Los beneficios de un rompecabezas

Necesitamos prestar mucha atención para averiguar qué piezas van juntas, y es fundamental tener una buena memoria para recordar dónde dejamos la pieza que necesitamos. Es mucho más que un juego. ¿Conoces todos los beneficios de armar un rompecabezas?

Los rompecabezas don mucho más que un juego, mejoran la memoria, la atención y la paciencia. ¿Conoces todos los beneficios de un rompecabezas?

El rompecabezas: los beneficios de este juego

1. Mejora la memoria

Si el niño ya ha armado antes el mismo rompecabezas, necesitará recordar cómo es el resultado final para averiguar cómo ordenar las piezas.

2. Mejora la concentración

Salvo que el rompecabezas sea extremadamente sencillo o ya haya jugado con él en muchísimas ocasiones, será imposible unir bien todas las piezas si el niño no presta mucha atención durante esta actividad.

3. Mejora la paciencia

Para armar un rompecabezas necesitamos tiempo, y este requisito enseñará al niño a aprovechar el tiempo del que dispone sin agobiarse por el tiempo que necesite hasta terminar el rompecabezas.

4. Mejora la resolución de problemas

El niño descubrirá por sí solo de qué manera puede resolver el problema en cuestión, que en este caso es la forma correcta de unir las piezas del rompecabezas. Descubrirá que la manera más sencilla de unir estas piezas es empezando por las esquinas, completando los bordes y terminando con las piezas del centro. La habilidad de resolver problemas será imprescindible para su futuro.

5. Enseña a ser constantes

Para completar un rompecabezas necesitaremos ser constantes desde que comenzamos este juego hasta que por fin unimos las últimas piezas. Uno de los beneficios de armar un puzle es aprender a no rendirnos.

6. Enseña a valorar el esfuerzo

El rompecabezas no es un juego sencillo, pero enseña una lección muy importante porque nos demuestra que con empeño y dedicación lograremos unir todas las piezas de un dibujo que nos encanta.


Teniendo en cuenta los seis beneficios, los padres no deberían dudar a la hora de decidir si comprar o no un rompecabezas para sus hijos. Recuerda que también se puede jugar por Internet.

Irene Solaz Velázquez