Ricitos de Oro interactivo

Cargando... Cargando...
Ilustración - 1
Ilustración - 2
Ilustración - 3
Ilustración - 4
Ilustración - 5
Ilustración - 6
Ilustración - 7
Ilustración - 8
Ilustración - 9
Ilustración - 10
Ilustración - 11
Ilustración - 12
Ilustración - 13
Ilustración - 14
Ilustración - 15
Ilustración - 16

Ricitos de Oro era una pequeña niña muy buena, simpática y obediente. ¡Lo malo es que era demasiado curiosa! Siempre cotilleaba y revolvía las cosas de otras personas a pesar de que su madre le decía que no estaba bien. ¡Pero a ella le encantaba mirar y enterarse de todo! Su mamá intentaba convencerla de que esa actitud le traería problemas y, aun así, no había forma de que Ricitos dejara de hacerlo. Un día, Ricitos decide pasear y comienza a explorar el bosque. Tanto camina que se aleja mucho de casa y, cuando menos se lo espera, encuentra otra casita de paredes azules. Ricitos no puede pensar en otra cosa: ¿quién vivirá allí?