La bobina maravillosa

Cuento clasico infantil La bobina maravillosa

Adaptación del cuento de Eduardo Zamacois

Hubo una vez un rey poderoso y noble que se preocupaba por la prosperidad de su reino y el bienestar de sus súbditos. Tenía un único hijo heredero que era opuesto a él, pues se pasaba el día sin hacer nada. El príncipe era un vago redomado y perezoso hasta decir basta. No le interesaba la política, odiaba  estudiar y tampoco se ocupaba de las tareas que le encomendaban. Pasaba el tiempo  holgazaneando y paseando por el jardín, y nunca encontraba nada interesante que hacer.

A menudo se aburría como una ostra y se quejaba de su situación.

– ¡Qué pesadez esto de ser príncipe! Me encantaría ser mayor para convertirme en rey y poder hacer lo que me diera la gana.

Así era su vida hasta que un buen día, encontró una bobina de hilo de oro encima de su cama. La tomó entre sus manos y, para su sorpresa, la bobina le habló.

– Soy una bobina de hilo de oro y has de tratarme con mucho cuidado ¡No soy una bobina cualquiera! ¿Ves este hilo? Representa tu vida, desde ahora hasta el fin. A medida que va pasando tu vida, el hilo se va desenrollando.

El principito no salía de su asombro y aunque algo asustado, siguió escuchando con atención.

– A partir de ahora, podrás  desenrollar el hilo a tu antojo. A medida que lo hagas, tu vida irá pasando más rápido, pero ten en cuenta que no podrás volver a enrollarlo. Con esto quiero decir que los días que hayas vivido no volverán,  jamás podrás regresar atrás en el tiempo.

El joven estaba confuso e intrigado ¿Sería verdad lo que la bobina le estaba contando?… Decidió que tenía que comprobarlo y tiró un poco del hilo. En la habitación había un gran espejo en el que solía mirarse cada día. Se giró hacia él y vio que ya no era un adolescente, sino que tenía unos cuantos años más.

Emocionado, volvió a tirar del hilo y mirándose de nuevo en el espejo, se vio con treinta y cinco años. Había ganado unos kilos, una espesa barba le cubría la cara y lucía una corona de oro  sobre la cabeza.

– ¡Es la corona de mi padre! ¡Han pasado los años y ahora soy yo el rey! – gritó con entusiasmo, abriendo los ojos como platos.

Su nerviosismo fue en aumento. Podía avanzar en el tiempo cada vez que tiraba del hilo y hacer que la vida pasara mucho más deprisa. Se acercó de nuevo a la bobina y reflexionó unos instantes.

– Ahora soy un hombre adulto… ¡Y soy el nuevo rey! Me pregunto si dentro de unos años tendré esposa e hijos, y si es así ¿cómo serán? ¿cuántos hijos tendré? ¡No puedo aguantar la curiosidad!

Sin pensar las consecuencias, tomó el extremo del hilo de oro y desenrolló un poco más el ovillo. De repente aparecieron junto a él una preciosa joven con aires de reina y cuatro chiquillos que comenzaron a corretear por la habitación.

– ¡Increíble! Mi mujer es bellísima y los niños son igualitos a mí. Me preocupa que crezcan sanos y fuertes… Necesito saber qué será de ellos cuando sean mayores.

Ansioso, sus dedos tiraron del hilo y los años pasaron de golpe. Su mujer tenía el pelo completamente blanco y sus hijos ya eran unos hombres hechos y derechos.

Fue entonces cuando cayó en la cuenta de su error y se puso a temblar cuando el espejo le devolvió su reflejo. Ya no era un joven, ni siquiera un hombre de mediana edad. Era un anciano, con la cara cubierta de arrugas, las manos huesudas y la espalda encorvada. Cada vez que había tirado del hilo, su vida había dado un salto hacia adelante, tal y como le había advertido la bobina.

Le invadió una enorme angustia.  Con lágrimas en los ojos vio que en ella quedaba muy poco hilo, pues su vida estaba llegando a su fin. La agarró con desesperación y  quiso enrollar el hilo  de nuevo, pero  fue en vano. No había ninguna posibilidad de regresar a la hermosa juventud que había desperdiciado. Completamente abatido, escuchó la suave voz de la bobina.

– Tú lo has querido. Tenías una vida llena de lujos y oportunidades para aprender. No te faltaba de nada, pero tú no hacías más que quejarte. Te avisé que si tirabas del hilo para avanzar en el tiempo no podrías volver atrás, pero la impaciencia y el deseo de vivir sin hacer nada de provecho se han vuelto contra ti.

El viejo rey se derrumbó. Cabizbajo y arrastrando los pies, salió al jardín para vivir el escaso tiempo que le quedaba.