¿Dónde pintó Van Gogh su gran obra La noche estrellada?

La noche estrellada

Van Gogh es uno de los grandes maestros de la pintura universal. Su obra es venerada en todo el mundo y el precio de sus cuadros alcanza cifras astronómicas. La noche estrellada, que sin duda conoces, representa su mejor etapa pictórica.

¿Qué diría él si viviera y pudiera ser testigo de un éxito tan abrumador? Nunca lo sabremos, pero posiblemente se sentiría desbordado, ya que su vida fue muy complicada y pasó por muchos problemas económicos hasta el día de su muerte.

A continuación descubrirás el curioso lugar donde fue creada, además de otros datos interesantes sobre su vida personal y artística que te permitirán saber un poco más de este gran genio del Arte.

 

 

¿Quién fue Vincent Van Gogh?

Posible fotografía de Vincent Van Gogh

Vincent Van Gogh nació en Groot-Zunder (Holanda) en el seno de una familia muy religiosa de clase media. Era el año 1853. Tuvo cinco hermanos pero su predilecto era Theo, menor que él y con quien siempre se llevó genial.

Parece ser que fue un niño especial, tímido y muy solitario. Llamaba la atención por su cabello rojo y se sabe que desde bien pequeño, destacó por su gran facilidad para pintar.

¡Fíjate en el dibujo a lápiz que hizo cuando tenía tan sólo 11 años! Increíble ¿verdad?

A pesar de este don, no se dedicó por completo a la pintura hasta mucho después.

Granja y granero – Lápiz sobre papel

A los 16 entró a trabajar en una galería de arte en París, y al cabo de un tiempo, se fue a otra que los mismos dueños poseían  en Londres. Estos años en contacto con el mundo del arte le vinieron muy bien para su formación artística.

Galería Goupil en París, donde Van Gogh trabajó durante un tiempo

También fue profesor, vendedor de libros… Anduvo de aquí para allá hasta que un día, decidió dar un cambio a su vida e irse a una región minera de Bélgica como misionero. Allí se esforzó por ayudar todo lo que pudo a los mineros y sus familias, que vivían en la miseria.

Las duras condiciones de vida de los campesinos y de los trabajadores del carbón le marcaron para siempre y dejaron una gran huella en su obra artística.

Vincent también pasaba por graves apuros económicos, así que su querido hermano Theo empezó a enviarle dinero para poder subsistir. Le quería tanto que siguió haciéndolo hasta el final de su vida.

Los comedores de patatas

Dos años después, a la edad de 27, se planteó, por fin, estudiar técnicas artísticas para  dedicarse a la pintura a tiempo completo. De esta primera época es su obra Los comedores de patatas, donde refleja, en tonos oscuros, la vida humilde pero muy digna de la gente del campo. El respeto y la compasión que siente por ellos queda patente en sus lienzos.

 

¡Van Gogh en París!

Con 33 años Vincent se fue a la capital francesa y descubrió un mundo totalmente nuevo. París era una ciudad moderna y vibrante donde en los últimos años había surgido el Impresionismo.

Este movimiento pictórico se llamaba así porque los artistas intentaban captar las impresiones y los efectos que la luz producía en el paisaje. Por eso, los temas de sus cuadros solían ser la naturaleza y variados personajes que disfrutaban de la alegría de vivir. Buen ejemplo es Baile en el Moulin de la Galette de Renoir ¿Lo recuerdas? Échale un vistazo de nuevo ¡Es precioso!

 Vincent se trasladó al barrio bohemio de Montmartre y conocíó a los grandes pintores de la época como Toulouse Lautrec, Degas, Pisarro, Monet o Cézanne,  a los que admiraba y de los que aprendió muchísimo.

Era inevitable: el color se apoderó de Van Gogh y su técnica cambió y evolucionó hacia una etapa de mayor esplendor artístico.

Retrato de Père Tanguy

Fíjate en el Retrato de Père Tanguy ¿Verdad que notas la diferencia con Los comedores de patatas? Los colores ya no son oscuros sino muy vivos y combinados de forma valiente. También las pinceladas son más espesas y marcadas.

Durante esta época trabajó muy duro por encontrar una manera de expresión que reflejara su personalidad y sus sentimientos. Aunque, como ves, su pintura tenía cosas en común con el  Impresionismo,  estaba dando un paso adelante hacia un nuevo estilo del que se convirtió en figura principal: el Postimpresionismo.

 

Arlés: la consagración del genio

A pesar de que en París la movida cultural era espectacular, Van Gogh soñaba con vivir en la región de la Provenza francesa; quería pintar su maravillosa naturaleza y captar la luz especial que había en la zona, así que un día cogió la maleta y se instaló en Arlés, muy cerca del Mediterráneo.

Terraza de café nocturno en Arlés

Una vez allí pintó muchos paisajes al aire libre, retratos de vecinos y un montón de rincones de la ciudad, como podemos ver en el famoso cuadro Terraza de café nocturno en Arlés que ¡todavía existe!

Girasoles

Su obsesión por experimentar sobre el color era enorme y no se tomaba ni un descanso. En pocos meses creó infinidad de lienzos que son auténticas obras maestras, como sus famosas versiones de Los Girasoles o de su propia habitación, El dormitorio en Arlés.

El dormitorio en Arlés

Puedes comprobar cómo los colores, sobre todo rojos, amarillos y azules, son cada vez más estridentes. En cuanto a la pincelada es empastada, es decir, espesa y de textura rugosa, y también muy enérgica y de líneas entrecortadas, para transmitir movimiento, dinamismo a la imagen.

