La leyenda de la araña

Cuento La leyenda de la araña

Adaptación de una antigua leyenda quechua

La princesa Uru era la heredera al trono del Imperio Inca. Su padre la adoraba y deseaba que en un futuro, cuando él dejara de ser rey, ella se convirtiera en una gobernante justa y querida por su pueblo. Por esta noble causa se había esmerado en educarla de forma exquisita desde el día de su nacimiento, siempre rodeada de los mejores maestros y asesores de la ciudad.

Desgraciadamente la muchacha no era consciente de quién era ni de lo que se esperaba de ella. Le daban igual los estudios y no le importaba nada seguir siendo una ignorante. Lo único que le gustaba holgazanear y vestirse con elegantes vestidos que resaltaran su belleza.

Por si esto fuera poco tenía muy mal carácter y se pasaba el día mangoneando a todo el mundo. Si no conseguía lo que quería perdía los nervios y se comportaba como una joven malcriada y déspota que pasaba por encima de todo aquel que le llevara la contraria. Así eran las cosas el día en que su padre el rey falleció y no tuvo más remedio que ocupar su lugar en el trono.

Los primeros días la nueva reina puso cierto interés en escuchar a sus ayudantes y actuó con responsabilidad, pero una semana después estaba más que aburrida de dirigir el imperio. Harta de reuniones y de tomar decisiones importantes, comenzó a comportarse como  verdaderamente era: una mujer frívola que solo rendía cuentas ante ella misma.

Una mañana, de muy malos modos, se plantó ante sus secretarios.

– ¡Todo esto me da igual! Yo no quiero pasarme el día dirigiendo este imperio ¡Es el trabajo más aburrido del mundo! Yo he nacido para viajar, lucir hermosos  vestidos y asistir a fiestas ¡De los asuntos de estado que se preocupe otro porque yo lo dejo!

Fueron muchos los que intentaron hacerla entrar en razón, entre ellos el consejero real.

– Señora, eso no es posible… ¡Usted debe comportarse como una reina madura y  responsable! ¿Acaso no se da cuenta de que su pueblo la necesita? ¡No puede abandonar sus tareas de gobierno!

La reina Uru se giró apretando los puños y sus ojos se llenaron de rabia.

– ¡A todos los que estáis aquí os digo que sois unos insolentes! ¡¿Cómo osáis cuestionar mi decisión?! ¡Yo soy la reina y hago lo que me da la gana!

Estaba tan enloquecida que en un arrebato cogió un cinturón de cuero y lo blandió en el aire con furia.

– ¡Quiero que os tumbéis boca abajo  porque voy a azotaros uno a uno! … ¡He dicho que todos al suelo!

El salón se quedó completamente mudo. El consejero y los ayudantes de la reina sintieron un escalofrío de terror, pero ninguno se atrevió a desobedecer la orden. Lentamente se arrodillaron y se dejaron caer sobre el pecho.

La reina apretó los dientes y  levantó el brazo derecho, pero cuando estaba a punto de proceder, se quedó completamente paralizada como una estatua.

– ¡¿Pero qué demonios me está pasando?!  ¡No puedo bajar el brazo! ¡No puedo moverme!

Todos los presentes se miraron unos a otros sin saber qué hacer, pero su sorpresa fue aún mayor cuando, sobre sus cabezas, apareció una majestuosa diosa cubierta con un manto de oro.

La divinidad permaneció unos segundos suspendida en el aire y fue descendiendo levemente hasta posarse frente a la paralizada reina Uru. Ante el asombro de los que estaban allí, habló. Sus palabras fueron demoledoras.

– ¡Eres una mujer malvada y egoísta!  En vez de gobernar el reino con sabiduría y bondad prefieres humillar a tus súbditos y tratarlos con desprecio. A partir de ahora perderás tu belleza y todos los privilegios que posees ¡Te aseguro que  sabrás lo que es trabajar sin descanso por toda la eternidad!

El suelo tembló y alrededor de la reina se formó una gran nube de humo gris. Cuando el humo se evaporó, en su lugar apareció una araña negra y peluda ¡La diosa había convertido a Uru en un arácnido feo y repugnante!

Uru no pudo protestar ni quejarse de su nueva condición. Su única opción fue echar a correr por los baldosines del palacio para no morir aplastada de un pisotón. Para su fortuna consiguió ocultarse en un rincón y, como todas las arañas, empezó a fabricar una tela con su propio hilo.

Cuenta la leyenda que, aunque han pasado varios siglos, Uru todavía habita en algún lugar del palacio imperial. Hay quien incluso asegura que la ha visto tejer sin parar mientras contempla con tristeza cómo la vida sigue su curso en el que un día muy lejano, fue su hogar.


 

¡Hay muchos más cuentos esperándote!