Enseñar a los niños a cuidar el medio ambiente: 7 consejos.

Debido a los problemas actuales del medio ambiente, como la contaminación o el calentamiento global, cada vez es más importante la colaboración de todos para su preservación y cuidado. Es trabajo de padres y profesores enseñar a los niños a respetar y cuidar su entorno natural desde pequeños. El contacto con la naturaleza y los juegos y actividades relacionados con ella serán la clave para que aprendan estos valores.

cuidar-medio-ambiente

¿Cómo aprender a respetar el medio ambiente?

#1 Conocimiento:

1-conocimiento

Aunque podemos enseñarles a cuidar de su entorno sin un contexto, lo mejor es que los niños sepan por qué es importante proteger el medio ambiente y qué es lo que pueden hacer ellos para ayudar. Además de aprender cosas nuevas, entenderán que su papel es importante y podrán desarrollar una conciencia propia sobre el problema. Por eso, cuando se realice una actividad relacionada con el cuidado del medio ambiente por primera vez, se les debe explicar por qué hay que hacerla y las consecuencias positivas que aportará.

#2 Reciclaje:

2-Reciclaje

Tanto en casa como en el colegio se debe fomentar la separación de residuos de forma correcta para convertirla en un hábito y que al niño no le cueste realizarla. Puede desarrollarse al principio como un juego: cada tipo de basura en su cubo del color correspondiente, después de haber aprendido qué color se asocia a cada residuo.  Es importante explicarles por qué se hace esta separación y sus efectos: menos tala de árboles, menos gasto de energía, etc. Para ello, puedes ayudarte de esta infografía educativa sobre el reciclaje.

#3 Reutilización:

3-Reutilización

Hay que enseñar a los niños a aprovechar todo lo posible los elementos que van acabar en la basura, ya sea con su función original, como utilizar ambas caras del papel, o reutilizar un envase, o como materiales para manualidades. Esta última actividad conlleva varias acciones positivas, ya que aparte de reutilizar objetos que de otra forma serían inservibles, ahorramos en materiales que sólo existen para este fin. Además, si enfocamos la manualidad a un tema sobre la naturaleza, ayudará al acercamiento del niño al medio ambiente.

#4 Limpieza:

4-Limpieza

Además de enseñarles sobre reciclaje y reutilización, es primordial que aprendan a no ensuciar su entorno. Se debe fomentar el uso de papeleras y prohibir que tiren desperdicios al suelo, actitud que por desgracia es común en los espacios públicos. Tienen que entender que el entorno es de todos y que si colaboramos juntos podemos mantener sin suciedad las calles, los parques y los colegios. El cuidado del medio ambiente comienza por conservarlo limpio y saludable.

#5 Ahorro:

5-Ahorro

La reducción del gasto de agua y energía es un factor fundamental. Actualmente se puede influir sobre todo en el uso de electricidad, ya que nuestras vidas están cada vez más vinculadas a aparatos electrónicos.

La forma más eficiente de ahorrar agua es no gastar más de la necesaria: cerrar el grifo al lavarse los dientes, ducharse en vez de bañarse y cerrar la ducha al enjabonarse son las acciones más accesibles para los niños a la hora de realizar esta acción de ahorro. En cuanto a la energía, deben aprender a apagar la luz de habitaciones en las que no va a quedarse nadie, a desconectar aparatos electrónicos que no estén utilizando y a usar toda la luz natural posible para no tener que recurrir a la artificial.

#6 Contacto:

6-Contacto

La interacción con la naturaleza es siempre beneficiosa para los niños y además ayuda a fomentar valores a favor del medio ambiente. Son muchas las actividades que se pueden llevar a cabo para este acercamiento y pueden desarrollarse tanto en el colegio como en casa.

Plantar semillas y cuidarlas para verlas crecer es una tarea muy sencilla de realizar pero que aportará a los niños tanto responsabilidad como cariño hacia las plantas, pues estarán a su cargo. A un nivel un poco más alto, plantar árboles funcionaría de forma similar y se extendería más en el tiempo, aunque dejaría de ser una tarea particular para el niño.

Tener una mascota o cuidar de un animal, incluso si es por un periodo corto de tiempo (con gusanos de seda, por ejemplo), formará un vínculo entre el niño y los animales mayor que si no viviera esa experiencia. Como con las plantas, se desarrolla la responsabilidad y el cariño por los seres vivos.

Las excursiones al campo, a granjas o a jardines botánicos les llevan a interactuar de forma directa con la naturaleza. Se unen a la emoción del viaje el aprender nuevas cosas y el poder verlas directamente ante sus ojos, por lo que la experiencia será más vívida y la recordarán con facilidad.

Si no se puede optar por ninguna de las opciones anteriores, las historias sobre la naturaleza, ya sean en forma de cuentos, libros, películas o series, pueden ayudar a fomentar la curiosidad del niño por su entorno y por el medio ambiente.

#7 Imitación:

7-Imitacion

Al final, lo más importante es que los niños vean que los adultos a su alrededor también se preocupan por el medio ambiente y ayudan con todas estas prácticas, así que la mejor forma de enseñarles es con nuestro ejemplo continuo. Y una vez un niño aprenda, será también un ejemplo para el resto.