Lim Ding Wen, el pequeño gran genio de la informática

Lim Ding Wen, el pequeño gran genio

Todos los jóvenes del siglo XXI disfrutáis pasando el rato con vuestros amigos, practicando deportes y haciendo cosas divertidas; pero también sabemos que una de vuestras pasiones son los juegos de ordenador y las aplicaciones para tabletas y teléfonos móviles. ¡Seguro que muchos soñáis con convertiros en grandes programadores de videojuegos!

Lim Ding Wen, el pequeño gran genio de la informática

Lo habitual si quieres llegar a trabajar algún día en esto o en otra cosa que te guste es ser constante y estudiar durante años, ya que como sabes, para cualquier cosa en la vida es necesario
esforzarse para lograr un objetivo.

Este no es el caso de Lim Ding Wen, un auténtico niño prodigio que en el año 2009, con sólo nueve años, sorprendió al mundo creando él solito una aplicación para el iPhone. Increíble ¿Verdad?

Lim Ding Wen nació en Singapur y se dice que con dos años ya manejaba el ordenador. En casa lo tuvo fácil porque su padre trabajaba en una empresa de tecnología y desde pequeñito creció rodeado de computadoras. Su interés por aprender le llevó a dominar con soltura varios lenguajes de programación  ¡y a diseñar programas con tan sólo siete años! Resulta que a sus hermanas pequeñas les encantaba dibujar, así que un día al inquieto Lim Ding Wen se le ocurrió crear un juego que sirviera para que estuvieran entretenidas. El  resultado de su talento, imaginación y trabajo fue la aplicación Doodle Kids, gracias a la cual los niños pueden dibujar y pintar en la pantalla de un iPhone con el dedo.

El manejo de Doodle Kids es muy sencillo: ¿Que has creado una imagen super chula que quieres conservar? La guardas ¿Que ha quedado fatal y no quieres que la vea ni el gato? La borras de una manera fácil y rápida ¿Cómo? ¡Agitando el teléfono!

¿Cómo lo hizo Lim Ding Wen?

Esa es la gran pregunta que todos nos hacemos porque ¿cómo es posible que un niño tan pequeño haya podido crear algo tan complejo? Es evidente que se trata de un niño con un cociente intelectual por encima de la media y que nació con una capacidad fuera de lo común. Por si esto fuera poco, él mismo contó que programar le resultaba muy sencillo y que se lo tomaba como un juego.

imagen de la aplicación doodle kids

A lo mejor te estás imaginando a Lim Ding Wen pasmado las 24 horas del día frente al ordenador. Nada más lejos de la realidad. Sus padres se lo tenían prohibido porque querían que su vida fuera la de un niño normal de nueve años. Por encima de todo, Lim tenía que ir a la escuela, hacer los deberes, jugar, practicar algún deporte y pasar tiempo con la familia. Sólo se le permitía trabajar en su proyecto dos horas al día.

¿Tuvo éxito?

¡Muchísimo! En estos años su aplicación Doodle Kids ha sido descargada cientos de miles de veces para diversión de niños de todo el mundo. Si tienes la posibilidad y te apetece saber cómo funciona la obra de este pequeño gran genio, todavía está disponible y es gratuita.

El futuro

¡Quién sabe qué será capaz de hacer este chico en los próximos años! Parece ser que sigue creando nuevos proyectos y su intención es continuar en esto de la programación.

¿Se pelearán por él las grandes empresas en el futuro? Estamos seguros de que así será.