El águila y el escarabajo interactivo

Cargando... Cargando...
Ilustración - 1
Ilustración - 2
Ilustración - 3
Ilustración - 4
Ilustración - 5
Ilustración - 6
Ilustración - 7
Ilustración - 8
Ilustración - 9
Ilustración - 10
Ilustración - 11
Ilustración - 12
Ilustración - 13
Ilustración - 14

Una liebre corretea feliz por el campo hasta que, de repente, un águila comienza a perseguirla, dispuesta a cazarla. Desesperada, pide ayuda a un escarabajo. El escarabajo, que es muy valiente a pesar de su pequeño tamaño, se interpone entre el águila y su presa, pidiéndole que no le haga nada a la liebre. El águila, pensando que es superior al escarabajo, le aparta de un golpe y devora a la liebre sin remordimientos. El escarabajo entonces, triste por no haber podido ayudar a la liebre, promete que se vengará del águila. Así, desde ese día, sigue a la ave a todas partes, tranzando un plan para devolvérsela.