La reforma universitaria 2015

La reforma universitaria 2015 ¿En qué consiste?

Los nuevos grados y másteres: Polémica de una reforma.

Mientras leía el Real Decreto, publicado el martes 3 de febrero de 2015 sobre la modificación de las enseñanzas universitarias (grados y másteres), se me vino a la cabeza el dicho “Dónde dije digo, digo Diego”. Por lo que entre dichos y frases hechas anda este artículo sobre la reforma universitaria 2015.

la reforma universitaria 2015

¿Dónde dije Digo?

Por el 2007 empecé a escuchar hablar del Espacio Europeo de Educación Superior (Plan Bolonia). Y el gobierno de entonces me regaló los oídos con una propuesta innovadora. La proposición, oído al parche (cuyo sonido del tambor indicaba la guerra), permitía:

– Unificar niveles de enseñanza en Europa
– Permitir la movilidad de estudiantes
– Permitir la movilidad de trabajadores

Había llegado para las diplomaturas y licenciaturas su San Fermín. Y con nuevos aires de cambio llegaron los grados. Los nuevos estudios universitarios (grados) tendrían una duración de 4 años, 240 ETCS (créditos europeos equivalentes cada uno a unas 25 horas de trabajo). Además, metidos ya en camisa de once varas, echamos el resto e incorporamos los másteres (necesarios junto con un grado para realizar un doctorado). Los másteres fueron concebidos como una formación avanzada, multidisciplinar o especializada de 60 ETCS.

¿Digo Diego?

Y es que los que cortan el bacalao, como quien no quiere la cosa han cambiado la chaqueta del 2007 y se han subido a la ola del 2015 con una nueva propuesta que modifica los grados. Esta “renovación” publicada en el BOE a trancas y barrancas recoge la necesidad de:

– Homogeneizar los grados y los másteres en relación a los países de nuestro     alrededor. (En 2007 nos decantamos por seguir el modelo de Chipre y Kazajistán,   en vez de el de Alemania, Inglaterra o Francia)
Y de esa manera:
– Garantizar la internacionalización de los estudiantes que hayan cursado sus titulaciones en la Unión Europea.

Aunque suene a disco rayado, la nueva reforma universitaria 2015 modifica las anteriores y con ello la duración de los grados y de los másteres (180 ECTS y 120 ECTS respectivamente, es decir grados de 3 años y másteres de 2). Y para no pasar pesares y duelos han decidido que las medidas incluidas no supongan incremento en “dotaciones ni de retribuciones ni de otros gastos de personal”.
Serán al final, las universidades quienes elijan el modelo que desean implantar para cada título.

Y con la nueva propuesta se ha armado la marimorena con permiso de San Quintín.

Cada maestrillo tiene su librillo y tanto defensores como detractores los han sacado a relucir.
La secretaria de Estado de Educación Monserrat Gomendio ha defendido la propuesta argumentando la necesidad de un modelo universitario maduro: “flexible y que tienda a la diversificación”. Conociendo, además, la economía de las familias y que el dinero en mano hace el monte llano, ha especificado “si las familias se ahorran un año de tasas, se producirá un ahorro de 150 millones de euros”.
Para la CRUE, Conferencia de Rectores Españoles, no hay mejor defensa que un buen ataque y han prorrogado la reforma hasta el 2017. Pero como buenos rectores, no han dicho que de ese agua no beberán o que no terminarán pasando por el aro “El Real Decreto lo vamos a cumplir todos” Manuel José López, Presidente de la Conferencia.
Asimismo, el presidente de la Conferencia piensa que no es adecuado tratar esta reforma universitaria 2015 ahora “En este 2015, sea cual sea el resultado de las elecciones, habrá Gobiernos nuevos. No parece que sea el momento oportuno de implantar nuevos grados y no muy oportuno que este tema esté en el candelero electoral”. Vamos que a rey muerto rey puesto; y que el horno de la elecciones no está para estos bollos educativos.

Conclusión:

Dentro de unos años cambiará la ley y el gobierno nos dirá: “a la tercera va la vencida”, y yo pensaré “a este paso monto un circo y me crecen los enanos”. Pero esto es educación (mejor dicho política educativa) y debemos atarnos los machos porque siempre vienen curvas.

David Perelló Marugán

David Perelló Marugán es Psicopedagogo en Orientación y Asesoramiento y Maestro especialista en Educación Primaria. Técnico de Formación. Formador de procesos de enseñanza-aprendizaje E-learning.

Google+