Ideas para organizar un baby shower

baby shower

¿Qué es un baby shower?

En muchos lugares del mundo existe la costumbre de organizar una fiesta con motivo del futuro nacimiento de un bebé. Y decimos ‘futuro nacimiento’ porque suele celebrarse antes del mismo, cuando la mamá está entre el segundo y tercer trimestre del embarazo.

Este evento prenatal, cuya finalidad es reunir a familiares y amigos para compartir la alegría de los nuevos padres, se conoce con el nombre de baby shower.

En muchos países se trata de una tradición muy antigua, mientras que en otros como España, donde lo habitual es festejar la llegada al mundo del niño o niña una vez que ha nacido, el baby shower se está imponiendo con fuerza y es seguro que, en pocos años, se convertirá en  imprescindible.

 

¿Quién organiza el baby shower?

La tradición mandaba que el baby shower lo organizaran las mujeres para agasajar a su amiga embarazada. Sí, en la mayoría de los casos era una fiesta hecha por y para chicas, pero, como todo va cambiando, hoy en día se admiten todo tipo de variantes.

Actualmente, a veces es la madre quien lo organiza y reúne en torno a ella a sus seres queridos. Así mismo, muchos baby shower ya son mixtos porque ¡al padre también le hace ilusión participar en un día tan especial!

 

Detalles a tener en cuenta cuando se organiza un baby shower.

Pongamos un caso práctico e imaginemos que un grupo de amigas queréis organizar un baby shower, pero no sabéis por dónde empezar. Tranquilas, que no cunda el pánico porque, a continuación, os vamos a orientar sobre el tema.

Lo primero a tener en cuenta es que se trata de una fiesta donde la madre y el bebé son los protagonistas, así que hay algunos detalles bastante obvios, pero muy importantes, que debéis meteros en la cabeza:

 

  • La mamá está en avanzado estado de gestación, por lo que no hay que olvidar que el lugar de celebración debe ser un sitio de fácil acceso y, sobre todo, cómodo y confortable para ella.

 

  • Existe la opción de organizarlo en un local, pero lo habitual es ponerse de acuerdo para acudir a su casa o darle una sorpresa. En este último caso, la pareja puede ser fundamental para que os ayude a fijar el día y se convierta en vuestro cómplice ¡Seguro que os echa una mano para que todo salga genial sin que la mami se entere!

 

  • Tened en cuenta los gustos de vuestra amiga y procurad no pasaros de la raya con el número de invitados. ¡Es un baby shower, no una fiesta loca de carnaval!

 

  • La ocasión es propicia para que coincidan personas allegadas y familiares, pero lo más probable es que no todas se conozcan entre sí. Por eso, creemos que es más bonito un evento que permita que la gente pueda relacionarse y charlar, de tal manera que la embarazada no sienta agobio por tener que estar excesivamente pendiente de unos y otros. ¡Conocéis a vuestra amiga y seguro que sabréis adaptar el tipo de reunión a su forma de ser para que la disfrute muchísimo!

 

  • Respetad sus tiempos. Cuando se sienta agotada o ya no tenga ganas de continuar, será el momento de que cada mochuelo regrese a su olivo.

 

  • Dejad todo recogido para que, al día siguiente, la mamá y su pareja puedan descansar y asimilar el hermoso momento vivido.

 

 

Ambiente

El baby shower es una fiesta y, como tal, admite todo tipo de posibilidades; pero también es cierto que, por sus características, se trata de una celebración envuelta en una ternura especial.

Salvo casos excepcionales, es seguro que la mamá estará deseando contaros cómo se siente, cómo es su día a día desde que se enteró que iba a tener un bebé, y expresar decenas de dudas acerca del embarazo, las pruebas médicas o el parto.

Para crear un ambiente íntimo, podéis poner una selección de sus canciones favoritas o piezas tranquilas de clásica y/o ambiental que favorezcan la conversación. Además, este tipo de música amansa las fieras y evitará que se forme demasiado ruido o bullicio.

 

Decoración

En cuanto a la decoración, la opción que tiene más posibilidades de triunfar es la relacionada con motivos infantiles. Y ojo, no hace falta gastarse un dineral para que el espacio quede bonito. Con poco presupuesto se pueden comprar bastantes cosillas interesantes, pero, si tenéis un poco de maña, es divertido que os juntéis para crearlas a mano. ¿Acaso no es buena excusa quedar para hacer manualidades en torno a un café unos días antes del gran acontecimiento?

