Cómo elegir la mochila del colegio: 8 consejos

A la hora de equiparnos para para la vuelta al cole debemos tener en cuenta muchas cosas. Una de ellas, aunque no parezca importante, es la mochila, ya que su elección influye, no sólo en la comodidad del niño, sino en la salud de su espalda. En el mercado hay una infinidad de modelos, formas y diseños pero ¿qué debemos tener en cuenta para elegir la mochila para el colegio? Te proponemos 8 claves.

Cómo elegir la mochila del colegio

1. Tamaño y peso

Parece evidente, pero a veces nos olvidamos. Debemos elegir la mochila en función del tamaño del niño o niña. Esta no debe llegar por debajo de la cintura, sino a unos 5 cm. sobre ella, y tampoco puede superar la altura de los hombros

En cuanto al peso de la mochila, se recomienda que ésta no supere el 10% del peso del niño, ya que podría causarle daños en la espalda. Recuerda que el niño cargará, no sólo con el peso de los libros, sino también con el de la mochila, así que elegid una que sea fuerte, pero ligera.

2. Compartimentos

Es recomendable que los libros y cuadernos se coloquen en la parte posterior de la mochila, es decir, pegados al respaldo de esta, y ordenados de más grande a más pequeño. Para mantener una organización y repartir el peso recuerda que es mejor que cuente con 2 o más compartimentos, por ejemplo: el bolsillo grande de la mochila (para libros, cuadernos y material grande) y un bolsillo más pequeño exterior para objetos pequeños o ligeros.

3. Correas y respaldo

Es la parte de la mochila que estará en contacto con los hombros y la espalda del niño, así que este punto es muy importante. Observa que tanto las correas como el respaldo estén acolchados.

Las correas deben ser, además, anchas, ajustables y siempre han de ser dos, para repartir bien el peso en la espalda del niño. Algunas incluso cuentan con una correa que se ajusta a la altura de la cintura o el pecho para ajustarla y llevarla mejor.

En cualquier caso, olvida las mochilas bandolera con una sola correa cruzada y las maletas, maletines o bolsos.

4. Impermeable

No es imprescindible, pero sí un detalle importante que la mochila sea de material impermeable. A veces nos sorprende un chaparrón o nos descuidamos y se nos moja un poco la mochila… ¡Que no se mojen los deberes ni los libros!

5. ¿Con ruedas?

Las mochilas con ruedas o carrito son una opción a tener en cuenta si no hay escaleras o el trayecto no es demasiado largo. Cargar con la mochila escaleras arriba o abajo, por cuestas, y tirar de ella durante mucho tiempo hará sufrir a la espalda (recuerda que tirarán de ella con una mano). Fíjate que la longitud del tirador no sea excesiva y procura, además, no cargarla en demasiado, recuerda que las mochilas con ruedas pesan más.

6. Poner el nombre

Sobre todo cuando son más pequeños, es importante ponerle el nombre en un lugar visible: a veces se despistan y guardan las cosas en una mochila que no es la suya o se la llevan a casa por error.

7. Diseño

El material escolar, entre ellos la mochila, supone una gran inversión. Para utilizar las mochilas de un año para otro es mejor que no elijáis diseños con personajes, ya que estos responden a modas y el niño se aburrirá rápido y pedirá otra. Los diseños sencillos, con estampados o con colores serán mejores. Y si queréis ¡podéis personalizarla! Por ejemplo, bordar el nombre del niño por fuera, o hacer esto mismo con pegatinas, poner parches bonitos…

8. Que le guste

Parece otra obviedad, pero a veces se nos olvida que la mochila es de ellos y que la llevarán todos los días del curso. Proponle algunos modelos adecuados y ayúdale a elegir.

¡Ya estamos preparados! ¿Lo lleváis todo? Repasemos: libros, cuadernos, reglas, lápices de colores, rotuladores, tu horario