¿Qué facilita el aprendizaje de la lectura?

 

Seguro que muchas de las personas que se dedican a la enseñanza se hacen esta pregunta: ¿Qué facilita el aprendizaje de la lectura?

Se han investigado las variables que efectivamente facilitan el aprendizaje de la lectura en los niños. Esto es clave de cara, no solo a enseñar a leer, sino sobre todo, en vistas a preparar a los niños para aprender a leer.

En este artículo te voy a presentar las variables que facilitan este aprendizaje.

Niños leyendo

 

Los facilitadores del aprendizaje lector


Vamos a ver las variables que facilitan este aprendizaje de la lectura. Para ello, vamos a tomar como referencia principal las aportaciones de una de las eminencias en este campo de nuestro país: D. Fernando Cuetos Vega, profesor de la Universidad de Oviedo y de Maryanne Wolf, autora del libro Cómo aprendemos a leer.

La conciencia fonológica

La primera variable que facilita el aprendizaje de la lectura es la conciencia fonológica.

Como ya expliqué en otra entrada, la conciencia fonológica es la capacidad de entender que el discurso hablado se puede dividir en unidades más pequeñas (palabras, sílabas y fonemas) y ser capaces de manipular esas unidades.

En la práctica, desarrollar la conciencia fonológica, como forma de facilitar el aprendizaje de la lectura, consiste en realizar actividades como la muestra que presentamos a continuación:

  • Segmentar las palabras en sílabas.
  • Segmentar las palabras de una oración.
  • Ordenar verbalmente las palabras para formar una oración.
  • Decir palabras eliminando sílabas o fonemas iniciales, o finales.
  • Identificar rimas.
  • Y muchas más.

En mi página educativa Familia y Cole puedes encontrar actividades ya elaboradas listas para realizar como las siguientes:

El vocabulario

Una segunda variable que facilita el aprendizaje de la lectura es el desarrollo del vocabulario: «conocer el nombre de las cosas».

El conocimiento de palabras tiene influencia en la ejecución lectora, ya que cuantas más palabras conozca, más fácil le resultará reconocerlas, y también en la comprensión.

Además, el conocimiento de las palabras está asociado a otra variables importante de cara a la comprensión: el nivel de conocimientos previos, que también es decisivo para la comprensión lectora posterior.

Las tareas RAN

Las tareas RAN son tareas de Denominación Rápida Automatizada. Se trata de actividades de nombrar dibujos, colores, letras o números con la mayor fluidez posible.

Autoras como Maryanne Wolf, ponen el acento en esta variable facilitadora. Señalan cómo la realización de este tipo de tareas facilita el posterior desarrollo de la fluidez y velocidad lectora.

La memoria de trabajo

Fernando Cuetos señala también la influencia de algunas capacidades cognitivas, concretamente habla de la memoria de trabajo como una de las variables facilitadoras del aprendizaje lector.

La memoria de trabajo es una de las funciones ejecutivas: se trata de un tipo de memoria a corto plazo encargada de retener información temporal para resolver una tarea o situación.

Por ejemplo, es el tipo de memoria que utilizamos para resolver tareas de cálculo mental.

Es una función decisiva en el aprendizaje lector posterior, relacionada con la comprensión lectora, ya que es la encargada de ir reteniendo la información que vamos extrayendo del texto conforme leemos.

 

El ambiente alfabetizador familiar


Nos estamos preguntando en este artículo qué facilita el aprendizaje de la lectura.

Ya hemos nombrado algunas variables importantes, pero dejamos para el final una que parece tener una importancia decisiva: el ambiente alfabetizador familiar.

Es Maryanne Wolf una de las autoras que habla de esta variable y define el ambiente alfabetizador familiar como la variedad de recursos que los padres ofrecen respecto al desarrollo de la lectura, así como determinadas habilidades de los padres que favorecen este desarrollo.

En concreto, estos serían los aspectos que facilitarían el aprendizaje de la lectura:

El status sociofamiliar

Parece que el status sociofamiliar, especialmente de la madre tiene una importante influencia en el aprendizaje posterior de la lectura. Parece influir en la riqueza y ritmo de aprendizaje del vocabulario.

Hablar en las comidas

Esta es una variable decisiva: el tiempo que las familias dedican a hablar y escucharle durante las comidas con el niño, especialmente hasta los 5 años.

Lectura de cuentos

Además de hablar durante las comidas, la realización de ciertas actividades con el niño o la niña, también forma parte de ese ambiente alfabetizador familiar.

Una de ellas es la lectura de cuentos: leerle cuentos o historias por parte de algún familiar mientras el niño escucha.

Sin embargo, la lectura de cuentos tendría un carácter más informal. Si a la lectura de cuentos se le añade alguna actividad más formal, entonces esta actividad es mucho más enriquecedora:

  • Enseñarle a abrir el libro, pasar las páginas y el orden que lleva.
  • Enseñarle dónde comienzan los párrafos y el orden de la lectura.
  • Mostrarle algunas letras y pedirle que encuentre letras iguales.
  • Mostrarle cómo funcionan algunos signos de puntuación: por ejemplo las pausas en los puntos y aparte.
  • En general, todas las actividades relacionadas con las letras y la lectura.

Hábito lector de los padres

Finalmente está demostrado que el hábito lector de los padres tiene una influencia en el posterior aprendizaje de la lectura.

En general, cuando los padres son aficionados a la lectura, se genera un ambiente muy favorable a facilitar oportunidades a los niños para aprender a leer.

Hay una correlación demostrada por muchos estudios, entre el número de libros que hay en el hogar y el rendimiento en la lectura de los adolescentes.

Recapitulando


En este artículo, hemos tratado de presentarte las variables que facilitan el aprendizaje de la lectura. Y las que hemos señalado, según la mayoría de investigaciones son:

  • El desarrollo de la conciencia fonológica.
  • El vocabulario.
  • Las tareas RAN.
  • La memoria de trabajo.
  • El ambiente alfabetizador familiar.

Para saber más

Las referencias que hemos tomado para elaborar este artículo y que te pueden servir para ampliar tus conocimientos sobre el tema han sido las siguientes:

  • CUETOS, F (2010, 7ª Edición) Psicología de la Lectura. Madrid. Wolters Kluwer.
  • WOLF, M (2007) Cómo aprendemos a leer. Historia y ciencia del cerebro y la lectura. Barcelona. Ediciones B.
  • SUÁREZ COALLA, P. y CUETOS, F. Predictores de la lectura y escritura en Castellano. Infancia y Aprendizaje, enero 2012.
  • GONZÁLEZ SEIJAS, R.M; LÓPEZ, S; VILAR, J y RODRÍGUEZ, A. Estudio de los predictores de la lectura. Revista de Investigación en Educación nº 11 (2), 2013, pp 98-110.

Espero que el artículo te pueda ayudar en tu labor educativa

 

 

Jesús Jarque García es pedagogo y Máster en psicología y Gestión familiar. Miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en coaching pedagógico y educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria.