¿Cuántos regalos deben tener nuestros hijos?

Se acercan las fiestas navideñas y con ellas los regalos. La familia estará más unida que nunca ahora que los niños pasan más tiempo en casa y los padres también tienen vacaciones. Los pequeños se han portado bien este año, se merecen algún detalle especial y la decisión más importante será decidir cuántos de estos detalles colocar debajo del árbol.Las tiendas tienen secciones de regalos diseñados especialmente para los más pequeños de la casa. Colores que llaman la atención, experiencias lúdicas y una variedad infinita de juguetes captarán toda la atención de niños que sólo quieren jugar y pasárselo bien, y que dentro de esta gran variedad de juguetes encontrarán más de uno que les encante. La publicidad en nuestro buzón y en la televisión es una de las responsables de que los niños añadan muchos juguetes a su lista de deseos.Sin embargo, el hecho de que se hayan portado muy bien este año, que queramos tener un gesto bonito con ellos y que deseemos ayudarles a finalizar 2014 con una sonrisa inmensa, no justifican que coloquemos un número muy grande de regalos debajo del árbol.

cuántos regalos deberían tener nuestros hijos en Navidad

¿Cuántos regalos?

No es sencillo especificar un número máximo de regalos por cada niño, pero es importante que no reciban demasiados juguetes estas Navidades. ¿Por qué? Tener demasiados juguetes reduce la capacidad del niño para prestar atención a cada uno de los regalos, pues tiene demasiados. Se cansará de uno enseguida y lo apartará para jugar un rato con el otro.

Los padres podrían proponerse regalar a sus hijos entre tres y cinco juguetes este año. Muchos cometen el error de elegir más de diez, con el único objetivo de hacer feliz al niño, pero esta decisión tendrá una consecuencia inesperada: la de comunicar al niño que todo es posible y fácil en esta vida, y que no es necesario esforzarse mucho por lograr lo que más queremos porque nuestra familia siempre nos complacerá.

El niño debe valorar algo tan gratificante como un juguete, entender que cada juguete deseado tiene un valor muy alto y comprender que no es fácil conseguir un regalo que tanto le gusta. Los padres deben enseñar a valorar lo que recibimos, y a esforzarnos por conseguirlo.

¿Qué regalo a mi hijo estas Navidades?

El niño necesitará ropa nueva y juguetes no sólo lúdicos sino también didácticos.

Los libros son un regalo perfecto para todas las edades. Siempre es importante tener en casa libros que comunican información verbal cuando presionamos un botón, y también es importante comprar una cocina y alimentos de juguete, un instrumento musical, un juego de mesa que enseñe y entretenga a toda la familia o un juego que nos enseñe a perfeccionar diferentes habilidades como sumar, pintar o comunicarnos.

Siempre son importantes los juguetes que nos motivan a salir a la calle y a pasar más tiempo con nuestros seres queridos. Una bicicleta nueva o unos patines de su color favorito son más que un regalo porque también prometen experiencias, deporte, diversión y relaciones sociales.

La familia puede ponerse de acuerdo para que el niño reciba juguetes de todo tipo, y para que no sólo reciba juguetes este año. Sería un error que todos los juguetes que reciba estas Navidades prometan únicamente una actividad lúdica.

El juego más caro no es el mejor, y tampoco lo es el más popular. El padre necesitará comparar diferentes juguetes que le entretengan y que también le enseñen.

¿Todos los regalos a la vez… o repartidos?

Si el niño recibe cinco regalos en el mismo día, es muy difícil que preste suficiente atención a cada uno de ellos. Para que valore al máximo cada uno de estos detalles es importante regalar un juguete por sí solo, y esperar a que llegue otro momento indicado para regalar el siguiente.

Deja un comentario