La importancia de desarrollar la Inteligencia Emocional en los niños

“Educar la mente sin educar el corazón no es educar en absoluto”          (Aristóteles)

Hace más de dos mil años, el filósofo griego Aristóteles ya puso de manifiesto la necesidad de tener en cuenta las emociones a la hora de enfrentarnos a la labor educativa. Razón y emoción están unidas y no se pueden separar.

Podemos afirmar que el siglo XXI es el siglo de las emociones. La inteligencia emocional ha despertado un gran interés tanto en España como en otros países, y ya se están realizando programas de intervención dirigidos a niños, adolescentes, padres y profesores.

 

Inteligencia Emocional

 

El objetivo de trabajar la inteligencia emocional con los chavales es facilitar un mejor desarrollo psicosocial, un mayor aprovechamiento de sus capacidades y la prevención de una serie de problemas relacionados con la gestión emocional que actualmente traen  de cabeza a padres y educadores, como pueden ser los problemas de conducta o el acoso escolar (bullying).

Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, a día de hoy las investigaciones sobre niños y adolescentes indican que:

· Los más inteligentes emocionalmente presentan una mayor calidad en sus relaciones interpersonales, una mayor preocupación por los demás, son más prosociales y presentan un mejor rendimiento académico.

· Los  menos inteligentes emocionalmente se comportan de forma más agresiva, presentan más conductas disruptivas y tienen una mayor probabilidad de consumir sustancias tóxicas.

Respecto a los adultos, las investigaciones nos revelan que:

· Las personas con niveles más elevados de inteligencia emocional son percibidas más positivamente por sus compañeros y superiores; además, presentan mejores relaciones sociales, una  autoestima más ajustada, una mayor satisfacción con la vida, mejor manejo del estrés, menor desgaste en el trabajo, una mejor vida sexual y mejores relaciones familiares y de pareja. La inteligencia emocional se ha vinculado también a  la prevención de la conducta suicida.

· El déficit en inteligencia emocional se ha asociado a determinados comportamientos de riesgo y a trastornos psicopatológicos como la depresión, la fobia social, la personalidad límite, la esquizofrenia, la conducta antisocial y la psicopatía, entre otros.

Estos resultados corroboran la importancia del desarrollo  de la Inteligencia Emocional en el niño.

El genial Aristóteles en su “Ética a Nicómaco” dice: “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.”

Esta frase de Aristóteles nos da una idea de lo que es la inteligencia emocional. Todos sentimos emociones, todos sabemos lo que son, pero saber manejarlas de una forma adecuada no es tan fácil.

Mayer y Salovey definieron la inteligencia emocional como la capacidad que tenemos las personas para percibir, usar, comprender y manejar nuestras emociones y las de los demás.

Estos autores desarrollaron un modelo que descompone la inteligencia emocional en cuatro habilidades de procesamiento emocional que se pueden medir y que son independientes del CI y de la personalidad.

Las cuatro habilidades de la Inteligencia Emocional son:

1. La percepción es la capacidad de percibir, reconocer y expresar las emociones. Es la habilidad más básica de inteligencia emocional, ya que si no hay una percepción de la emoción, difícilmente vamos a comprenderla o manejarla.

Las emociones contienen información sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre el mundo que nos rodea. Percibir de forma adecuada las emociones de los demás es la base de la empatía.

2. La facilitación es la capacidad para encauzar las emociones de forma que faciliten el pensamiento y el razonamiento.

Las emociones influyen en cómo interpretamos la realidad y en nuestro pensamiento. Cuando estamos alegres nos es más fácil acercarnos a los demás, tenemos más ganas de crear y de crecer, y estamos más predispuestos a aprender.

Sin embargo, cuando estamos enfadados o demasiado nerviosos, tenemos dificultades para pensar y tomar decisiones.

3. La comprensión es la capacidad para comprender las emociones, integrarlas dentro de nuestro pensamiento, vincularlas a situaciones concretas, y entender la evolución de nuestros estados de ánimo. Comprendiendo nuestras emociones nos conocemos mejor a nosotros mismos.

Si la percepción es el primer requisito para la empatía, la comprensión de las emociones de los demás es fundamental para el desarrollo de la misma.

4. La regulación es la capacidad para controlar y manejar las  emociones a través de diferentes  estrategias de afrontamiento y gestión de las mismas.

El afrontamiento de las emociones negativas de una forma adecuada es beneficioso para la salud mental y física.

Actualmente, en el campo de la psicología científica contamos con numerosas técnicas avaladas por la investigación que pueden ser de gran utilidad.

Estas cuatro habilidades las podemos desarrollar respecto a nuestras propias emociones y respecto a las emociones de los demás.

 

Para trabajar con niños en el campo de la inteligencia emocional es fundamental tener formación al respecto. Si estáis interesados, Mundo Primaria os ofrece el curso ‘Inteligencia Emocional en el Aula’. Está dirigido principalmente a docentes, pero cualquier adulto que desee acercarse a la inteligencia emocional puede beneficiarse del mismo. Si quieres más información pincha en la imagen:

 

curso inteligencia emocional

 

En él podéis encontrar una aproximación científica al constructo y la explicación de los principales modelos teóricos actualmente vigentes. El curso tiene un carácter muy práctico ya que el objetivo es formar en emociones al adulto y dotarle de estrategias para desarrollar su inteligencia emocional. Además, se añaden una serie de ejercicios y propuestas para trabajar con los niños.

En la editorial Gesfomedia también está publicado el libro de ejercicios ‘Inteligencia Emocional para niños. Nivel 1’, muy útil para que padres y profesionales trabajen las emociones con niños de entre 5 y 8 años.

A la venta en el siguiente enlace:

cuaderno de inteligencia emocional para niños

Carmen Moreno Coco

Psicóloga colegiada y Terapeuta Cognitivo-Conductual, Máster en Inteligencia Emocional e Intervención en Emociones y Salud, por la UCM, Especialista en Terapia Cognitivo Conductual en la Infancia y la Adolescencia por la UNED y Máster en Terapia Cognitivo Conductual por el Centro de Psicología Bertrand Russel. Trabaja como profesora y tutora del máster “Inteligencia Emocional e Intervención en Emociones y Salud” y del curso “Especialista en Intervención en la Ansiedad y el Estrés” de la Universidad Complutense de Madrid Realiza su actividad profesional en el ámbito sanitario y realiza intervención psicológica con adultos, adolescentes y niños. Actualmente es Colaboradora Honorífica en el Departamento de Psicología Básica de la UCM e investigadora en el campo de la Inteligencia Emocional.