda a su sobrino regresar a la ciudad para explicar la situación y se confirma el amor que éste le profesa a su joven prometida. Sin más, Don Diego toma la actitud más racional posible, se hace a un lado y bendice la unión entre Paquita y Don Carlos. Es el amor verdadero y sincero quien gana al final.

 

Leandro Fernández Moratín El Sí De Las Niñas

 

Esta comedia dramática contiene diálogos en versos que no son extensos, similar a redondillas, con lenguaje coloquial y picaresco, que corresponden a la estructura de la comedia neoclásica. El fin didáctico de la comedia permite relacionar los problemas vigentes de la época para transmitir una visión de la realidad conforme a los principios morales de la razón y de las luces, cristalizando lo que pretende advertir y resaltando las tradiciones.

 

Argumento y personajes

En la posada de Alcalá de Henares, hay una sala desde la cual se pueden ver varias habitaciones para huéspedes y es allí donde convergirán todos los actores. Los personajes de El sí de las niñas son:

  • Doña Francisca o Paquita: es una obediente y dócil joven a punto de cumplir diecisiete años, que está enamorada de Don Carlos, pero fue retirada del convento para que llevara a cabo un matrimonio por conveniencia y mandato de su madre con Don Diego.
  • Don Carlos o Don Félix: es el enamorado en secreto de Doña Francisca, oficialmente se llama Don Carlos, pero se hace pasar en ocasiones por don Félix para esconder y proteger su amor por Doña Francisca. Sobrino de Don Diego.
  • Don Diego: es un hombre maduro de 59 años, elegante, de buen porte y de dinero, quien anhela tener a Paquita como su prometida esposa a pesar de la diferencia de edades y de no ser correspondido.
  • Doña Irene: es la madre de Doña Francisca, quien a pesar de que solo desea lo mejor para su hija, no la toma en cuenta para las decisiones que atañen a su vida.
  • Rita: criada de doña Irene y Paquita. Es además cómplice del romance entre los jóvenes Paquita y Don Félix.
  • Calamocha: criado de Don Félix. Suele demostrar su afecto hacia Rita haciéndole cumplidos.
  • Simón: criado de Don Diego.

El argumento es consecuente con la verdad y virtud de los postulados racionalistas de la Ilustración. El sí de las niñas muestra la decisión final y racional al conflicto donde don Diego, un ciudadano adulto e ilustre, elige abandonar su capricho de casarse con una mujer tan joven que no le quiere y permite el romance entre los dos enamorados. También demuestra la innecesaridad de la subversión contra la autoridad de los mayores cuando estos se alejan  de imposiciones irracionales y procuran una sensatez sin egoísmo. Esta obra es una de los mayores referentes de los argumentos didácticos de la poética neoclásica.