Juegos de buscar diferencias para niños

Desde Mundo Primaria, se proponen una serie de juegos de diferencias para el correcto desarrollo lógico-matemático del niño. En los juegos de buscar diferencias se presenta un conjunto de dibujos que comparten una característica común, salvo uno de ellos. El niño debe descubrir cuál es el dibujo que no pertenece al grupo y sustituirlo por otro entre los que se proponen como alternativa. La dificultad aumenta por la complejidad del criterio de clasificación que se va utilizando.

Nivel I

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
34
35
36
37
38
39
40


Nivel II

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
34
35
36
37
38
39
40

Juegos de buscar diferencias para niños de Infantil

Estos juegos de encontrar las diferencias trabajan distintos aspectos. Por un lado, sirve para desarrollar la noción de clasificación. Por otro, se estimula la inducción, entendida como la capacidad de descubrir la característica subyacente que gobierna a un grupo de objetos.
La educación básica pretende formar ciudadanos capacitados para la vida en sociedad. En este sentido, desde las instituciones educativas se da especial importancia al conocimiento lógico-matemático. Esto es debido a que mediante el lenguaje matemático, un lenguaje universal en nuestro entorno, observamos, ordenamos y clasificamos nuestra realidad, emitimos valoraciones críticas, etc. Así, mediante el lenguaje matemático somos capaces de ordenar nuestro mundo. Este lenguaje está presente en nuestras rutinas diarias y se aprende desde que el individuo es un niño.

Los juegos de buscar diferencias para acercarse al entorno

Según Piaget, el niño de 2 años ya comienza a observar las normas lógicas que rigen las vidas de sus padres y otros adultos que le rodean. En este sentido, no tarda en empezar a imitar esas premisas lógicas en forma de juegos. A pesar de no manejar adecuadamente lo que comprende y expresa verbalmente, empieza a mostrar interés por este lenguaje abstracto que es el matemático. En este sentido, desde muy temprana edad el niño comienza a experimentar con el concepto de “número”, la expresión matemática por excelencia. Por este motivo, es importante que desde una edad temprana, el niño comience a manejarse con conceptos lógico-matemáticos que aseguren una destreza en este sentido que construya una base sólida sobre la que asentar conocimientos más complejos. Así, estos juegos de las diferencias, que posibilitan que el niño experimente con una de las expresiones lógico-matemáticas más sencillas (el número), son un recurso didáctico útil en casa y en el aula.