La regla de los cuatro regalos y el síndrome del niño hiperregalado

Según un estudio elaborado por TNS para eBay, “Tendencias de consumo en Navidad”, los españoles se gastarán de media 235€ en regalos de Navidad. En concreto, a cada niño se destinarán 151€. ¿Compramos demasiados regalos a los niños? ¿Qué hacer para emplear bien ese dinero o reducir el gasto? Puede que la regla de los cuatro regalos de Navidad te ayude.

¿Qué es la regla de los cuatro regalos de Navidad?

La regla de los cuatro regalos es una forma de poner sensatez si no queremos saturar a nuestros hijos de juguetes y cosas que no utilizarán o de las que se aburrirán pronto. Esta regla limita el número de regalos y pone fin a los regalos sin sentido.

La regla de los cuatro regalos de Navidad propone regalar:

El síndrome del niño hiperregalado

El 80% de los niños españoles reciben 5 o más regalos durante las Navidades, muchos reciben 10 veces más regalos de los que necesitan. ¿Qué consecuencias puede tener esto para los niños?

El síndrome del niño hiperregalado define la tendencia a compensar con regalos el tiempo que los padres y madres no pasan con sus hijos. Esto provoca que los niños no aprecien los juguetes que reciben, pierdan la ilusión, y se vuelvan caprichosos, egoístas y consumistas.

Un exceso de juguetes provoca en los niños:

1. Bajo nivel de tolerancia a la frustración

Los padres que dan a sus hijos todo lo que piden sin explicarles el sacrificio y esfuerzo que han hecho para darles el regalo convierte a los niños en personas egocéntricas y que creen merecerlo todo. Los niños no desarrollan su capacidad para lidiar con los reveses y la frustración, algo esencial en la vida.

2. Sobreestimulación

Los niños reciben tantos juguetes que son incapaces de prestarles atención y dedicar tiempo a jugar con cada uno de ellos. Como mucho, acaban centrándose en uno y el resto acaban olvidados y desaprovechados.

3. Limita la fantasía

Muchos juguetes están orientados al desarrollo de sus habilidades motoras y cognitivas, sin embargo, demasiados juguetes provocan aburrimiento y acaban con la fantasía. También es posible jugar sin juguetes, cuando no hay un guion es cuando más pueden desarrollar su creatividad.

4. Pérdida de ilusión

Como ya hemos dicho, tantos juguetes hacen que los niños no valoren lo que reciben, es decir, que pierdan la ilusión por el regalo y por descubrir su contenido. Pasan a pedir un juguete por la satisfacción de tenerlo.

5. Desarrolla antivalores

Si reciben demasiados regalos estos pierden valor para los niños, ya que no comprenden su importancia ni el esfuerzo que han hecho las personas que se los han regalado. Esto puede provocar en ellos comportamientos egoístas y consumistas.

Cuando es inevitable

En las grandes familias Papá Noel y/o los Reyes Magos suelen dejar regalos para el niño en todas las casas: los abuelos hacen un regalo, unos tíos hacen otro regalo, otros tíos también hacen su regalo, los que reciben de papá y mamá… ¿Qué podemos hacer si resulta imposible ceñirse a la regla de los 4 regalos de Navidad?

  • Concienciar a toda la familia: comunicad a la familia que sólo papá y mamá harán los regalos a sus hijos. Si sois muchos y queréis mantener esa tradición podéis hacer que Papá Noel o los Reyes dejen uno o dos de los regalos en casa y el resto los lleven al lugar en el que os reuniréis toda la familia para abrirlos todos juntos.
  • Donar los juguetes: Si, aún después de comunicarlo, es imposible que hagan regalos, muchas asociaciones agradecerán que donéis el exceso de juguetes para que puedan llegar a niños que también los necesitan. Les enseñaremos a compartir y daremos ejemplo: hay que ser solidarios, hay niños que en Navidad no reciben ningún juguete y también lo merecen.

Estas situaciones no sólo se dan en Navidad, también en los cumpleaños, cuando los niños ya no solo reciben regalos de los familiares, también se suman los de sus amigos. En cualquier caso, tenemos que elegir bien los regalos, centrándonos en la calidad y no en la cantidad.