El gato Vladimir

Como todas las mañanas de invierno el gatito Vladimir está asomado a la ventana ¡Es un minino muy curioso! Le encanta ver nevar sobre los tejados y a los niños jugando sobre el parque cubierto de blanco. A través del cristal escucha sus risas y se entretiene observando cómo hacen divertidos y rechonchos muñecos de nieve.
 
Con sus manitas protegidas con guantes de lana, los pequeños forman dos bolas: una grande para el cuerpo y otra más pequeña para la cabeza. Después, le ponen botones en la tripa y dos piedras redonditas en el lugar de los ojos. La nariz es una zanahoria larguirucha y dos palitos son los brazos. Una niña pelirroja se quita la bufanda y la enrosca en el cuello del pasmado muñeco. En su cabeza, ponen un gorro de lana de tres alegres colores ¡Le queda pequeño pero muy gracioso!
 
Los niños aplauden cuando ven el resultado. Hacen un corro y dan vueltas alrededor de él mientras cantan canciones.
 
Vladimir bosteza y piensa en lo resbaladiza y fría que debe estar esa nieve. Se aleja de la ventana y se tumba en su suave y calentito cojín junto al radiador, satisfecho de vivir en una casa tan confortable.

¡PON A PRUEBA TU COMPRENSIÓN LECTORA CON ESTE JUEGO!