Pilarín y sus muñecas

Pilarín es una niña inquieta y juguetona. Tiene muchos cachivaches en su habitación, pero lo que más le gusta, es una muñeca de trapo que le hizo su mamá. Desde hace algún tiempo, son inseparables.
 
Posiblemente no sea la muñeca más bonita del mundo porque sus ojos son dos simples botones azules y su boca está cosida con hilo rojo. El pelo está hecho con un ovillo de lana gruesa que llevaba años olvidado en el costurero.
 
Tampoco es la más moderna ya que su vestido de lunares procede de un viejo retal. No llora, ni anda, ni dice cosas como otras muñecas, pero a la niña le da igual; la lleva al colegio metida en su mochila, le prepara comiditas imaginarias en su cocina de plástico y por las noches, duermen juntas.
 
Pilarín nunca se olvida de dar un besito y desear felices sueños a su querida muñeca. Para ella es la más linda de todas.