Educación en valores en la LOMCE

Muchos os preguntáis cómo ha quedado la Educación en valores en la LOMCE, la nueva Ley Educativa española. ¿Siguen existiendo los temas transversales? ¿Qué consideración tienen los valores en la nueva Ley educativa? ¿Cómo se abordan?

En este artículo te voy a exponer las ideas clave de cómo queda la Educación en valores en la LOMCE, especialmente en la etapa de Educación Primaria.

Educación en valores en la LOMCE qué es y cómo se lleva a cabo

¿Cómo se trata la Educación en valores en la LOMCE?

La educación en valores en la LOMCE se aborda desde diferentes aspectos y niveles de concreción. A lo largo de este artículo voy a exponer el tratamiento que tiene desde los aspectos más generales, pero que suelen ser los fundamentos, hasta los aspectos más concretos.

Como ya explicado en otras ocasiones, la LOMCE en realidad, lo que hace es modificar o, en su caso, completar, el texto legislativo de la anterior ley educativa, la LOE, por tanto muchas de las alusiones ya estaban presentes en la anterior ley.

En la exposición de motivos

La primera alusión que se hace a la Educación en valores en la LOMCE, está en el preámbulo, donde el legislador realiza la exposición de motivos, concretamente en el apartado XIV donde, siguiendo la Recomendación (2002) 12 del Comité de Ministros del Consejo de Europa a los Estados miembros sobre la Educación para la Ciudadanía Democrática, señala que la educación para la ciudadanía democrática es esencial para promover una sociedad libre, tolerante y justa y que contribuye a defender los valores y principios de la libertad, el pluralismo, los derechos humanos y el imperio de la Ley, que son fundamentos de la democracia.

En este mismo apartado del preámbulo de la LOMCE dice que uno de los principios en los que se inspira el Sistema Educativo Español, es la transmisión y puesta en práctica de valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad, la ciudadanía democrática, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la justicia, así como que ayuden a superar cualquier tipo de discriminación.

Se contempla también como fin a cuya consecución se orienta el Sistema Educativo Español la preparación para el ejercicio de la ciudadanía y para la participación activa en la vida económica, social y cultural, con actitud crítica y responsable, y con capacidad de adaptación a las situaciones cambiantes de la sociedad del conocimiento.

En los principios de la Educación

La siguiente consideración a la Educación en valores en la LOMCE aparece cuando se nombran los principios en los que se inspira el sistema educativo. Los principios son como los cimientos, la referencia fundamental que inspira toda la actuación educativa. Entre esos principios, los que hacen directamente alusión a la educación en valores son:

  • La transmisión y puesta en práctica de valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad, la ciudadanía democrática, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la justicia, así como que ayuden a superar cualquier tipo de discriminación, según el apartado c) del artículo 1 de la LOE.
  • La educación para la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos, así como para la no violencia en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, y en especial en el del acoso escolar; modificación k) de la LOMCE al artículo 1 de la LOE.
  • El desarrollo, en la escuela, de los valores que fomenten la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, así como la prevención de la violencia de género, modificación l, del artículo 1 de la LOE.

En los fines de la Educación

La educación en valores en la LOMCE también está presente en otro nivel de concreción: los fines de la educación. Se trata de los grandes objetivos o finalidades de todo el sistema. Los fines no han sido modificados directamente por la LOMCE, por tanto permanecen los mismos del artículo 1 de la LOE. Los que aluden a la educación en valores son:

  • La educación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales, en la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres y en la igualdad de trato y no discriminación de las personas con discapacidad.
  • La educación en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, así como en la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos.
  • La educación en la responsabilidad individual y en el mérito y esfuerzo personal.
  • La formación para la paz, el respeto a los derechos humanos, la vida en común, la cohesión social, la cooperación y solidaridad entre los pueblos así como la adquisición de valores que propicien el respeto hacia los seres vivos y el medio ambiente, en particular al valor de los espacios forestales y el desarrollo sostenible.
  • La formación en el respeto y reconocimiento de la pluralidad lingüística y cultural de España y de la interculturalidad como un elemento enriquecedor de la sociedad.

