Hábitos saludables en la infancia

Si los niños son obedientes, se organizan bien, cumplen con sus obligaciones, madrugan, tratan a los demás con respeto y siempre que sea posible utilizan las palabras ‘gracias’ y ‘por favor’, lo más probable es que estos hábitos saludables en la infancia les acompañen durante el resto de su vida. Pero, ¿cuáles son algunas de las costumbres necesarias?

Hábitos saludables

5 hábitos saludables para los niños

  1. Comer bien y hacer deporte. Son dos consejos que todos los adultos recibimos, pero que no todos hacemos. Los niños deben comer más fruta, verdura y legumbres, dejar la comida rápida para las ocasiones especiales y tener horarios específicos y adecuados para las comidas. Es importante que los niños disfruten haciendo deporte,  pues de esta manera al crecer seguirán viendo esta actividad como un ejercicio divertido en vez de obligatorio.
  2. Ver menos televisión. Uno de los hábitos saludables que todos deberíamos aprender desde que somos pequeños es limitar el número de horas que pasamos cada semana sentados en el sofá delante de la pantalla. Será preferible sustituir esta actividad por la lectura, por una conversación con un familiar o amigo, o por una tarde jugando al fútbol con otros amigos.
  3. Lo positivo sí, lo negativo no. Podemos convertir en una idea positiva cada concepto negativo que tengamos en la mente. Los padres no deberían insistir con frases tales como ‘no deberías sentarte de esta manera mientras comes’, sino utilizar frases positivas para premiar cada vez que se están sentando correctamente. 
  4. Dormir suficientes horas. Niños, adolescentes y adultos trabajan mejor durante el día y se encuentran más despiertos y despejados cuando han dormido suficientes horas cada noche.
  5. Una buena higiene. Cepillarse los dientes después de comer, lavarse las manos antes de sentarse a la mesa y ducharse todos los días son algunas de las costumbres imprescindibles para mantener una buena higiene.

Irene Solaz Velázquez