Aprender a perder: éxito y fracaso

Si empezamos a estudiar meses antes del examen, es muy probable que aprobemos pero existe la posibilidad de que tener un mal día, sentirnos demasiado nerviosos o tener dificultades para recordar lo estudiado sean suficientes para hacernos repetir la prueba. En el mundo laboral a veces conseguimos una entrevista de trabajo, pero en otras ocasiones no es tan sencillo y debemos aprender a perder. Hay que asimilar que a veces caemos bien, y a veces caemos mal.

la importancia de enseñarles a perder

Por qué es importante aprender a perder:

El éxito y el fracaso son parte de la vida y aprender a perder ayuda a los niños, desde que son pequeños, a valorar el éxito y a intentarlo otra vez si fracasan.

Si los niños nunca encuentran dificultades a la hora de lograr sus metas, no sabrán reaccionar de manera tranquila cuando se enfrenten a situaciones complicadas. Es normal que los padres deseen evitar en la medida de lo posible los problemas y las dificultades, porque quieren lo mejor para sus hijos, pero deben permitirles descubrir cómo solucionar los problemas sin la ayuda de los demás y por este motivo es importante aprender a perder.

Aprender a perder también se puede conseguir jugando. No es recomendable dejar que un niño pequeño gane en cada juego, sino acostumbrarle desde pequeño a luchar por lo que quiere. El éxito no siempre es fácil, pero es más fácil cuando nos esforzamos al máximo.

¿Cometer un error es algo malo? No tiene por qué serlo. El papel de los padres es demostrar a los hijos que de todos los fracasos se aprende, que siempre es posible levantarse y volver a empezar, que si todo fuese fácil los triunfos no tendrían valor y que los problemas nos dan la fuerza que necesitamos para encontrar las soluciones que buscamos.

También es importante que los padres sean un ejemplo a seguir, y que describan sus luchas y las maneras con las cuales logran resolver los problemas.

Irene Solaz Velázquez