En las competencias clave

Uno de los elementos del curriculum son las competencias clave, a las que ya he aludido en otro momento en esta Sección de Pedagogía. Una de las competencias clave está directamente relacionada con la educación en valores: las competencias sociales y cívicas.

La Orden ECD/65/2015 de 21 de enero, de la que ya hablé en un artículo anterior describe esta competencia. Concretamente indica que las competencias sociales y cívicas implican la habilidad y capacidad para utilizar los conocimientos y actitudes sobre la sociedad, entendida desde las diferentes perspectivas, en su concepción dinámica, cambiante y compleja, para interpretar fenómenos y problemas sociales en contextos cada vez más diversificados; para elaborar respuestas, tomar decisiones y resolver conflictos, así como para interactuar con otras personas y grupos conforme a normas basadas en el respeto mutuo y en convicciones democráticas. Además de incluir acciones a un nivel más cercano y mediato al individuo como parte de una implicación cívica y social.

Se trata, por lo tanto, de aunar el interés por profundizar y garantizar la participación en el funcionamiento democrático de la sociedad, tanto en el ámbito público como privado, y preparar a las personas para ejercer la ciudadanía democrática y participar plenamente en la vida cívica y social gracias al conocimiento de conceptos y estructuras sociales y políticas y al compromiso de participación activa y democrática.

Las competencias clave en general, y las competencias sociales y cívicas en particular, como una de las más importantes en la educación en valores tiene una consideración transversal, es decir, debe estar presente en todas y cada una de las asignaturas del curriculum.

Estándares de Aprendizaje Evaluables

En los estándares de aprendizaje evaluables, está también presente la educación en valores en la LOMCE. Son una manera de evaluar y controlar la presencia de esta educación en todas y cada una de las asignaturas, y es igualmente, una forma de hacerse presente las competencias cívicas y sociales.

La asignatura de Valores Sociales y Cívicos

La educación en valores en la LOMCE, también se concreta en la asignatura de Valores Sociales y Cívicos ya que se centra especialmente en esta cuestión. En otro artículo profundicé sobre esta materia.

Pero es importante recordar que la educación en valores no es exclusiva de esta asignatura, sino que debe estar presente, como ya se ha indicado, en el resto de asignaturas de Primaria según la LOMCE

La asignatura de Religión

Junto con la asignatura de valores sociales y cívicos, la asignatura de religión, en sus distintas confesiones, también aborda la educación en valores. En este caso desde la perspectiva moral y ética de cada una de las confesiones.

Recapitulando

Desde el punto de vista teórico y estratégico, la educación en valores en la LOMCE está presente en diferentes niveles de concreción, tal y como hemos desarrollado en este artículo:

  • En el preámbulo de la Ley.
  • En los principios de la educación.
  • En los fines de la educación.
  • En las competencias clave sociales y cívicas.
  • En los estándares de aprendizaje evaluables.
  • En la asignatura de Valores Sociales y Cívicos.
  • En la asignatura de Religión.

Cuestiones abiertas

Sin embargo, la educación en valores se compone de conocimientos, destrezas y sobre todo de actitudes. Los valores, las actitudes, en realidad no se aprenden nunca con actividades de lápiz y papel. Se aprenden principalmente por dos vías. Por un lado, la imitación de modelos. En el caso de un centro escolar, la verdadera educación en valores, se produce por las actitudes, comportamientos concretos, decisiones que se toman en el día a día y todas esas normas no escritas, que en algún momento se llamó “curriculum oculto”. Esa es la verdadera educación en valores que se produce en la escuela.

Pero por otro lado, la educación en valores se aprende por la propia experiencia que los niños hacen de los valores que intentamos transmitir y de los resultados y consecuencias que obtienen de esa experiencia.

Espero que estas ideas clave sobre la educación en valores en la LOMCE os hayan podido servir de ayuda.

©Reservados todos los derechos

Safe Creative #1511175797491

Jesús Jarque García es pedagogo y Máster en psicología y Gestión familiar. Miembro de la Sociedad Española de Pedagogía. Máster en coaching pedagógico y educacional. Orientador en Educación Infantil y Primaria.

Facebook Twitter Google+