Van Gogh vuelca en la pintura todas sus emociones y demuestra que su imaginación es ilimitada.

 

La oreja de Van Gogh

Autorretrato con oreja vendada

Vincent tenía otra idea en la cabeza que le obsesionaba: reunir a grandes pintores en una casa para vivir todos juntos en comunidad y compartir sus conocimientos sobre arte. Por desgracia para él, a ninguno le interesó el proyecto. Tan sólo su amigo, el gran pintor Paul Gauguin, fue a visitarle.

El pintor francés Paul Gauguin

Convivieron durante un par de meses, pero los dos tenían un carácter tan fuerte que se pasaban el día discutiendo. En cierta ocasión fueron demasiado lejos y según parece, Van Gogh, en un arrebato de ira, se cortó el lóbulo de la oreja izquierda con una navaja. Este hecho  no está del todo claro: hay estudiosos que piensan que fue Gauguin quien le hirió y después hicieron un extraño pacto para no contar la verdad ¡Quizá algún día se resuelva el misterio!…

 

El carácter y la personalidad de Van Gogh

Vincent Van Gogh fue una persona con problemas emocionales toda su vida. Era muy sensible y se sentía incomprendido tanto a nivel personal como artístico. De cara a la gente, a menudo se mostraba  agresivo y sacaba a relucir su mal carácter. No le gustaba relacionarse demasiado con los demás y prefería la soledad del estudio y del trabajo.

Convivió con la enfermedad desde niño y sus trastornos mentales se agravaron con el paso del tiempo. Padecía epilepsia, insomnio, esquizofrenia y a menudo caía en depresiones. Todo esto está muy relacionado con el lugar en el que pintó una de sus obras maestras: La noche estrellada.

 

¿Dónde pintó Van Gogh La noche estrellada?

La noche estrellada

Después de la bronca monumental entre los dos amigos artistas, Gauguin se fue de Arlés y la salud de Vincent empeoró hasta tal punto que él mismo pidió que le internaran en un hospital psiquiátrico; el pobre estaba desquiciado y deseaba con todas sus fuerzas curarse y vivir tranquilo y en paz consigo mismo.

Durante su estancia allí le permitieron seguir pintando y no desaprovechó el tiempo. En vez de relajarse, creó nuevas obras sin parar, inspirándose en los jardines que rodeaban el hospital y en los paisajes que veía a través de la alta ventana de su habitación.

Y sí… Es en este lugar donde realizó su famosísima  pintura La noche estrellada. Rodeado de enfermedad, tristeza y locura, Van Gogh supo sacar toda la genialidad que llevaba dentro.

Detalle de La noche estrellada de Vincent Van Gogh

¡Fíjate qué hermoso y llamativo es! El pueblo en calma contrasta con el cielo, el auténtico protagonista del cuadro, donde todo gira y se retuerce. La Vía Láctea lo atraviesa formando dos espirales gigantescas. Las estrellas, de color amarillo intenso, son como remolinos sobre un paisaje azul y morado, igual que la increíble y brillante luna menguante.

En el firmamento todo se curva, mientras  que abajo todo está tranquilo y en silencio. El uso de pintura espesa, los trazos rápidos y los contrastes de color combinados de manera armónica, provocan  sensación  de movimiento y expresividad.

Van Gogh no quiso plasmar con exactitud el paisaje que veía, sino trasmitir sus propias emociones a través de ella. Primero, observó el cielo, y después, lo transformó. La energía de la naturaleza, que parece más viva que nunca, es reflejo de su propia agitación interior.

 

Muere Van Gogh, nace el mito

Pocos meses después, Vincent Van Gogh se quitaba la vida a los 37 años. Un triste final para una existencia  repleta de penurias y amargura. Mientras estuvo en este mundo, nadie reconoció su talento, ni el público ni sus colegas del mundo del arte.

Aunque hoy en día nos parezca insólito,  vendió un único cuadro en toda su vida,  pocos meses antes de morir.

¿Sabéis qué pensaba Van Gogh sobre este tema? Él mismo dijo esto:

“No puedo cambiar el hecho de que mis cuadros no se vendan. Sin embargo, el tiempo hará que la gente reconozca que mis cuadros valen más que el valor de las pinturas utilizadas en ellos”

Sin duda tenía un sexto sentido y se sentía muy seguro de lo que hacía, porque hoy en día está considerado uno de los pintores más grandes de la historia y de los que  más influyeron en el arte del siglo XX.

 

¿Cómo serían algunos cuadros de Van Gogh si cobraran vida? Te dejo esta preciosa animación del artista visual Luca Agnani para que la disfrutes:

 

Autorretrato

¿Te apetece conocer los secretos y curiosidades de otras grandes Obras de Arte en El Arte en tu mochila?  Pincha aquí

No, prefiero convertirme en un auténtico experto en La noche estrellada de Van Gogh. Pincha aquí

Si quieres estar al día de las publicaciones de la sección El Arte en tu mochila y acceder a contenidos exclusivos sólo para Facebook. Hazte seguidor aquí

 

©Reservados todos los derechos

Aprende y diviértete en este espacio dedicado a las Obras de Arte más increíbles de todos los tiempos en El Arte en tu mochila de Mundo Primaria.
Cristina Rodríguez Lomba, licenciada en Geografía e Historia. Especialidad Arte Moderno y Contemporáneo (Universidad de Santiago de Compostela). Curso Postgrado de Museografía y Técnicas Expositivas (Fundación Antonio Camuñas-Madrid)