¿Qué mira el Cristo del Corcovado?


Cristo de Corcovado

El Cristo de Corcovado

Aunque no hayas estado nunca en Brasil, seguro que conoces esta colosal estatua que representa a Jesús de Nazaret. Se trata de una de las esculturas más admiradas del siglo XX, hasta el punto de que hace unos años fue elegida una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. ¿Quieres saber qué mira el Cristo del Corcovado? Entérate de esta y otras curiosidades sobre su historia a continuación.

¿Dónde se encuentra?

Sin duda, el lugar que eligieron para el Cristo Redentor no podía ser más bello, pues se encuentra dentro del Parque Nacional de Tijuca, que es el bosque urbano más grande del mundo. Sí, has entendido bien: Tijuca es un pedazo de selva dentro de la ciudad de Río de Janeiro. En él hay una gran colina que se conoce como el cerro del Corcovado y en su cima se construyó en 1931 la enorme escultura.

El Cristo de Corcovado

Cristo Redentor en la cima del Corcovado

Algunos datos interesantes

Imagina tener que levantar una estatua tan enorme en la cumbre de una montaña ¡No es tarea fácil! Se necesitaron tres expertos en diferentes materias para desarrollar el proyecto: el escultor de la obra, Paul Landowsky, el ingeniero Heitor da Silva Costa y el artista Carlos Oswald.

Rostro del Cristo Redentor

Rostro del Cristo Redentor

La colina del Corcovado tiene 710 metros de altura, así que para empezar, hubo que tener en cuenta que allá en lo alto los vientos son muy fuertes. Esto influyó en el diseño de la estatua, ya que tuvieron que ingeniárselas para que fuera muy estable y que no corriera el peligro de caerse. La construcción de la misma también fue una operación compleja. Mide 30 metros de altura, que para que te hagas una idea, equivale a un edificio de unos doce pisos; además no es precisamente ligera porque ¡pesa más de 1000 toneladas! Su montaje fue muy laborioso y arriesgado.

El Cristo Redentor

La compleja construcción del Cristo Redentor

El Cristo Redentor

Cara del Cristo en su fase de montaje

Si te fijas, está colocada sobre un pedestal muy alto y muy estrecho, así que fue un trabajo engorroso encontrar el modo de colocar los andamios y trabajar sobre ellos. Observa las fotos y piensa lo complicada que tuvo que ser la construcción de los brazos extendidos, la colocación de las manos… Fue un duro y arriesgado trabajo para los obreros que participaron.

La espectacular belleza del Cristo Redentor

El interior de la estatua es de hormigón armado, un material muy resistente pero poco atractivo para una obra de estas características, así que hubo que pensar en cómo sería su aspecto exterior. Se descartaron algunos materiales como el oro o el mármol porque la obra habría resultado muy cara y también otro tipo de metales porque al estar en el exterior, se habrían oxidado.

Estatua de El Cristo Redentor

Majestuosa Estatua del Cristo Redentor

Al final, se decidió cubrir toda la superficie con pequeñas piezas triangulares de esteatita, también conocida por Piedra Jabón, porque aguanta la lluvia, el frio y las altas temperaturas sin estropearse. Por eso, la estatua vista muy de cerca parece un mosaico, aunque de lejos no se aprecie. Lo curioso de esta piedra es que tiene un color gris verdoso, pero cuando se refleja en ella la luz da sensación de blanco radiante, por lo que la visión del Cristo Redentor es aún más espectacular.

Revestimiento de El Cristo Redentor

Detalle del revestimiento de esteatita

¿Se puede subir al Cerro del Corcovado?

¡Por supuesto que sí! Si algún día visitas Río de Janeiro, es imprescindible que subas al cerro del Corcovado para disfrutar de las maravillosas vistas desde el gran mirador a los pies del Cristo. Verás las famosas playas de Ipanema, el Monte Pan de Azúcar, el Estadio de Maracaná… ¡La panorámica es total!

El tren que sube al cerro de Corcovado

Tren del Corcovado

Para hacerlo dispones de un medio de transporte muy especial, que es el Tren del Corcovado y que cada año transporta a miles de turistas por la empinada vía que llega a la cima. El tren es eléctrico, es decir, no contaminante, para ayudar a preservar este maravilloso paraje natural.

Una vez arriba, tendrás que coger fuerzas para subir algo más de 200 escalones hasta llegar hasta donde se encuentra el pedestal de la estatua ¡Es un poco cansado pero merece la pena hacer el esfuerzo! Otra opción, es utilizar los ascensores y escaleras mecánicas disponibles. Por la noche, la iluminación del Cristo Redentor te dejará boquiabierto ¡Es espectacular!

El Cristo Redentor iluminado

Cristo Redentor iluminado

¿Te apetece conocer los secretos y curiosidades de otras grandes Obras de Arte en El Arte en tu mochila? Pincha aquí

No, prefiero convertirme en un auténtico experto en el Cristo Redentor del Corcovado. Pincha aquí

©Reservados todos los derechos

Aprende y diviértete en este espacio dedicado a las Obras de Arte más increíbles de todos los tiempos en El Arte en tu mochila de Mundo Primaria.
Cristina Rodríguez Lomba, licenciada en Geografía e Historia. Especialidad Arte Moderno y Contemporáneo (Universidad de Santiago de Compostela). Curso Postgrado de Museografía y Técnicas Expositivas (Fundación Antonio Camuñas-Madrid)