Cómo motivar a los niños

Llegan cansados a casa de lunes a viernes, y durante el fin de semana necesitarán repasar para los exámenes. Los padres siempre pueden motivar a los niños para que los deberes y el estudio sean más llevaderos. ¿Conoces algunos trucos?

Colegio, deberes, exámenes... Es importante motivar a los niños para que sientan interés y no acaben tan cansados tras su frenética semana.

Consejos para motivar a los niños:

1. Mostrar interés

Si no notan que sus padres sienten curiosidad por su progreso en el estudio y por sus resultados académicos, difícilmente se sentirán motivados para ir a clase de lunes a viernes y entregar todos los deberes a tiempo. Los padres podrán preguntarles qué han aprendido en clase, cuándo tienen los próximos exámenes y cómo son sus profesores. Pueden preguntarle cuáles son sus mayores dificultades en cada una de sus asignaturas.

2. Llevar el temario a la vida real

Durante el fin de semana una visita al zoo o un juego de matemáticas pueden motivar a los niños a descubrir que aprender también es divertido.

3. Ayúdale a organizarse

Planifica un horario en el que pueda estudiar, y mantén la mesa de estudio perfectamente ordenada y sin elementos que puedan distraerlo.

4. Piensa a largo plazo…

¿Qué le gustaría ser de mayor? Descúbrelo y coméntale la importancia de tener una buena rutina de estudio, aprender mucho y sacar buenas notas. Al lograr estos tres objetivos será mucho más sencillo motivar a los niños a intentar alcanzar sus sueños y convertirse en el profesional que desean ser.

5. No hagas comparaciones

Cada persona es completamente diferente y las notas de sus compañeros de clase no son importantes. Lo único importante es que el niño aprenda mucho, saque buenas notas, sienta interés por sus asignaturas y descubra sus habilidades e intereses.

6. Ser un ejemplo a seguir

Motivar a los niños sera mucho más fácil si sus padres comparten su experiencia escolar, lo que querían ser de mayores cuando eran pequeños y las asignaturas que consideraban más fáciles o difíciles. Los padres también deben cumplir con sus obligaciones y mostrarse responsables mientras el niño estudia.

Irene Solaz Velázquez