Juegos de clasificación para niños

Mundo Primaria ofrece juegos de clasificación para que los niños comiencen a entrenar su capacidad lógico-matemática de una manera entretenida y divertida. En estos juegos de clasificar los niños tienen que distribuir dibujos en varios conjuntos. Para ello, cada uno de los conjuntos ofrece como referencia el modelo de dibujo que debe colocarse en él. El tratamiento de la dificultad se realiza aumentando el número de objetos a distribuir y el número de conjuntos propuestos. Los niños tendrán ante ellos todo un reto con estas actividades de clasificación.

Nivel I

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
34
35


Nivel II

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
34
35

Juegos de clasificación para niños

Con estos juegos de clasificación se trabaja principalmente la noción de clasificación. De manera indirecta se trabajan otros aspectos como la discriminación visual o la monitorización y control.
Desde las instituciones educativas se hace especial hincapié en la creación de individuos capacitados para la vida en sociedad. En este sentido, el conocimiento lógico-matemático es clave en el desarrollo de este individuo en cuanto a que le proporciona conocimientos que tendrá que aplicar en su rutina diaria: contar, agrupar, clasificar, etc. Así, el lenguaje matemático se antoja como un lenguaje universal que ordena la vida en sociedad independientemente del entorno en el que desenvuelva el individuo. Este lenguaje está formado por una serie de símbolos que no son sino los elementos que traducen la realidad y la simplifican creando patronas que ayudan a solucionar problemas de la vida cotidiana. Uno de estos símbolos clave es el “número”. Este concepto es reproducido constantemente en los diferentes enunciados sociales que conforman nuestra dinámica social.

Ejercicios de clasificación para niños, razonar mejor desde una edad temprana

Piaget comenta que a la edad de 2 años, los niños ya comienzan a prestar atención a estos símbolos que plagan nuestra realidad. Observando a los adultos que están a su alrededor, observa los diferentes comportamientos sociales relacionados con el conocimiento lógico-matemático. Así, trata de imitarlos, incluso sin tener un control total de la comprensión y expresión verbal. Estas estructuras lógico-matemáticas son utilizadas por el niño en sus rutinas, por ejemplo, en forma de juego. Teniendo en cuenta estas premisas, puede decirse que el niño empieza a desarrollar el concepto de “número” a una edad muy temprana. Por este motivo, es necesario crear una base en torno al conocimiento lógico-matemático que sea lo suficientemente sólida para que el niño construya posteriormente sobre ella nociones más complejas.