El mono Tito

Tito no es un mono cualquiera. A Tito no le gusta trepar por los árboles y odia comer plátanos. Él prefiere pasear por el bosque, oler las flores y recoger las nueces que se caen de los árboles.
 
Siempre va cargado con una cesta hecha con ramitas y cuando tiene más de treinta nueces, elabora una deliciosa tarta de frutos secos y mermelada de mango.
Como Tito es generoso, comparte el postre con sus amigos la ardilla y el puercoespín.