Los esquimales

Los esquimales son los habitantes de las zonas más próximas al Polo Norte del planeta Tierra. Concretamente, viven en Groenlandia, al norte del continente americano, y en Siberia, en el norte asiático. Los esquimales que habitan en los lugares del norte se hacen llamar inuit, que en nuestra lengua quiere decir “el pueblo” y, los que habitan en zonas del Sur de Alaska, yupik.
 
Estos territorios están casi todo el año cubiertos de hielo y nieve, así que los esquimales han tenido que adaptarse al difícil medio en el que viven. En estas tierras no se puede cultivar, por lo que su único medio de vida es la caza y la pesca. Se trata de un pueblo nómada, es decir, no suelen tener un lugar fijo en donde vivir, ya que se desplazan constantemente allá donde encuentran alimento.
 
Sobreviven gracias a la caza de animales como morsas, osos y focas. Los persiguen en sus trineos tirados por perros y los capturan utilizando lanzas y arcos con flechas, aunque hoy en día también usan armas de fuego. En primavera también pescan salmones y cazan ballenas en el mar, yendo en grupo en barcas hechas con madera. Para la pesca suelen usar redes y arpones. De los animales aprovechan absolutamente todo: la carne para comer, las pieles para fabricar ropa y zapatos y la grasa como combustible para hacer fuego y calentarse.
 
Los rasgos físicos de los esquimales son muy característicos y fácilmente reconocibles. Son bajitos y fuertes, de pelo muy negro y tienen la cara ancha con los ojos rasgados. Además, viven en familias y son muy amables y hospitalarios.
 
Sus viviendas se denominan iglús, unas ingeniosas casas redondas construidas con nieve comprimida. Aunque parezca imposible, dentro de un iglú la temperatura se mantiene más caliente que en el exterior porque no hay viento y la misma nieve actúa como aislante. Como los esquimales se calientan con fuego, las capas interiores del iglú se derriten, pero hace tanto frío fuera que automáticamente vuelven a congelarse, así que no se derrumban y son muy resistentes. Dentro del iglú la temperatura suele ser de 0º C. Aunque a nosotros nos parece muy baja, para ellos, acostumbrados a los -40º C del exterior, es bastante agradable.