 

decoración baby shower

 

Aquí va alguna propuesta fácil y económica. Anotad:

  • Globos de colores. ¡Dan alegría y ponen el toque más festivo!
  • Guirnaldas de papel o cartón.
  • Flores naturales.
  • Recortables de cartulina con forma de patitos, estrellas, chupetes…
  • Nubes fabricadas con algodón sanitario o discos desmaquilladores.
  • Una vajilla linda o de cartón con dibujitos.
  • Carteles y pancartas con el nombre del bebé o alguna frase especial.

 

Comida

¡No os compliquéis demasiado la vida! Lo más inteligente en estos casos es decantarse por cosas ricas que no den mucho trabajo.

A excepción de casos muy particulares, la mayoría de nosotros vivimos en pisos pequeños donde es imposible tener mesas grandes, más de un sofá, o sillas para un montón de invitados. Por esta razón, os sugerimos que optéis siempre por una comida o merienda que se pueda tomar de pie, tipo buffet. Bastará con colocar en círculo los asientos disponibles para que, en un momento determinado, quien lo desee pueda sentarse un ratito.

En cuanto al menú, os podéis repartir la tarea de cocinar. ¡Seguro que cada persona lleva esa receta con la que siempre triunfa! Recomendamos, a poder ser, que contenga productos sanos, y que sepáis con seguridad qué tipo de alimentos puede comer vuestra amiga embarazada. ¡No se os ocurra poner ante sus ojos un delicioso jamón de bellota si  no ha pasado la toxoplasmosis porque le amargaréis la tarde y no os lo perdonará en la vida!

También es importante que sean platos que requieran pocos cubiertos y, a ser posible, bañados en poca salsa. ¡Eso de ir chorreando aceite de sardinillas sobre las tapicerías es muy arriesgado! Resultan perfectos los alimentos que se pueden coger con la mano y comer de uno o dos bocados.

 

comida para baby shower

 

Sugerencias de picoteo:

  • Tortilla española (de patatas) cortada en cuadraditos.
  • Mini bocadillos (utiliza pan de leche, medianoches, croissants, barritas de pan).
  • Mini hamburguesas.
  • Empanada bacalao, pulpo, atún, mejillones…
  • Quiche de calabacín, espárragos trigueros, espinacas…
  • Croquetas variadas.
  • Brochetas (de pollo y soja, cerdo con verduras…).

Y de postre:

  • Bandeja de frutos rojos (fresas, arándanos, grosellas, cerezas, moras).
  • Galletas decoradas.
  • Tartaletas de hojaldre
  • Piruletas de bizcocho cubiertas con fondant.

 

Regalos

El baby shower es el momento perfecto para entregar vuestros regalos. Lo más útil es hacer una investigación previa para saber qué necesitan los nuevos padres para el bebé. Pensad que a esas alturas de embarazo ya habrá comprado alguna que otra cosa y, seguramente, le hayan prestado otras. Si tenéis posibilidad, ajustad la lista al máximo para no repetir y tener que devolverlos a la tienda.

Hay infinidad de regalos que se pueden hacer, dependiendo si son padres primerizos o no. Centraos en todo aquello que realmente sea prioritario. Siempre es mejor hacer entre todos uno o dos regalos a los que vayan a sacar partido, que llenarles la casa de cachivaches inservibles.

 

regalo baby shower

Regalos clásicos: 

  • Toallas de aseo.
  • Termómetro/Juguetes de baño.
  • Sábanas y mantitas de cuna.
  • Cuna / Cuna de viaje.
  • Hamaquita / Trona.
  • Silla de paseo.
  • Silla de auto.
  • Cubertería (primeras cucharas de silicona, platos antideslizantes…)
  • Ropita de primera puesta (bodys, baberos, calcetines…)
  • Productos de higiene (pañales, tijeritas para las uñas, gel, cremitas…)
  • Mochilas o pañuelos portabebés.

Por supuesto, el mercado está lleno de productos de puericultura para quienes quieran sorprender con un regalo original:

  • Aparatos que mecen la cuna.
  • Balancines o columpios automáticos.
  • Orinales musicales.
  • Tronas que se transforman en sillas de adulto.
  • Portabebés para hacer senderismo.
  • Detectores de apneas.
  • Calentadores de toallitas.
  • CD´s de música para bebés.
  • Dou dous personalizados.

 

Y, ¿por qué no un obsequio para los padres?

  • Álbum de fotos.
  • Un libro/ diario para plasmar recuerdos de los primeros meses del bebé.
  • Editar un vídeo y proyectarlo en la fiesta.
  • Cuaderno para que los invitados al baby shower escriban una dedicatoria.

 

Como ves, el baby shower no es más que una celebración de la vida, y si lo organizáis con cariño, lo convertiréis en un momento inolvidable.